Tres retos le quitan el sueño a la Fed

Las tasas de interés, el techo de la deuda y los emergentes complican aún más el fin del estímulo; la entidad estimó que éste no es el mejor momento para retirar su compra de bonos de 85,000 mdd.
ben2  (Foto: Getty)
Nin-Hai Tseng
FORTUNE -

La Reserva Federal estadounidense (Fed) determinó que la economía no estaba en condiciones lo suficientemente sólidas para comenzar a desarticular su programa de estímulo monetario.

La flexibilización cuantitativa del Banco Central que inyecta al mes 85,000 millones de dólares ha contribuido a reducir las tasas de interés a largo plazo a mínimos históricos, estimulando las inversiones empresariales, las ventas de viviendas y la refinanciación.

Más allá de la evaluación de los riesgos y beneficios de esta compra de bonos, la labor de la Fed se complica cuando reparamos en los tres principales obstáculos económicos que han surgido.

Las tasas de interés

La entidad tiene un control parcial sobre ellas. Desde que insinuó en mayo que reduciría su programa, las tasas de interés han subido, el rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años se ubica en cerca de 3%, frente a menos del 2% de hace cuatro meses.

Más información: Alza en tasas preocupa a estadounidenses.

Eso no es necesariamente una noticia negativa. Hasta la fecha las ventas de automóviles han aumentado y el mercado inmobiliario, aunque a un ritmo más lento, sigue recuperándose. Empero, debido a que la recuperación económica es todavía frágil, los deudores podrían sufrir presiones si los costos suben demasiado rápido. Eso es algo que preocupa a la dependencia federal.

El costo de un préstamo hipotecario de 30 años a tasa fija ya aumentó la semana pasada a una media de 4.57% frente al 3.35% en mayo. Aun cuando esa tasa sigue siendo históricamente baja, el alza ha empañado el auge de la refinanciación, un efecto que a su vez ha propiciado recortes de plantilla en Bank of America, y otros como JPMorgan han perdido dinero.

Las mayores tasas hipotecarias quizás no frenen la recuperación del mercado inmobiliario, pero ello depende de la rapidez con la que suban las tasas y la velocidad, en todo caso, con la que se adapten los prestatarios.

El debate del techo de la deuda

Algo más que el órgano regulador de la economía estadounidense debe tomar en cuenta es que los legisladores de Washington enfrentan otro plazo límite para mover el tope de la deuda el 30 de septiembre, una pugna de partidos que podría derivar en más recortes al gasto público.

Mantener los recortes estipulados en el "secuestro" presupuestario durante 2014 le costaría a la economía hasta 1.6 millones de empleos, de acuerdo con un informe de julio de la Oficina de Presupuesto del Congreso. Es posible que este postrero plazo para elevar el techo de la deuda no sea tan dramático como los dos anteriores, pero eso dependerá de si el Gobierno de Obama se sale con la suya.

Más información: Urgen a EU elevar techo de deuda.

Los republicanos afirman que no elevarán el techo estatutario a menos que se combine con recortes y reformas, pero el presidente ha dicho que no cederá en ese frente.

La paralización de los servicios gubernamentales por falta de dinero (una situación conocida como government shutdown) sería terrible para la economía, pero al mismo tiempo un compromiso que contemple más recortes podría debilitar aún más la recuperación.

La desaceleración de los emergentes

No hay que olvidar a Brasil, China y otros mercados en auge. Estas naciones ayudaron a levantar a la economía mundial de las profundidades de la crisis financiera, pero tras una década de experimentar fuerte crecimiento, se han ralentizado drásticamente. Es probable que la tendencia continúe en los próximos meses, lo que podría generar un efecto dominó en EU y el resto del mundo.

Entérate: G20 reconoce volatilidad de emergentes.

China está aguantando la respiración para alcanzar su meta oficial de crecimiento de 7.5% para este año; un objetivo que muchos quisieran, pero para la nación asiática representa una brutal caída de un crecimiento de dos dígitos en los años anteriores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se prevé, asimismo, que el crecimiento de India, Brasil y Rusia ascienda apenas a la mitad del registrado en la cima del boom. Tomados en conjunto, los mercados emergentes podrían igualar a duras penas el crecimiento del 5% del año pasado, una tasa decente en comparación con el PIB estadounidense, pero para ellos es el crecimiento más débil en una década.

El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, que podría reducir considerablemente las ventas en los emergentes, ya está ejerciendo presión sobre las divisas y las acciones de India, Turquía y Brasil. Los bancos con importantes inversiones en esos mercados, como es el caso Citigroup, pueden resentirla, como bien apunta  Stephen Gandel de Fortune.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×