BCE enfrenta presión por baja en precios

El riesgo de deflación podría llevar al Banco Central a tomar alguna medida; la entidad puede recortar tasas o llevar su tasa de depósito a territorio negativo.
Mario Draghi  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Mark Thompson
LONDRES -

Podría avecinarse otra reducción de las tasas de interés en Europa, toda vez que sigue presentándose el riesgo de deflación.

La primera estimación oficial de la inflación en la zona euro en enero fue de 0.7%, una tasa menor a la esperada y el mismo nivel que originó que el Banco Central Europeo (BCE) recortara las tasas en noviembre. Los precios al consumidor subieron un 0.8% en diciembre.

La débil tasa inflacionaria de enero "coloca una presión significativa sobre el BCE para adoptar nuevas medidas de estímulo en su reunión de política monetaria de febrero, el próximo jueves", apuntó Howard Archer, principal economista para Europa de IHS Insight.

Los bajos precios de la energía fueron en gran parte los responsables, pero la fortaleza del euro también ha hecho caer los precios de las importaciones, sostienen los economistas.

Europa se está recuperando a paso lento de la recesión provocada por su crisis de deuda. El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía de la eurozona crezca 1% en 2014, luego de contraerse un estimado de 0.4% el año pasado.

Pero el desempleo sigue estancado en un nivel récord de 12%, con las empresas reticentes o incapaces de invertir. El crédito a los hogares y las empresas es muy débil, en parte porque la banca de la región aún no se ha recuperado del todo.

La directora del FMI Christine Largarde advirtió la semana pasada que un choque en las economías podría convertir la baja inflación de Europa en deflación - definida como una disminución generalizada de los precios que puede conducir a una desaceleración en el gasto de los consumidores.

Artículo relacionado: Deflación, el ogro a combatir: FMI

El FMI también advirtió sobre los riesgos planteados por la retirada gradual del dinero barato inyectado por la Reserva Federal estadounidense.

La devaluación de las monedas de los mercados emergentes acaecida la semana pasada obligó a tres bancos centrales a subir las tasas, una decisión que podrían contener las semillas de un choque si el crecimiento se resiente y estrangula la recuperación de Europa, impulsada primariamente por las exportaciones.

En su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos la semana pasada, el presidente del BCE, Mario Draghi, reiteró el compromiso de utilizar todas las herramientas a disposición del Banco Central si empeoran las perspectivas a medio plazo.

Actualmente, la principal tasa de financiación del BCE se sitúa en un mínimo sin precedentes de 0.25%.

En opinión de Archer, el BCE quizás resista la presión para subir las tasas la próxima semana gracias a que los sondeos demuestran a una mayor actividad comercial y el aumento de la confianza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero puede ser sólo cuestión de tiempo antes de que Draghi intervenga de nuevo, ya sea reduciendo más la tasa principal, recortando las tasas aplicadas a los depósitos para llevarlas a territorio negativo (en la práctica cobrar a los bancos por guardar dinero en el BCE) o posiblemente mediante la compra de paquetes de préstamos bancarios otorgados a empresas y familias.

Draghi ha indicado que un programa de flexibilización cuantitativa como el implementado por la Reserva Federal, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra, no estaría permitido bajo la ley de la Unión Europea.

Ahora ve
Así se explica el rápido e inusitado ascenso del bitcoin
No te pierdas
×