El impacto económico de Crimea

Occidente emite sanciones, pero evita tocar a empresas por temor a una nueva ