China anuncia medidas de estímulo

El Gobierno dará incentivos tributarios para pequeñas empresas y menores tarifas de exportación; el país busca reformar su economía hacia un modelo que priorice el consumo interno.
china1  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Charles Riley
HONG KONG -

El Gobierno de China anunció una serie de medidas menores de estímulo mientras sus líderes hacen frente a una desaceleración económica y a los temores sobre las perspectivas de crecimiento futuro.

Las medidas incluyen un incentivo tributario para las pequeñas empresas, menores tarifas por derechos de exportación y el compromiso de acelerar la construcción y la inversión ferroviaria. Los cambios de política fueron anunciados por el Consejo de Estado después de una reunión del grupo encabezado por el primer ministro, Li Keqiang.

La estrategia es en cierta manera familiar para China, que respondió a una desaceleración de la economía en 2008 con una ola de estímulos fiscales, principalmente bajo la forma de gasto público en proyectos de infraestructura.

Las medidas de estímulo anunciadas el jueves, empero, son mucho más focalizadas, afectando solo a pocos sectores clave de la economía. "Creo que el crecimiento es lo bastante lento para que resuelvan comenzar a implementar algunas de las llamadas medidas de ajuste fino", dijo a CNN un economista de Standard Chartered, Kelvin Lau. "No me atrevería a llamarlo estímulo, su objetivo es muy específico".

A partir de agosto, algunas pequeñas empresas estarán exentas del pago del impuesto al valor agregado, lo que debería traducirse en más dinero en los bolsillos de los propietarios de esos negocios y fomentar la contratación. Seis millones de negocios se beneficiarán de la exención impositiva, de acuerdo con estimaciones de la administración.

La construcción ferroviaria se centrará en las zonas más pobres, en su mayoría rurales. Beijing también anunció una iniciativa para atraer más inversión privada mediante el establecimiento de un fondo de inversión ferroviaria.

China informó a principios de este mes que el crecimiento del PIB se desaceleró a 7.5% en el segundo trimestre. Una expansión a ese ritmo es la envidia de la mayoría de los países, pero para China fue una de las tasas más lentas registradas en las dos décadas recientes.

El país había venido reportando un crecimiento medio de alrededor del 10% anual, y ha suscitado señales de alarma en algunos sectores debido a la desaceleración y la debilidad del sector manufacturero.

La economía del "dragón asiático" depende en gran medida de la inversión, una tendencia que ha distorsionado el mercado inmobiliario del país y ha priorizado las exportaciones sobre el consumo interno. Además, las normas que rigen los mercados de valores del país hacen difícil la obtención de capital para algunas empresas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un crecimiento más débil pone al gobernante Partido Comunista de China en una situación difícil. Podría incluso descarrilar los esfuerzos destinados a cambiar la segunda mayor economía del mundo a un modelo de crecimiento más sostenible. Por lo que se sabe, el presidente, Xi Jinping, está determinado a continuar con las reformas, incluso si significa tolerar un crecimiento más lento por ahora.

"Sabemos desde hace meses que China atraviesa un leve bache cíclico dentro de una desaceleración estructural", señaló Lau. "Las cifras solo confirman que China no revertirá la tendencia en el corto plazo".

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×