Calificación de EU, en segundo plano

En plena discusión sobre el aumento del techo de deuda, el papel de las calificadoras es reducido; inversionistas consideran que una rebaja de Estados Unidos no marcaría una diferencia.
reid_senado  (Foto: CNN)
James O'Toole
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El último enfrentamiento fiscal en Washington podría provocar otra rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos, pero los inversionistas no están preocupados.

En el año 2011, Standard & Poor's hizo noticia y agitó los mercados mundiales tras la última crisis del techo de la deuda, cuando degradó la estelar calificación AAA de la deuda estadounidense a AA+. La agencia calificadora fundamentó su decisión en los temores sobre la deuda a largo plazo de la nación y su incapacidad para formular políticas.

Sin embargo, dos años más tarde, esa rebaja ha tenido un impacto poco duradero. Al igual que en 2011, la posibilidad de sobrepasar el límite estatutario de la deuda sigue siendo una perspectiva aterradora, pero los inversionistas opinan que las agencias de calificación son esencialmente algo secundario en la actual crisis.

"Se cree que por lo general llegan tarde a la fiesta, en especial cuando se trata de la deuda pública estadounidense", dijo Craig Brothers, gerente de cartera de Bel Air Investment Advisors. "No creo que (la deuda de EU) se negocie muy diferente con una calificación AA que con una AAA".

La reputación de las agencias de calificación sufrió mella después de la crisis financiera, pues no detectaron en forma oportuna los problemas en el mercado de la vivienda antes del colapso. Cinco años después, los efectos de estos errores todavía persisten.

"Las agencias de calificación han perdido mucha credibilidad en los últimos años", asegura Kim Rupert, analista de renta fija en la firma Action Economics. "Aún son importantes, pero el mercado no pone tanta fe y credibilidad en ellas y ya no son el factor determinante".

Las tres grandes agencias calificadoras -S&P, Moody's y Fitch- analizan los riesgos y le otorgan a la deuda una calificación que refleja la capacidad del prestatario para pagar los préstamos subyacentes y sirve como guía para los inversores. Las apuestas más seguras están etiquetadas como "AAA".

Estados Unidos mantiene una calificación de AA+ por S&P con una perspectiva de "estable", en tanto que Fitch sigue respetando la nota AAA del país, pero con reservas. Su opinión podría cambiar si la batalla sobre el techo de la deuda se calienta.

"La incapacidad de elevar el techo de la deuda federal en el momento oportuno (es decir, varios días antes de que el Tesoro agote medidas extraordinarias y sus reservas de efectivo) provocará una revisión formal de las calificaciones soberanas de Estados Unidos y podría conducir a una rebaja", declaró Fitch en junio. Fitch mantiene una perspectiva "negativa" en la nota AAA del país, lo que significa que corre el riesgo de una degradación.

Artículo relacionado: Crisis fiscal en EU, ¿quién se preocupa?

Para Moody's, la calificación AAA de la nación tiene una perspectiva "estable." Steven Hess, principal analista de Moody's para Estados Unidos, dijo que la agencia cree que incluso en el caso de exceder el techo de la deuda, el Gobierno dará prioridad a los pagos de intereses y recortará el gasto en otros rubros.

"Es muy probable que la AAA desaparecería si el país incumpliera un pago de intereses", agregó Hess.

Nadie puede predecir con exactitud cuáles serían las consecuencias de un incumplimiento de pago, pero los analistas coinciden en que es una perspectiva aterradora. Sin embargo, es poco probable que otra degradación o rebaja pueda, por sí sola, marcar una diferencia.

"Al final del día, incluso con una degradación, el Tesoro estadounidense sigue siendo el juego más seguro en la ciudad", señaló Michael Brown, economista de Wells Fargo. Además, añadió, las tasas siguen manteniéndose en niveles mínimos por el programa de compra de bonos de la Reserva Federal.

Es cierto que nuevas rebajas en la calificación podrían elevar los costos de endeudamiento en los años por venir, pero "en el corto plazo, no creo que veamos un movimiento masivo de las tasas", indicó Brown.

A detalle: La economía de EU peligra por parálisis 

Algunas firmas de inversión operan bajo normativas que les prohíben la tenencia de valores que no estén calificados con AAA por una, dos o las tres principales agencias de calificación. Por lo tanto, podrían verse obligadas a vender esos valores a raíz de una rebaja, creando una presión al alza sobre los rendimientos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero entre los compradores de bonos del Tesoro, estas firmas son "muy, muy pequeñas en comparación con las que no tienen un umbral de calificaciones", explicó Brothers.

"Hay consecuencias si la deuda del Tesoro no es AAA, pero no creo que pueda crear un aluvión de ventas", dijo.

Ahora ve
Oficialismo se queda con más de 300 de los 335 municipios venezolanos en disputa
No te pierdas
×