17 de octubre, ¿el día límite en EU?

Aunque el país no aumente su techo de deuda para esa fecha, aún podrá mantenerse unos días más; más allá de los plazos, los mercados resentirán que EU se arriesgue a caer en un impago.
Casa Blanca  (Foto: AP)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Aún existe mucha confusión acerca de lo que representa el 17 de octubre para el techo de la deuda y el riesgo de un default estadounidense. 

En primer lugar, hablemos claro: el Congreso debió haber elevado el límite de la deuda hace semanas si no es que meses. Pero no lo hizo y ahora se acerca un importante plazo, que tal vez no sea precisamente el 17 de octubre.

Esto es lo que el Departamento del Tesoro ha dicho: el 17 es el día en que se le agotarán las maniobras contables "legales y prudentes" para mantener al país por debajo de su límite de endeudamiento, sin dejar de pagar todas sus facturas oportuna e íntegramente.

Y esto es lo que eso significa: incluso si el Congreso no aumenta el límite estatutario de la deuda la próxima semana, el Tesoro muy probablemente podría seguir pagando la totalidad de sus facturas más allá del día 17, pero no por mucho tiempo.

A detalle: Tesoro y Fed alistan plan de emergencia

¿Por qué? Porque en ese momento, echaría mano del estimado de 30,000 millones de dólares (mdd) que tendrá a su disposición, más cualquier ingreso diario que entre a sus arcas. Pero ya no podrá pedir prestado para compensar la diferencia entre los gastos y los ingresos.

El día de la verdad: La verdadera crisis de liquidez ocurrirá en algún momento entre el 22 de octubre y el 1 de noviembre, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso y el Bipartisan Policy Center.

Es imposible saber con exactitud el día, pues las sumas adeudadas y los flujos de ingresos son irregulares y difíciles de predecir.

Pero cuando llegue ese día, Estados Unidos encara la perspectiva de incumplir deliberadamente algunas de sus obligaciones legales por primera vez en la historia.

Más información: La solución 'nuclear' a la deuda en EU

Estas obligaciones son enormes. Incluyen los pagos de intereses de los bonos estadounidenses, los salarios de los trabajadores federales, las facturas de contratistas federales, las prestaciones del Seguro Social y el salario del ejército.

La definición de default: la Casa Blanca define el default o incumplimiento en términos bastante amplios, a saber, pagos no efectuados o atrasados de cualquier obligación legal.

Algunos republicanos lo definen de una forma más restringida: no pagar los intereses adeudados a los tenedores de bonos. En este sentido, dicen que no hay razón para que Estados Unidos incurra en default o impago, incluso si no se eleva el techo de la deuda.

En efecto, en esa situación, la mayoría de la gente espera que el Tesoro haga todo lo posible para dar prioridad a los pagos de intereses, para lo cual sí tendría dinero suficiente.

"Pero una vez que el Tesoro pierda todo margen de error, el riesgo de un error es altísimo. En consecuencia veremos más tensión en los mercados financieros", advirtió Donald Marron, ex director de la Oficina de Presupuesto del Congreso, en un debate en línea.

Aunque dichos riesgos son aún pequeños, Marron piensa que aumentarán.

Lo que está en juego: No se sabe cómo reaccionarán los mercados de acciones y bonos si el Tesoro decide priorizar en primer lugar el pago de los intereses de los bonos, para luego anunciarles a grandes segmentos de la población que tendrán que esperar por los pagos que se les deben.

Si ese tipo de situación se mantiene durante mucho tiempo, la economía del país sufriría.

La pregunta entonces no debería ser: "¿La fecha límite para elevar el techo de la deuda es realmente el 17 de octubre?"

La pregunta es: ¿Por qué alguien piensa que es una buena idea que la mayor economía del mundo, con reservas internacionales y los mercados más líquidos del mundo, coquetee con el riesgo del default, como sea que se le defina?

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×