Debate por salarios se calienta en EU

Miles de trabajadores en varias ciudades irán a huelga para exigir un pago de 15 dólares la hora; las empresas argumentan que un aumento en el salario mínimo afectaría sus beneficios.
mcdonalds  (Foto: Cortesía de Fortune)
Elizabeth G. Olson
FORTUNE -

El comediante Stephen Colbert atrajo la atención hacia una de las más conflictivas cuestiones del mundo laboral estadounidense en la actualidad al ridiculizar a McDonald's por la enorme disparidad entre el pago por hora de los empleados y la remuneración del presidente ejecutivo -de 8.25 dólares por hora en comparación con 8.75 millones de dólares anuales (más de 4,200 dólares por hora)-.

El debate es acerca del salario mínimo pagado a los trabajadores por hora. Actualmente, el mínimo federal, establecido hace cuatro años, es de 7.25 dólares, pero es más alto en 18 estados y el Distrito de Columbia. Las empresas se resisten a los aumentos, quejándose de que operan con márgenes estrechos y que pagar más a los trabajadores afectarán sus ganancias y los llevará a subir los precios o a cerrar sus puertas.

Los consejos sarcásticos de Colbert para los trabajadores de McDonald's son dejar de quejarse y "aceptar un salario justo y toda la grasa que puedan respirar".

Y eso es lo que más de cuatro millones de trabajadores de comida rápida de Estados Unidos han hecho durante años. Pero ahora, algunos están empezando a presionar. Miles de estos trabajadores planean una huelga esta semana, dejando temporalmente sus puestos de trabajo en establecimientos como McDonald's en siete o más ciudades, incluyendo Nueva York, para exigir un mejor salario.

No está claro si esto generará un mejor pago para cajeros, cocineros, personal de preparación y trabajadores de entrega, o terminará como un momento fugaz en la conversación nacional. La Casa Blanca quiere tomar medidas para respaldar las perspectivas laborales de la clase media, pero enfrenta preocupaciones de que un mayor gasto dañe al país en el largo plazo.

La batalla sobre los salarios por hora ya está en marcha en el Distrito de Columbia -no en el Congreso, sino entre la comunidad local a causa de la entrada de Walmart en la capital del país. Cuando el ayuntamiento de DC adoptó una norma que exige a los grandes minoristas que paguen a sus trabajadores un "salario digno" de por lo menos 12.50 por hora, el minorista de las tiendas de descuento amenazó con detener la construcción de tres tiendas que había planeado abrir.

El enfrentamiento llega al centro de los cambios que han transformado la economía nacional, donde los empleos con salarios medios han desaparecido. Esto ocurrió sobre todo desde que la recesión comenzó hace cinco años, y han sido reemplazados de manera creciente por empleos peor remunerados por hora con pocas o ninguna prestación.

"Los empleadores han estado agregando puestos de salarios bajos, pero los salarios ajustados por inflación para los trabajadores de salario bajo y medio están cayendo", dice la directora ejecutiva del National Employment Law Project (NELP), Christine Owens, que sigue las tendencias de la fuerza laboral.

La disminución de los salarios fue de 2.8% entre 2009 y 2010, dice, y fue mayor en el extremo inferior de la escala salarial, donde la mitad de todas las ocupaciones de baja remuneración -cocineros, personal de preparación de alimentos, apoyo en el hogar, asistentes de cuidado personal, sirvientas y amas de llaves- perdieron el 5% de su poder adquisitivo.

"Tenemos una fuerza laboral cada vez más productiva", dice, "pero mientras las empresas están cosechando los beneficios financieros de ello, estas ganancias no se comparten con las personas que realmente hacen el trabajo".

Más compañías están contratando a trabajadores de tiempo parcial, con salarios promedio de varios dólares menos que sus homólogos de tiempo completo, según el Economic Policy Institute, un grupo de investigación económica. Su reciente informe encontró que el ingreso de los trabajadores de bajos salarios se redujo en 5% entre 2006 y el año pasado.

La protesta de trabajadores de esta semana exigirá 15 dólares la hora, argumentando que los recortes en horas, cambios constantes en los horarios, la falta de prestaciones como seguro de gastos médicos, licencia por enfermedad y vacaciones hacen que sea imposible tener un nivel de vida digno.

