Primer ministro de Italia deja el cargo

Enrico Letta presentó su renuncia al presidente ante la presión de su partido; se espera que el exalcalde de Florencia, Matteo Renzi, forme un nuevo Gobierno.
letta  (Foto: CNN)
ROMA (CNN) -

El primer ministro de Italia, Enrico Letta, presentó este viernes su renuncia al presidente, Giorgio Napolitano, después de que el Partido Demócrata (PD) le dio la espalda y exigió un nuevo Ejecutivo.

"Voy a dimitir. Gracias a quien me ha ayudado", escribió Letta en su Twitter antes de presentar su renuncia.

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, aceptó la renuncia y empezará inmediatamente las consultas formales para conformar un nuevo Gobierno con el fin de completarlo el fin de semana, informó este viernes a través de un comunicado.

El Gobierno seguirá un procedimiento similar al que realizó tras la dimisión de Silvio Berlusconi en noviembre de 2011, y posteriormente de Mario Monti en diciembre de 2012, pero esta vez la respuesta está ya escrita.

El presidente italiano seguramente pedirá al líder de la centroizquierda italiana, Matteo Renzi, que forme un Gobierno tras la renuncia de Letta.

El alcalde de Florencia, de 39 años, nunca ocultó su ambición de liderar al país, pero hasta la semana pasada se pensaba que planeaba hacerlo en una elección, y no mediante una maniobra política que según las encuestas no es bien vista por la mayor parte de los italianos.

El nuevo líder del Partido Democrático (PD) se presenta como un político directo que desprecia los barrocos acuerdos políticos de Roma que han visto a cinco de los últimos siete primeros ministros ser designados sin un mandato directo de los votantes.

Renzi decidió que tenía mucho que perder esperando por su momento o que tiene la capacidad de impulsar duras reformas para revivir la estancada economía y que los italianos lo perdonarán en breve.

"Ir al frente ahora conlleva un elemento de riesgo, pero un político tiene el deber de correr riesgos en cierto momento", dijo Renzi al comité de liderazgo del PD el jueves en un discurso en que pidió a sus partidarios que retiraran el apoyo a Letta.

Una encuesta de opinión del instituto Piepoli divulgada este miércoles mostró que solo 14% de los votantes respaldan la idea de que Renzi sustituya a Letta sin una votación.

El PD apoyó a su líder, pero la aplastante votación a favor del golpe de Renzi oculta profundas dudas dentro del partido.

"Esta es una apuesta que podría dañar no solo a Renzi, sino también al PD y al país", dijo Giuseppe Civati, un reconocido diputado derrotado por Renzi en una votación primaria por el liderazgo del partido en diciembre.

Renzi será el jefe de gobierno más joven en la Unión Europea. No solo nunca se presentó como candidato a primer ministro sino que tampoco fue electo para el Parlamento y será el primer ministro que no haya ocupado una banca desde el ex gobernador del Banco Central Carlo Azeglio Ciampi en 1993.

Habiendo llegado al poder sin un mandato directo, Renzi sabe que será incluso más criticado si su Gobierno fracasa. Pero algo que nunca le ha faltado es confianza en sí mismo.

Reconocido como un excelente comunicador, Renzi cultiva una imagen juvenil, le gusta hablar y se viste de manera casual, y con frecuencia es descrito como demasiado desenvuelto, presuntuoso y superficial.

Renzi, que es conocido por llegar a eventos públicos en Florencia en su bicicleta, prefiere tomar coca-cola y comer pizza que cenar en los discretos restaurantes de Roma que acostumbran frecuentar los políticos italianos más antiguos.

En una popular caracterización del cómico italiano más famoso, Renzi cautiva a su audiencia con una fascinante secuencia de frases pegadizas pero sin ningún sentido.

Sus políticas

Renzi favorece políticas pro mercado como reducir el gasto público y los impuestos, recortar la burocracia y flexibilizar las restricciones de contratación. También ha dicho que Italia debe buscar reformas estructurales al mismo tiempo que permitir que su déficit de presupuesto supere los límites de la Unión Europea.

El líder del PD cuenta con el respaldo de una gran parte de la elite industrial y financiera de Italia, pese a que no tiene experiencia en un Gobierno nacional y sus propuestas políticas siguen siendo poco claras.

Renzi ha mostrado una considerable firmeza al consolidar su control en el PD, haciendo frente a las discrepancias internas de la rama más radical del partido que siempre estuvo en su contra.

Al mismo tiempo que consolidaba su poder, Renzi debilitaba a Letta y su Gobierno con constantes ataques hacia sus colegas, acusando al ex primer ministro de ser demasiado lento a la hora de aplicar reformas en la economía más inactiva de la zona euro en la última década.

Llegar al poder sin una votación sugiere que Renzi piensa que puede tener un mejor desempeño que Letta al frente de la misma frágil coalición de izquierda y derecha, o que cree que puede cambiar la coalición para incluir parlamentarios actualmente en la oposición.

Ciertamente no tiene miedo de ganarse enemigos. Hizo caso omiso de las protestas de comerciantes y automovilistas cuando convirtió en zona peatonal el centro histórico de Florencia.

Pero podría encontrar mucho más difícil arrollar la red de resistencia política y los intereses creados que han dificultado la implementación de reformas económicas a nivel nacional por décadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Artículo relacionado: Moody’s prevé rescate para Italia

 

Ahora ve
Plan de reforma fiscal de EU podría violar las leyes de comercio internacional
No te pierdas
×