Regulación a bancos en EU, con huecos

Aunque se esperaban controles más duros, las entidades aún podrán hacer operaciones de alto riesgo; la Regla Volcker permite, entre otras cosas, apalancarse con deuda y jugar con bonos europeos.
volcker  (Foto: Getty)
Stephen Gandel

El martes pasado, las autoridades reguladoras de Estados Unidos aprobaron la Regla Volcker. Se esperaba que la normativa final, que también se dio a conocer el martes, fuera más estricta que lo propuesto originalmente. Y en cierto modo así fue. Los presidentes o directores ejecutivos de los bancos estarán obligados a certificar que sus firmas no están violando la regla, que restringe las operaciones que los bancos pueden hacer con dinero propio.

Y aunque a los bancos aún se les permitirá usar su propio dinero para realizar operaciones de cobertura (hedge), las empresas financieras habrán de identificar el riesgo exacto contra el cual procuran protección.

Pero en otros aspectos la norma resultó ser más permisiva de lo que temían algunos bancos de Wall Street y de lo que deseaban los partidarios de una mayor regulación. Esta es una lista de las operaciones de riesgo que los grandes bancos todavía están autorizados a realizar bajo la Regla Volcker.

1) Apalancarse con deuda puertorriqueña

Tal vez la mayor laguna de la normativa es que exime a la deuda gubernamental. Eso tiene sentido para los bonos del Tesoro estadounidense, considerados generalmente de bajo riesgo. ¿Qué pasa entonces con la deuda de Puerto Rico, que las agencias de calificación han amenazado con degradar a bono basura? Bueno, esa también está exenta.

Eso significa que no hay nada que impida que los bancos usen dinero prestado o dinero de los depositantes para probar suerte y arriesgarse con la deuda boricua o la de Detroit, ciudad que recientemente se declaró en quiebra.

2) Hacer transacciones repo-to-maturity con deuda europea

Veamos esta divertida operación: uno, compra un montón de deuda gubernamental europea riesgosa, como la de Italia, o mejor aún, Grecia; dos, utiliza esos bonos como garantía o colateral para pedir prestado más dinero; tres, toma ese dinero prestado y compra más bonos europeos de alto riesgo y repite la operación.

Esa es esencialmente la maniobra que quebró a MF Global. Y, sí, está permitida bajo la Regla Volcker. La norma no limita el trading de deuda europea a las divisiones de los grandes bancos que tienen oficinas en Europa. Pero eso es lo que hizo la firma. Para eludir ciertas restricciones estadounidenses, la compañía acopiaba regularmente dinero en su oficina de Londres. Por eso fue tan difícil encontrar los dineros perdidos, los 1,200  millones de dólares en fondos de clientes cuando la empresa colapsó.

3) Realizar pairs trading o negociación de deuda soberana en pares

¿Recuerdas el fondo Long-Term Capital Management (LTCM), el fondo de cobertura que explotó a fines de 1990 y casi provocó una crisis financiera? Su principal estrategia de trading era usar modelos matemáticos -y mucho apalancamiento- en las llamadas operaciones de convergencia o convergence trades, apostando por ejemplo que la deuda de Rusia no era mucho más riesgosa que la estadounidense. Y resultó tan riesgosa que la nación que actualmente preside Vladimir Putin suspendió pagos y devaluó su moneda, lo que provocó el derrumbe de LTCM.

Por ello, las firmas de Wall Street han evitado en su mayoría estas estrategias. Pero quizás ya no les rehúyan. Las estrategias de arbitraje y convergencias basadas en modelos estadísticos para el trading de deuda gubernamental están permitidas bajo la recién aprobada normatividad, pues evidentemente no son riesgosas.

4) Apostar que los zombis Fannie Mae y Freddie Mac volverán a la vida

Una de las posturas más candentes, y sin duda de las más tontas, es apostar a que Fannie Mae y Freddie Mac -las aseguradoras hipotecarias controladas por el Gobierno- resurgirán con el brío de antaño.

Varios inversores de alto perfil, entre ellos Bruce Berkowitz y David Einhorn, han estado haciendo esa apuesta, a pesar del hecho de que cada funcionario público o político ha dicho básicamente que eso no ocurrirá. Pero a Wall Street le gustan las posibilidades remotas, especialmente en las que puede apostar. Y bajo la Regla Volcker, a los grandes bancos también se les permitirá apostar y beneficiarse del resurgimiento de las hipotecarias.

5) El trading de alta frecuencia y las dark pools

Otra importante exención en la norma es para facilitar las transacciones de los clientes. Así que si piensas que los clientes quieren echarle el guante a algún valor, puedes comprarlo.

Algo que los inversionistas siempre parecen querer son las acciones bursátiles. Eso significa que negociar en el mercado de valores, al menos las acciones más importantes, es básicamente un juego legal bajo la normativa. Por lo tanto, también lo es el trading de alta frecuencia en las llamadas plataformas oscuras dark pools, que es una manera de ocultar las transacciones del ojo público y es la forma en que muchos intercambios de acciones se ejecutan en estos días.

