Reingeniería del gasto, sugiere el CEESP

El organismo propone ajustes en caso de que no pasen algunas propuestas de la reforma fiscal; le preocupa que siga sin apreciarse una seria intención de ampliar la base de contribuyentes.
pesos  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Una reingeniería completa del gasto y una reducción del mismo es la opción para compensar los recursos que dejarían de percibirse en caso de que no pasen algunas propuestas de la reforma hacendaria, sugirió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). El organismo de investigación del sector privado señala que el análisis de la parte tributaria de la reforma ha tomado un rumbo hacia la búsqueda de opciones para compensar recursos que dejarían de percibirse en caso de que no pasen propuestas como el cobro de IVA a la compra, venta y renta de inmuebles, colegiaturas o la homologación del impuesto en la zona fronteriza.

En su publicación semanal Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP indica que en este nivel de discusión de cada propuesta de la Ley de Ingresos, en la mayoría de las ocasiones comienzan a fluir propuestas como las de incrementar el pronóstico del precio del crudo o el tipo de cambio, lo que generaría un aumento virtual de los ingresos públicos.

Existen otros rubros que pueden servir como válvula de escape y que están relacionados con productos que tienen un efecto negativo en la salud de la población, como el alcohol y los cigarros.

Entérate: La discusión de reforma fiscal se reanuda este domingo

Sin embargo, asegura, ya tienen una carga fiscal muy alta bajo el argumento de desincentivar su consumo como tema de salud pública. Elevar más los gravámenes a estos productos generaría problemas más serios, como el fortalecimiento del mercado negro o la adulteración.

Sostuvo que, independientemente de lo que se decida en materia impositiva, al final los que se verán afectados son los causantes cautivos, los de siempre, los que cumplen puntualmente con el fisco.

Lo preocupante, considera el CEESP, es que sigue sin apreciarse una seria intención de ampliar la base de contribuyentes, pues debe recordarse que la informalidad laboral representa 60% de la población ocupada.

Manifiesta que la posibilidad de que al final la reforma tributaria no genere los ingresos previstos, comienza a preocupar a fracciones políticas porque podrían estar comprometidas a realizar un ajuste al gasto público para compensar la falta de recursos.

La preocupación radica en seleccionar programas que pueden ser susceptibles de ajuste, pues se tiene la percepción de que todos tienen su razón de ser y de reducirse la asignación de recursos o desaparecer algunos programas podría tener un efecto negativo para diversos grupos de la sociedad.

Afirma también que la asignación de los recursos en México no ha sido eficiente, como lo muestra el comportamiento del índice Gini una vez que se ejercen las transferencias del sector público, ya que la mejora en el bienestar de la población es mínima, a diferencia de lo que pasa en otros países.

El índice o coeficiente de Gini normalmente se usa para medir la desigualdad en los ingresos dentro de un país, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual.

Con la reingeniería del gasto, expone, la asignación de recursos sería más eficiente y eficaz, y generaría el mayor beneficio posible, tanto para la sociedad como para el aparato productivo a través del impulso de la inversión pública, que es un detonador natural de la privada.

Para el organismo privado, una reingeniería del gasto implica canalizar los recursos de manera efectiva, y plantea algunos rubros de gasto que podrían ser tomados en cuenta para una revisión.

Entre estos, menciona los 1,813 millones de pesos que cuesta el informe sobre la revisión de la Cuenta Pública, los 116 millones de pesos que se canalizan a la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia.

La revisión de todos los programas que Coneval ha mostrado que son regresivos y que podrían liberar más de 100,000 millones de pesos si sólo se reduce 10% su regresividad.

En su opinión, lo preocupante del programa económico para 2014 es la cantidad de recursos que quiere obtener el Ejecutivo a través de mayor endeudamiento y medidas recaudatorias sin una visión clara de mayor crecimiento económico y más empleos formales.

Dice que el programa económico prevé financiar su gasto con un aumento de 4.1% del PIB en la deuda bruta del sector público, a lo cual se debe sumar el 1.4% del producto que se prevé obtener con las medidas tributarias.

Esto implica que el sector público tendría aproximadamente un billón de pesos disponible para el ejercicio 2014, y si este monto se destinara directamente a la población, cada mexicano recibiría cerca de 8,300 pesos y por hogar recibirían poco más de 30,000 pesos, estima.

Tiempos difíciles: Concamin

La economía mexicana vive tiempos difíciles, por ello se deben concentrar recursos y esfuerzos en torno a la reanimación del mercado interno, "no tenemos otra opción", considera la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Señala que el efecto de las lluvias sobre la actividad económica nacional le restará entre una y dos décimas de punto porcentual al crecimiento esperado.

El mayor impacto se concentró en dos áreas sensibles del desarrollo del país, el sector primario y el patrimonio de numerosas familias, explica el organismo industrial en su publicación "Radiografía de la economía y la industria mexicana" de septiembre-octubre 2013.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×