Auge energético pone a temblar a Texas

Más de 30 sismos han sacudido un área de ese estado rodeada de pozos subterráneos de desecho; la inyección de agua salada en el subsuelo se ha asociado anteriormente a estos incidentes.
fracking  (Foto: Getty)
Peter Elkind

En una pequeña área al noroeste de Fort Worth, Texas -donde la reserva Barnett Shale desencadenó una década de auge en fracking que ha acercado a Estados Unidos a la independencia energética-, se está fraguando una sorprendente revuelta en torno a la perforación de gas natural.

El estado de Texas, que apoya la producción de energía, ahora está lidiando con sismos.

Desde el 1 de noviembre, más de 30 pequeños temblores han afectado a la zona rural que rodea a Azle (población 11,000 habitantes), y muchos residentes están atribuyendo los terremotos a los pozos subterráneos de desecho, utilizados para deshacerse de las aguas residuales generadas durante el proceso de fracturamiento hidráulico (fracking) y producción. Los perforadores inyectan esa agua salada en pozos a una o dos millas (1.6 o 3.2 kilómetros) de profundidad.

Los sismos han provocado una escandalosa reunión del ayuntamiento, la decisión de contratar al primer sismólogo en la historia de Texas y un compromiso por estudiar el problema.

Insatisfechos con esta respuesta, un autobús lleno de residentes, que exigían que los pozos de desecho fueran cerrados inmediatamente, apareció el martes en Austin en una reunión de la Comisión de Ferrocarriles de Texas, el regulador estatal de petróleo y gas conocido por favorecer a la industria. Según el recuento de un reportero del ‘Fort Worth Star-Telegram', uno de los manifestantes sacó una guitarra durante la reunión y comenzó una interpretación de ‘All Shook Up' de Elvis Presley.

Noticia relacionada: FMI pide a México aprovechar gas 'shale'

La gran pregunta: ¿los pozos de desecho están causando los terremotos?

Un agente de seguros que funge como alcalde de medio tiempo de Azle, Alan Brundrett, no tiene dudas. Él recuerda el primer terremoto que experimentó, durante una reunión del ayuntamiento en noviembre. "Se sintió como si alguien pateara el respaldo de la silla. Fue extraño". Sintió otro poco después de la medianoche en diciembre, cuando estaba acostado en un sillón reclinable en su casa de tres dormitorios, viendo una película de terror. "Sonó como si algo hubiera explotado afuera", dice Brundrett. "Toda la casa tembló, y las ventanas vibraron. Salté medio metro de mi silla".

En el diminuto pueblo de Reno, a pocos kilómetros al norte -cerca del sitio de los pozos de desecho activos y el presunto epicentro del temblor-, han aparecido grietas en las paredes y en el suelo de la sala del ayuntamiento. Algunos residentes de la zona culpan a los terremotos de socavones en su propiedad y de puertas y ventanas atascadas en sus hogares. Ahora Brundrett dice: "Todos los que conozco tienen una aplicación para terremotos cargada en su teléfono celular". (QuakeFeed es una de las favoritas).

Los temblores han oscilado desde los 2.0 hasta los 3.6 grados en la escala de Richter, y nueve registraron 3.0 grados o más, de acuerdo con el geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos, el Dr. William Ellsworth. Pese a que fueron aterradores y percibidos por miles de residentes, ninguno de los terremotos ha causado heridos ni daños importantes hasta el momento.

Contaminación

El fracturamiento hidráulico (que rompe la roca de esquisto o shale para extraer petróleo y gas) ha sido culpado de diversos males, entre ellos la contaminación de los pozos de agua. Sin embargo, los geólogos dicen que no es el fracking, sino los pozos de desecho -los cuales inyectan millones de galones de agua a gran profundidad- los que plantean el mayor riesgo de sismos significativos.

Ellsworth, que está ayudando a coordinar los esfuerzos para descifrar el patrón (incluida la instalación de sismógrafos en la región), dice que pocos pozos de inyección causan terremotos, pero hay evidencia sólida de que un puñado de ellos sí los causan, quizás los que están ubicados cerca de una falla existente.

