Fed enfrenta una crisis de credibilidad

Ben Bernanke ha fallado en explicar al público las decisiones que toma el Banco Central de EU; la indecisión sobre el futuro del estímulo monetario daña la credibilidad y causa incertidumbre.
bernanke  (Foto: AP)
Stephen Gandel
FORTUNE -

El fin del programa de compra de bonos, el experimento en política monetaria de la Reserva Federal, no prometía ser fácil. Y ahora acaba de complicarse.

Si monitoreaste a Wall Street el miércoles posiblemente hayas tenido la impresión de que la Fed hizo otra gran jugada. El Dow se disparó más de 150 puntos ante la noticia de que la entidad no reduciría las compras de bonos. Pero si lo que siguió fue la conferencia de prensa de Ben Bernanke, habría visto algo muy diferente: un descarrilamiento.

A detalle: La Fed mantiene su estímulo monetario

El presidente del Banco Central estadounidense tuvo problemas para explicar por qué pasó el verano indicando con todas las letras que la Reserva Federal planeaba retirar en septiembre su programa de estímulo solo para desdecirse ahora. De hecho, el doctor en Economía ahora afirma que la reducción ni siquiera podría darse este año. Ah, ¿y recuerdas cuando prometió que la Fed pondría fin al QE cuando la tasa de desempleo tocara el 7%? Bueno, tampoco quiso decir eso.

En su lugar, dijo que lo que realmente buscaba era una mejora sustancial en el mercado laboral. Por desgracia, lo que ve es solo una mejora a secas. Así que nada de retirada del estímulo. ¿Estamos?

Desde el principio la comunicación ha sido una parte fundamental de la política monetaria de Bernanke. Ha sido el sello de la Fed comandada por este hombre. Las palabras que salían de su boca eran casi tan importantes como la fijación de las tasas de interés y la compra de bonos. Esta estrategia comunicativa parecía solucionar dos de los sempiternos problemas de la Reserva Federal en materia de tasas de interés.

Más información: Desventajas de una Fed transparente.

¿Qué ha hecho Bernanke?

En primer lugar, le permitió superar el problema de la tasa al 0%. Con la promesa de mantener las tasas bajas por más tiempo fue capaz de bajar los costos a largo plazo con solo hablar. En segundo lugar resolvió uno de los principales problemas que el Banco Central siempre tiene con las tasas de interés.

Los inversores comienzan a interpretar una buena noticia como una señal de que la entidad subirá las tasas, provocando que el mercado caiga. Esas caídas del mercado erosionan la confianza, lo que a su vez puede afectar a la economía. Las bajas tasas de interés se vuelven un callejón sin salida.

La solución del titular, al parecer, fue decirnos o avisarnos lo que iba a hacer y cuándo. Y funcionó, por un tiempo.

Ahora resulta cada vez más difícil creerle a Bernanke. Él seguía diciendo que la institución no subirá las tasas de interés hasta mediados de 2015. Sin embargo, según las estimaciones de la propia entidad reguladora federal, la tasa de desempleo en ese entonces se estará acercando a un 6%, un porcentaje que deja muy atrás el umbral donde la mayoría de la gente espera que la institución eleve las tasas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El anuncio del miércoles disminuirá más la confianza en Bernanke y la Fed. El mercado subió porque atrapó al titular en una mentira. Eso hará que sea más difícil para el doctor y para la institución que dirige explicar la próxima vez lo que realmente quisieron decir.

Se acabó el poder de la comunicación.

Ahora ve
Plan de reforma fiscal de EU podría violar las leyes de comercio internacional
No te pierdas
×