EU, ante el dilema del impago

Si el Congreso no eleva el techo de la deuda, el gobierno tendrá que fijar prioridades de pago; caería en incumplimiento si retrasa el pago a sus tenedores de bonos, pero también a sus ciudadanos.
tesoro  (Foto: Getty)
Cyrus Sanati

Violar el techo de la deuda no sería el fin del mundo para Estados Unidos, por lo menos no inmediatamente. Si Washington sigue riñendo después de la fecha límite del 17 de octubre, probablemente el país podría mantener las cosas bajo control usando efectivo durante alrededor de un mes antes de tener que empezar a tomar decisiones difíciles. Pero si esto sucede en diciembre, puedes olvidarte de la Navidad este año.

Durante el reciente debate presupuestario en Washington, los republicanos han jurado una y otra vez que no utilizarán el límite del endeudamiento como una moneda de cambio para obtener concesiones del Gobierno de Barack Obama. Por supuesto, pueden cerrar la administración, como hicieron la semana pasada, pero no permitirán que el país incumpla el pago de sus compromisos al negarse a elevar el límite de deuda.

Sin embargo, el fin de semana pasado, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, intensificó la lucha sobre el presupuesto diciendo en This Week de ABC que "los votos no se hallan en la Cámara de Representantes para aprobar un límite de deuda limpio". Siguió diciendo que "el presidente está arriesgándose a un impago al no tener una conversación con nosotros". El martes, Obama contraatacó diciendo que los demócratas del Senado han tratado de discutir el presupuesto con los republicanos 19 veces este año pero fueron rechazados.

No está claro por qué los republicanos elevaron la apuesta en su largo juego de póquer con la administración federal. Es posible que hacer que el Gobierno apruebe concesiones presupuestarias menores sea una jugada por parte del presidente de la Cámara para salvar su reputación y no tener que retirarse totalmente derrotado.

Cualquiera que sea la razón, la mera amenaza de un default provocó que Wall Street se estremeciera un poco esta semana, con una baja en las acciones y los rendimientos del Tesoro con una leve alza. El martes, el índice de volatilidad VIX avanzó por encima de 20, lo que sugiere que los mercados están oficialmente preocupados.

Es difícil decir con certeza lo que podría ocurrir si el Gobierno no eleva el límite de la deuda a tiempo, ya que nunca ha sucedido antes. De hecho, el Congreso ha votado con éxito para aumentar el límite de deuda un total de 73 veces desde que fue creado en 1917. Pero con la deuda de la nación acercándose a una nivel insostenible de 17 billones de dólares, y con el Partido Republicano fragmentado, la vez 74 podría ser la vencida.

¿Qué pasará el 17 de octubre?

Entonces, ¿qué ocurrirá en esa fecha cuando el Gobierno haya llegado al límite de la deuda? El Tesoro tiene 30,000 millones de dólares (mdd) restantes en su "cuenta corriente" y el pánico recorre las calles. Algunos creen que el Tesoro podría priorizar el gasto para pagar las cosas más "importantes" primero y postergar los menos importantes hasta que el Gobierno recupere la razón y eleve el techo del endeudamiento. Por ejemplo, podría optar por pagar los beneficios de los veteranos, pero aplazar el pago de las tropas en servicio activo.

¿Quién puede decir qué es más importante? Ciertamente no es el Tesoro. Se ha dicho que es ilegal que el Departamento decida quiénes ganan y quiénes no. En cualquier caso, es probable que ni siquiera pueda hacerlo aunque quisiera, debido a que la máquina de producción de cheques de la administración aparentemente no tiene manera alguna de distinguir a quién paga ni cuándo.

Es como si tuvieras 80 millones de débitos automáticos en tu cuenta de cheques todos los días. Sería difícil detener un millar de ellos, ¿pero millones de ellos? Uno pensaría que el Gobierno tendría una red de pagos más sofisticada pero al parecer simplemente funciona en piloto automático. Por suerte, los intereses pagados a los tenedores de Bonos del Tesoro están en un sistema de pago separado, por lo que, en teoría, la administración podría dar prioridad a esos pagos por sobre todos los demás. Aunque podría ser ilegal o poco ético dar prioridad a los pagos de intereses por encima de, por ejemplo, los cheques de seguridad social para los adultos mayores, se evitaría que el país incumpliera con el pago de sus títulos.

La administración federal estaría técnicamente en impago en el segundo en que retrase el pago a cualquiera de sus acreedores, ya sea una abuela en Kansas que no recibió su cheque del seguro social o la República Popular de China que no recibió los intereses sobre su reserva de bonos del Tesoro estadounidenses.

Cuando Wall Street y la Casa Blanca dicen que están preocupados por un "impago", no están pensando en la abuela (aunque deberían); en vez de eso, están preocupados porque los mercados se vuelvan un caos y aplasten lo que queda de la llamada "recuperación económica". Si Estados Unidos incumple un pago de intereses o dos el temor es que el Gobierno no pueda emitir más deuda a tasas razonables.

Esa es una gran preocupación porque la administración de Obama tiene que reemplazar continuamente o "reinvertir" los bonos que se acercan al vencimiento con otros frescos cada mes o se arriesgaría a ahogarse en deuda. Esto se agrava por el hecho de que la mayoría de los bonos del Tesoro en circulación hoy en día tienen plazos de vencimientos muy cortos, lo que significa que el Gobierno debe devolver el dinero que tomó prestado más temprano que tarde. Nuevas cifras de la dependencia federal muestran que el Gobierno tuvo que reemplazar alrededor de 7.5 billones de dólares en deuda con vencimiento en el año fiscal 2013.