Noticia relacionada: NY multa a Exxon por contaminar

En Texas, dice Ellsworth, "todo está ocurriendo en un área muy limitada. No sabemos si hay una conexión en este momento. Hay una correlación, pero correlación no es causalidad. La gente tiene que tener eso en mente".

En una reciente actualización a un artículo que Ellsworth publicó en julio pasado en Science, él y dos colegas señalaron que la tasa de sismos (3.0 grados y superiores) en el centro y este de Estados Unidos se ha multiplicado a alrededor de cien al año durante el periodo 2010-2013, coincidiendo con el aumento en el fracking, que requiere de pozos de desecho. Esto se compara con un promedio de 20 sismos por año en el periodo 1970-2000.

En casos estudiados detenidamente donde los pozos de desecho son el presunto culpable, el cierre del pozo -o incluso una reducción en la tasa de agua que es inyectada bajo tierra- ha terminado con los sismos.

Protestas

Después de que la serie de temblores alrededor de Azle llegó a las dos cifras -"Otro día, otro terremoto en el norte de Texas", rezaba un reciente titular del ‘Star-Telegram'- ,Brundrett convenció a la Comisión de Ferrocarriles de convocar a una reunión de ayuntamiento en la escuela secundaria local, el 2 de enero. Unos 900 residentes enojados se presentaron para pedir que los pozos de inyección fueran cerrados inmediatamente.

Abuchearon y se burlaron mientras el comisionado David Porter se negaba a responder preguntas, insistiendo en que él estaba allí sólo para escuchar. "Eso molestó a todos desde el principio", dice Brundrett.

Desde hace tiempo, la comisión ha visto su relación con la industria de la energía como promotor y regulador a partes iguales. Los comisionados regularmente ganan las elecciones con un fuerte apoyo financiero por parte de las partes interesadas en el sector petrolero y del gas.

La biografía oficial de Porter lo describe como un contador público certificado que desarrolló una práctica exitosa en el condado de Midland, "prestando servicios contables y fiscales a productores de petróleo y gas, propietarios de regalías, empresas de servicios para campos petroleros y otros pequeños negocios e individuos".

Ciencia, no especulación

"La Comisión de Ferrocarriles está interesada e involucrada, pero tenemos que basar nuestras acciones en principios científicos sólidos y hechos probados, no en la especulación que aparece en algunos artículos de prensa y algunos blogs", dijo a la multitud en un discurso de apertura.

Después de dos horas, según los medios locales, Porter terminó la reunión y luego salió disparado por la puerta trasera, escoltado por la policía estatal. Después, la Comisión de Ferrocarriles anunció que solicitaría más datos sobre el problema y que contrataría a un experto interno en terremotos. (El personal de Porter dijo que no habría más comentarios).

Aquellos que no estaban dispuestos a esperar viajaron a Austin el martes para exigir una acción inmediata.

Brundrett se negó a unirse al viaje en autobús. Él cree que los sismos muestran un patrón claro, pero reconoce la necesidad de estudios adicionales.

Especial relacionado: La ciencia en la economía y los negocios

"Estoy a favor del petróleo y el gas", dice. "Cuando la gente mueve el interruptor de la luz, quieren que sus luces se enciendan. La energía tiene que venir de alguna parte. Es solo que a veces se hace de un mal modo o en el lugar equivocado". Al igual que muchos de los residentes de la región del Barnett Shale, Brundrett ha recibido ingresos por arrendar tierras a las empresas de perforación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No culpa a los perforadores por exigir más pruebas. "Es lógico que todos quieran evidencia científica. No quieren estar en la posición de tener que cerrar todo cada vez que todos gritan que ahí viene el lobo".

Pero cuando la evidencia llegue -dentro de un mes o dos, prevé Brundrett-, dice que los operadores de los pozos de desecho tendrán que responder rápidamente. "Si obtenemos los datos y, en efecto, vinculamos los pozos de inyección a los terremotos, y ellos no toman ninguna acción, entonces será el momento de sacar las trinches y las antorchas".

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×