También están luchando contra la percepción de que estos empleos de nivel básico son del dominio exclusivo de adolescentes y de personas con bajo nivel de educación. La edad promedio de los trabajadores, de acuerdo con las cifras federales de trabajo, es de 29 años. Y el 25% de este grupo ha completado algunos cursos universitarios.

La presión por aumentar los salarios comenzó en noviembre pasado con una protesta iniciada por los empleados de Walmart que fueron obligados a trabajar durante las grandes ventas del Día de Acción de Gracias. Poco después de eso, 200 trabajadores de unos 30 establecimientos de comida rápida de Nueva York protagonizaron una huelga, apoyada por sindicatos y por grupos cívicos y religiosos.

Mientras tanto, los minoristas y cadenas de restaurantes se mantienen firmes respecto a los salarios. McDonald's ha creado un sitio web de presupuesto personal para los empleados. Colbert criticó al sitio por incluir solo 20 dólares al mes para seguro de salud y por inicialmente no incluir ninguna cantidad para gastos de calefacción. (Desde entonces ha presupuestado 50 al mes por la calefacción).

El presidente ejecutivo de McDonald's, Don Thompson, reiteró públicamente el argumento de autosuficiencia. La semana pasada señaló en una entrevista con Bloomberg Television que la compañía ofrece "oportunidades para que una persona pueda ascender a través del sistema y ganar más y más riqueza".

Ese puede ser el caso de los ejecutivos de la industria restaurantera, que ganan un promedio de 11.9 millones de dólares al año, 788 veces lo que gana el trabajador promedio, de acuerdo con cifras del Economic Policy Institute.

Sin embargo, únicamente 2% de los puestos ejecutivos en el sector de comida rápida son puestos ejecutivos, encontró un estudio de NELP.

En cambio, la gran mayoría, el 89%, son empleos de nivel más bajo, no gerenciales, según el estudio. El reporte también encontró que solo un pequeño número de trabajadores pasan a ser dueños de una franquicia, lo cual por lo general requiere de por lo menos 1 millón de dólares en patrimonio neto del propietario.

El presidente ejecutivo de Costco, Craig Jelinek, es uno de los pocos ejecutivos que se han puesto del lado de los trabajadores en este tema. Jelinek ha apoyado la Ley del Salario Mínimo Justo de 2013, que, de ser aprobada, elevaría el nivel salarial mínimo federal a 10.10 dólares por hora.

"Nosotros pagamos un salario base por hora de 11.50 dólares en todos los estados en los que operamos, y seguimos siendo capaces de mantener nuestros gastos generales bajos", dijo Jelinek en un comunicado. Señaló que un buen sueldo minimiza la rotación de los empleados y respalda la productividad, el compromiso y la lealtad.

Craig Jelinek está respaldado por un grupo de unos 100 economistas de todo el país que este mes emitió una petición llamada "economistas en apoyo del salario mínimo de 10.50 dólares en Estados Unidos".

McDonald's, concluyeron los economistas, podría compensar la mitad del costo de un aumento salarial de 3.25 dólares por hora, elevando el precio de cada Big Mac por 0.05 centavos de dólar.

Un académico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Paul Osterman, quien firmó la petición, señala que Estados Unidos es un país de "bajos salarios en comparación con cuatro o cinco economías desarrolladas.

Tenemos que aumentar el salario mínimo, tener sindicatos más fuertes y hacer que la comunidad empresarial piense más en el largo plazo que solo en sus necesidades a corto plazo".

A medida que los empleos de nivel medio disminuyen, la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos indica que siete de los 10 empleos de más rápido crecimiento en la próxima década serán empleos de bajos salarios como asalariados de tienda y ayudantes de salud en el hogar.

"Van a pagar menos y tendrán menos prestaciones", dice Owens de NELP, "pero más personas que tienen educación y habilidades llenarán esos puestos de trabajo".

Un estudio de 2013 realizado por el Center for College Affordability and Productivity encontró que un porcentaje mayor de trabajadores universitarios acreditados están en ocupaciones que no requieren un grado de estudios tan alto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por ejemplo, en 1970 únicamente el 2% de los conductores de taxi o limusina tenían educación universitaria. Eso aumentó a más del 15% en 2010. El porcentaje de bomberos con experiencia universitaria aumentó de 2% a 18% en el mismo período y el de vendedores subió de 5% al 24%, según el estudio.

"Este fue un conjunto impresionante de datos para mostrar la diferencia entre las habilidades y la calidad de los empleos que este país ofrece".

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×