Eso equivalió a la enorme suma de 65% de toda la deuda comercializable de Estados Unidos en poder del público. Para poner ese número en perspectiva, Estados Unidos solo aportó un estimado de 2.7 billones de dólares en ingresos durante todo ese año, solo una fracción de la deuda que tenía que pagar.

Eso significa que el gobierno necesitaba emitir nueva deuda para cubrir el déficit anterior. El Gobierno terminó vendiendo alrededor de 8.3 billones de dólares en títulos durante el año. El dinero sobrante se destinó al financiamiento del déficit presupuestario (sí, el déficit presupuestario era todavía muy grande, incluso después del "secuestro").

¿El fin del mundo?

Pero si Estados Unidos incumple un pago de bonos, ¿sería el apocalipsis? Todos parecen pensar que sí. Sin embargo, ¿qué pasa si te digo que Estados Unidos una vez incumplió varias veces su deuda y vivió para contarlo? En 1979, en medio de otro enfrentamiento por el límite de la deuda, el Tesoro terminó incumpliendo "accidentalmente" el pago de una parte de su déficit.

En total, el Tesoro incumplió tres grandes pagos de bonos durante abril y mayo de ese año. La dependencia atribuyó el "error" al fracaso del Congreso para llegar a una decisión sobre el aumento del techo de la deuda. También culpó a problemas técnicos, que, a juzgar por el lanzamiento de los sitios web de intercambio de salud de la semana pasada, parecen seguir siendo un problema para el Gobierno en el siglo XXI.

El mundo no terminó como resultado de ese impago, pero la administración tampoco salió impune. Después del primer impago de intereses las tasas subieron en 60 puntos básicos y se mantuvieron elevadas durante varios meses, de acuerdo con un análisis de los eventos realizado por los economistas Terry Zivney y Richard D. Marcus. Esto significó que el Gobierno tuvo que pagar más intereses de lo que normalmente habría pagado en caso de no haber incumplido.

Este es el terrible subproducto de estos enfrentamientos públicos, podría tomar semanas o meses para que las tasas de interés vuelvan a sus niveles. Como resultado de ello, el contribuyente estadounidense terminará pagando más intereses de los que pagaría si el Congreso no hubiera asustado innecesariamente a los mercados.

La Oficina de Fiscalización Superior del Gobierno de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés) estima que el Gobierno de Obama pagó 1,300 millones de dólares en intereses "extra" en el año 2011 como resultado directo de las disputas sobre el límite de la deuda de ese año. Con el pleno vencimiento de los títulos, la administración terminará pagando un estimado de 18,900 mdd en intereses "extra", según el Bipartisan Policy Center.

Actualidad

Los pagos de intereses, al día de hoy, sobre los bonos del país equivalen a alrededor de solo 8% de los ingresos federales. Esto significa que si el Departamento planea con anticipación y si fuera capaz de dar prioridad a los tenedores de bonos por sobre los demás acreedores, probablemente podría cubrir todos sus pagos de deuda y evitar un incumplimiento.

Al mismo tiempo, también significa que Estados Unidos podría costear un pago significativamente mayor de intereses, si necesitara, por ejemplo, hacer un pequeño impago o dos. Con base en lo ocurrido en 1979, parece posible que EU pueda postergar el pago de su deuda por un tiempo, permitiendo al Gobierno pagar la seguridad social de la abuela, por lo menos hasta que la situación de la deuda sea resuelta.

Eventualmente pagaría un interés adicional sobre los pagos de los títulos incumplidos y una cantidad no determinada de intereses en todos los bonos futuros para compensar por el aumento del riesgo en un título que alguna vez fue considerado "libre de riesgo".

No está claro cuánto podrían ganar los inversores en intereses "extra" como resultado de un default. Puede que los mercados se sacudan todo esto de encima y que los inversores sigan comprando bonos del Tesoro sin problemas. Pero existe la posibilidad de que los inversores opten por colocar su dinero en valores "más seguros" y abandonen los papeles del Tesoro por completo.

Esto es, por supuesto, si el Tesoro decide poner a la abuela en primer lugar de la fila, por delante de China y de otros tenedores de bonos. La prueba se producirá más pronto que tarde. Después del 17, a Estados Unidos solo le quedarán alrededor de 30,000 mdd en su cuenta. Recibe en promedio alrededor de 7,000 mdd diarios en ingresos por retención de impuestos. Esos ingresos, junto con los 30,000 mdd, es todo el dinero con el que Estados Unidos puede vivir, y no va a durar mucho tiempo.

A principios de noviembre, la agencia federal tendrá que pagar alrededor de 17,000 mdd a Medicare; 25,000 mdd a la seguridad social (con otros 12,000 mdd semanales a partir de entonces), y 25,000 mdd para la paga de militares y de veteranos, incluyendo aquellos que reciben un Ingreso Suplementario de Seguridad (SSI, por sus siglas en inglés).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El 15 de noviembre el Gobierno tendrá que pagar alrededor de 31,000 mdd en intereses debidos a los tenedores de bonos y probablemente no tendrá suficiente dinero para cubrirlo.

Entonces, el Gobierno podría retrasar los pagos de su deuda hasta que tenga el dinero o hasta que se logre un acuerdo. La forma en que responda será dictada en gran medida por cómo responde el mercado. Más allá de eso, es realmente una incógnita qué sucedería después. Por el bien de la abuela y de China, esperemos no averiguarlo nunca.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×