Inversores, ¿tarde al rally bursátil?

El público inversionista no está todavía totalmente volcado en los fondos de renta variable; los bonos no les representan en este momento una buena alternativa a las acciones.
rally  (Foto: Getty)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Este año los inversionistas están en vías de colocar la mayor cantidad de dinero en fondos de acciones, desde el estallido de la burbuja tecnológica en el 2000, según la firma de análisis de inversiones TrimTabs.

¿Debería ser motivo de preocupación? Tal vez.

Han invertido, hasta el 25 de octubre, 277,000 millones de dólares (mdd) en fondos de inversión basados en acciones y fondos cotizados. Mientras que en el año 2000 destinaron 324,000 mdd a ellos.

Incluso con el Dow y el S&P 500 en máximos históricos, los inversores siguen colocando su dinero en papeles.

Hasta el viernes pasado, los flujos a fondos de inversión en acciones correspondientes a octubre habían alcanzado 50,000 mdd, lo que lo convierte en la quinta mayor entrada mensual de la historia. Los dos meses que reportaron los mayores flujos también pertenecen a este año: 66,300 mdd en enero y 55,300 mdd en julio.

"Las entradas que hemos visto este año han sido indudablemente extremas", expuso el director ejecutivo de TrimTabs, David Santschi.

Entre tanto, los inversores han estado sacando dinero de los fondos de bonos a un ritmo que no se veía desde... lo has adivinado... el 2000.

Los fondos de inversión y los fondos cotizados que invierten en bonos han reportado una salida de 31,000 mdd en lo que va del año. Hace trece años, un total de 50,000 mdd se retiraron de los fondos de bonos.

¿Se trata de otra burbuja?

Este panorama impone necesariamente la siguiente pregunta: ¿Se dirige el mercado a una repetición del 2000? Es tentador llegar a esta conclusión teniendo en cuenta las altas valoraciones que disfrutan actualmente muchas compañías tecnológicas. Netflix, Tesla y Amazon vienen a la mente.

Pero al parecer en el mercado actual no estamos ante el mismo nivel de "exuberancia irracional", para citar al expresidente de la Reserva Federal Alan Greenspan.

"Predecir los picos del mercado con datos de los flujos de fondos no es una ciencia exacta", reconoció Santschi. "Pero es un buen indicador contrario".

Algunos expertos han calificado a este mercado como el mercado alcista más odiado en la historia. Muchos inversionistas dicen que es la Fed la que los está empujando a la posesión de papeles por cuanto mantiene las tasas de interés a corto plazo en niveles históricamente bajos y limita el aumento de las tasas a largo plazo con su programa de compras mensuales de bonos por 85,000 mdd.

¿El último en entrar? ¿El último en salir?

La creencia generalizada en Wall Street es que los inversores minoristas, que son los principales participantes en los fondos de inversión y fondos cotizados, tienden a entrar en las acciones justo antes de que el mercado alcance un pico.

Así ocurrió en el año 2000. En los tres meses que precedieron al pico del Nasdaq en marzo de 2000, los inversionistas colocaron más de 138,000 mdd en fondos de inversión de renta variable y fondos cotizados, casi la mitad de lo que se invirtió en papeles en todo el año.

Los inversores continuaron inyectando dinero en fondos de renta variable hasta febrero de 2001, aunque el ritmo se desaceleró a medida que los precios de los papeles bajaban.

Sin embargo, la idea de que los pequeños inversores entran o llegan tarde a la fiesta no siempre es cierta.

En un artículo publicado hace unos meses, Birinyi Associates encontró que solo cuatro de los últimos nueve mercados alcistas siguieron este patrón. En los otros cinco, los flujos a fondos de renta variable fueron los más altos en el comienzo o en la mitad del ciclo, no al final. En otras palabras, el inversor medio entró temprano o poco después de que las acciones comenzaran a subir.

Esto ocurrió durante el mercado alcista que comenzó tras el desplome de los valores tecnológicos en el año 2000 (la famosa crisis de la burbuja "punto com"). Los inversionistas comenzaron a invertir fuertemente en acciones en marzo de 2003, llegando relativamente temprano a una racha alcista que se prolongó hasta octubre de 2007.

Un analista de renta variable en Birinyi Associates, Kevin Pleines, señala que su firma ha analizado los mercados alcistas remontándose hasta 1962. Y rechazó la idea de que el público en general entre demasiado tarde a las acciones, etiquetándola de mera "costumbre".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pleines reconoció que este año las inversiones dedicadas a valores de renta variable han sido "considerablemente positivas", pero dijo que esas entradas no han alcanzado "un nivel que nos lleve a pensar que el público está totalmente volcado en las acciones".

Así pues, no es que los inversionistas estén necesariamente entusiasmados por los papeles. Simplemente no tienen una mejor alternativa en estos momentos.

Ahora ve
El comportamiento de la pobreza en los municipios mexicanos entre 2010 y 2015
No te pierdas
×