Así es como funciona: si un banco piensa que una gran cantidad de clientes querría realizar un cierto a tipo de negociación porque los operadores del banco creen que es inteligente, entonces se le permite hacer esa  negociación y esperar a que los clientes aparezcan. Si los clientes no aparecen atraídos por la operación, o no son tantos como se esperaba... no pasa nada, el banco puede deshacer la posición. ¿No suena un poco al proprietary trading, operaciones bursátiles por cuenta propia?

6) Apostar por una caída en los bonos para proteger una cartera

Los reguladores han insistido en que van a acabar con el tipo de trading que ocasionó la pérdida de 6,000 millones de dólares de JPMorgan Chase el año pasado. Y algunas personas creen que la ley hará eso. Pero la norma no establece nada que prohíba explícitamente el denominado portfolio hedging; esto es, las operaciones de cobertura para reducir el riesgo en una cartera.

De hecho, la regla dice que los bancos están autorizados a realizar operaciones que generalmente reducen su riesgo. Apostar a que caerá el precio de los bonos a largo plazo y subirán los bonos a corto plazo es una forma de proteger una cartera de préstamos contra una recesión, y aparentemente se permitirá bajo la normativa Volcker. Esta es también la estrategia de trading que hizo famosa a la "Ballena de Londres".

La salvedad a todo esto es que la norma prohíbe a los bancos, sin importar si el trading que realizan está permitido o no, asumir riesgos que conduzcan a "exposiciones importantes" o pudieran suponer "una amenaza para la seguridad y solidez de la entidad bancaria o del sector financiero".

El adjetivo "importante", sin embargo, no está definido. Y para un gran banco como JPMorgan, una operación tiene que ser realmente colosal antes de convertirse en un riesgo para todo el sector financiero. Las pérdidas de 6,000 mdd de la "Ballena de Londres" nunca amenazaron la estabilidad del banco que lidera Jamie Dimon, por lo que incluso una suma con esa no calificaría.

La lista de las lagunas probablemente crecerá. Los abogados están escudriñando la Regla Volcker para decirles a sus clientes de Wall Street lo que pueden y no pueden hacer bajo ella.

Un notable abogado bursátil de Milbank, Doug Landy, dice que pasarán por lo menos otros cinco años antes de que realmente entendamos lo que está y no está permitido por la regulación. E incluso entonces la mata seguirá dando: "Estaré trabajando con las reglamentaciones Volcker y Dodd-Frank por el resto de mi carrera", dice Landy.

El martes pasado, las autoridades reguladoras de Estados Unidos aprobaron la Regla Volcker. Se esperaba que la normativa final, que también se dio a conocer el martes, fuera más estricta que lo propuesto originalmente. Y en cierto modo así fue. Los presidentes o directores ejecutivos de los bancos estarán obligados a certificar que sus firmas no están violando la regla, que restringe las operaciones que los bancos pueden hacer con dinero propio.

Y aunque a los bancos aún se les permitirá usar su propio dinero para realizar operaciones de cobertura (hedge), las empresas financieras habrán de identificar el riesgo exacto contra el cual procuran protección.

Pero en otros aspectos la norma resultó ser más permisiva de lo que temían algunos bancos de Wall Street y de lo que deseaban los partidarios de una mayor regulación. Esta es una lista de las operaciones de riesgo que los grandes bancos todavía están autorizados a realizar bajo la Regla Volcker.

1) Apalancarse con deuda puertorriqueña

Tal vez la mayor laguna de la normativa es que exime a la deuda gubernamental. Eso tiene sentido para los bonos del Tesoro estadounidense, considerados generalmente de bajo riesgo. ¿Qué pasa entonces con la deuda de Puerto Rico, que las agencias de calificación han amenazado con degradar a bono basura? Bueno, esa también está exenta.

Eso significa que no hay nada que impida que los bancos usen dinero prestado o dinero de los depositantes para probar suerte y arriesgarse con la deuda boricua o la de Detroit, ciudad que recientemente se declaró en quiebra.

2) Hacer transacciones repo-to-maturity con deuda europea

Veamos esta divertida operación: uno, compra un montón de deuda gubernamental europea riesgosa, como la de Italia, o mejor aún, Grecia; dos, utiliza esos bonos como garantía o colateral para pedir prestado más dinero; tres, toma ese dinero prestado y compra más bonos europeos de alto riesgo y repite la operación.

Esa es esencialmente la maniobra que quebró a MF Global. Y, sí, está permitida bajo la Regla Volcker. La norma no limita el trading de deuda europea a las divisiones de los grandes bancos que tienen oficinas en Europa. Pero eso es lo que hizo la firma. Para eludir ciertas restricciones estadounidenses, la compañía acopiaba regularmente dinero en su oficina de Londres. Por eso fue tan difícil encontrar los dineros perdidos, los 1,200  millones de dólares en fondos de clientes cuando la empresa colapsó.

