Alza del Nasdaq, ¿inicio de una burbuja?

El índice superó 4,000 puntos, pero el panorama es distinto al auge del puntocom en 2000: analistas; esta vez, el entusiasmo de los inversores se ve moderado por el temor a una espiral especulativa.
nasdaq2  (Foto: Getty)
Julianne Pepitone
NUEVA YORK -

El índice tecnológico Nasdaq superó recientemente los 4,000 puntos... Un nivel que no había alcanzado desde los días del boom "puntocom" del año 2000. Pero esta subida no se parece en nada a la burbuja tecnológica de hace 13 años.

Tiene sentido que los indicadores de referencia como el Nasdaq en 4,000 puntos reaviven los temores de una burbuja, pues el alza se produce tras una reciente serie de ofertas públicas iniciales de empresas no rentables como Twitter y luego de saberse que la startup Snapchat rechazó una oferta de compra de 4,000 millones de dólares, a pesar de no generar ingresos.

Pero los analistas dicen que la ligereza para calificarla de burbuja tecnológica, aunque comprensible, no está fundamentada. "Cada vez que hay un alza sustancial de un índice, especialmente uno como el Nasdaq... no puedes evitar pensar en una burbuja", señaló el director gerente de la firma de gestión de activos HighTower Advisors, Drew Nordlicht. "Pero hay grandes divergencias entre lo que ocurre ahora y la burbuja tecnológica del 2000".

2000 contra 2013. La mayor diferencia entre ahora y entonces es que el boom que vemos en 2013 es bastante débil comparado con el apogeo de las "puntocom".

Claro, la oferta pública inicial de Facebook pudo haber caído en la sobrevaloración, y ciertas startups continuarán recaudando dinero con valoraciones aparentemente astronómicas. Pero los analistas insisten en que este nivel de exuberancia no se acerca ni remotamente a los días de antaño.

"En el año 2000, la gente decía que el boom de las ‘puntocom' era equivalente a la revolución industrial -que íbamos a vivir en una de esas películas de ciencia ficción-" recordó Nordlicht. "Hoy no hemos llegado a ese paroxismo o euforia masiva".

Coincide el vicepresidente senior de investigación en la firma Schaefer's Investment Research, Todd Salamone. "Hubo una mentalidad de que ‘el cielo es el límite' en el 2000, en términos de tecnología revolucionaria que mejoraría la productividad", apunta. "No hubo ninguna predicción de que volábamos demasiado alto. Hoy hay más preocupación, más cautela".

Los datos. No estamos presenciando hoy un entusiasmo irracional: esta vez las valoraciones de las firmas tecnológicas simplemente no rivalizan con las del año 2000.

En esa ocasión, a nadie le extrañaba que una empresa como Cisco cotizara a 66 veces las estimaciones de ganancias para el año siguiente, explicó el director de HighTower.

Actualmente, la ratio precio-ganancia de Cisco se sitúa por debajo de 12, un nivel cercano al de la poderosa Apple. Incluso Google, que ha reportado fuertes ganancias este año y está a punto de superar a Exxon Mobil en capitalización de mercado, cotiza a 24 veces las ganancias esperadas para el próximo año.

Si bien el Nasdaq tiene valores atípicos como Netflix cotizando a más de 200 veces las ganancias, esas elevadas ratios no son la norma, y el índice en su conjunto está mucho más anclado en la realidad que hace 13 años.

"Estas ratios no están ni mucho menos en los niveles que han definido los picos en el pasado", apuntó Salaome de Schaefer's.

Las ratios de precio-ganancia subieron tan alto en el año 2000 porque "la gente compraba empresas basándose en las perspectivas futuras, donde pronosticaban que estarían en una década", explicó Nordlicht. "Eso no lo vemos hoy. Incluso si la gente no está exigiendo beneficios en este momento, quieren ver una ruta que conduzca a ellos".

El ascenso a los 4,000 ha sido más lento. En cuanto a la subida del Nasdaq, Salamone señaló que el movimiento alcista registrado en el periodo 1999-2000 fue "parabólico": el índice alcanzó los 3,000 puntos en noviembre de 1999 y rebasó los 4,000 al mes siguiente, antes de alcanzar un pico por encima de 5,000 en marzo de 2000.

"El movimiento de hoy no es lo que yo llamaría ‘parabólico'", opina Salamone. En esta ocasión, el índice tardó casi un año para pasar de 3,000 a 4,000 puntos.

Lo que es más, el Nasdaq ha subido paralelamente a un mercado general alcista en 2013, bajo condiciones macroeconómicas más fuertes: el programa de compra de bonos de la Reserva Federal, la mejora de la economía en general y las bajas expectativas de ganancias. El incremento de 32% registrado en lo que va de 2013 solo supera en seis puntos porcentuales al del índice S&P 500, y en diez puntos al del Dow.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las startups seguirán recaudando carretas de dinero, y determinados sectores de la arena tecnológica, como los títulos bursátiles de los medios sociales, podrían inflarse al grado de formar espuma. Pero las compañías tecnológicas consolidadas en el Nasdaq -y el aumento del índice- no apuntan a una burbuja.

De hecho, Salamone piensa que la memoria del 2000 sigue todavía muy viva para que el entusiasmo se dispare a una exuberancia burbujeante. "En el 2000, todo el mundo miró hacia atrás y se horrorizó por tantas pérdidas sufridas", dijo. "Ahora todo el mundo tiene miedo de que vuelva a ocurrir, y es difícil tener una burbuja cuando todos le temen a una".

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×