3) Realizar pairs trading o negociación de deuda soberana en pares

¿Recuerdas el fondo Long-Term Capital Management (LTCM), el fondo de cobertura que explotó a fines de 1990 y casi provocó una crisis financiera? Su principal estrategia de trading era usar modelos matemáticos -y mucho apalancamiento- en las llamadas operaciones de convergencia o convergence trades, apostando por ejemplo que la deuda de Rusia no era mucho más riesgosa que la estadounidense. Y resultó tan riesgosa que la nación que actualmente preside Vladimir Putin suspendió pagos y devaluó su moneda, lo que provocó el derrumbe de LTCM.

Por ello, las firmas de Wall Street han evitado en su mayoría estas estrategias. Pero quizás ya no les rehúyan. Las estrategias de arbitraje y convergencias basadas en modelos estadísticos para el trading de deuda gubernamental están permitidas bajo la recién aprobada normatividad, pues evidentemente no son riesgosas.

4) Apostar que los zombis Fannie Mae y Freddie Mac volverán a la vida

Una de las posturas más candentes, y sin duda de las más tontas, es apostar a que Fannie Mae y Freddie Mac -las aseguradoras hipotecarias controladas por el Gobierno- resurgirán con el brío de antaño.

Varios inversores de alto perfil, entre ellos Bruce Berkowitz y David Einhorn, han estado haciendo esa apuesta, a pesar del hecho de que cada funcionario público o político ha dicho básicamente que eso no ocurrirá. Pero a Wall Street le gustan las posibilidades remotas, especialmente en las que puede apostar. Y bajo la Regla Volcker, a los grandes bancos también se les permitirá apostar y beneficiarse del resurgimiento de las hipotecarias.

5) El trading de alta frecuencia y las dark pools

Otra importante exención en la norma es para facilitar las transacciones de los clientes. Así que si piensas que los clientes quieren echarle el guante a algún valor, puedes comprarlo.

Algo que los inversionistas siempre parecen querer son las acciones bursátiles. Eso significa que negociar en el mercado de valores, al menos las acciones más importantes, es básicamente un juego legal bajo la normativa. Por lo tanto, también lo es el trading de alta frecuencia en las llamadas plataformas oscuras dark pools, que es una manera de ocultar las transacciones del ojo público y es la forma en que muchos intercambios de acciones se ejecutan en estos días.

Así es como funciona: si un banco piensa que una gran cantidad de clientes querría realizar un cierto a tipo de negociación porque los operadores del banco creen que es inteligente, entonces se le permite hacer esa  negociación y esperar a que los clientes aparezcan. Si los clientes no aparecen atraídos por la operación, o no son tantos como se esperaba... no pasa nada, el banco puede deshacer la posición. ¿No suena un poco al proprietary trading, operaciones bursátiles por cuenta propia?

6) Apostar por una caída en los bonos para proteger una cartera

Los reguladores han insistido en que van a acabar con el tipo de trading que ocasionó la pérdida de 6,000 millones de dólares de JPMorgan Chase el año pasado. Y algunas personas creen que la ley hará eso. Pero la norma no establece nada que prohíba explícitamente el denominado portfolio hedging; esto es, las operaciones de cobertura para reducir el riesgo en una cartera.

De hecho, la regla dice que los bancos están autorizados a realizar operaciones que generalmente reducen su riesgo. Apostar a que caerá el precio de los bonos a largo plazo y subirán los bonos a corto plazo es una forma de proteger una cartera de préstamos contra una recesión, y aparentemente se permitirá bajo la normativa Volcker. Esta es también la estrategia de trading que hizo famosa a la "Ballena de Londres".

La salvedad a todo esto es que la norma prohíbe a los bancos, sin importar si el trading que realizan está permitido o no, asumir riesgos que conduzcan a "exposiciones importantes" o pudieran suponer "una amenaza para la seguridad y solidez de la entidad bancaria o del sector financiero".

El adjetivo "importante", sin embargo, no está definido. Y para un gran banco como JPMorgan, una operación tiene que ser realmente colosal antes de convertirse en un riesgo para todo el sector financiero. Las pérdidas de 6,000 mdd de la "Ballena de Londres" nunca amenazaron la estabilidad del banco que lidera Jamie Dimon, por lo que incluso una suma con esa no calificaría.

La lista de las lagunas probablemente crecerá. Los abogados están escudriñando la Regla Volcker para decirles a sus clientes de Wall Street lo que pueden y no pueden hacer bajo ella.

Un notable abogado bursátil de Milbank, Doug Landy, dice que pasarán por lo menos otros cinco años antes de que realmente entendamos lo que está y no está permitido por la regulación. E incluso entonces la mata seguirá dando: "Estaré trabajando con las reglamentaciones Volcker y Dodd-Frank por el resto de mi carrera", dice Landy.

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×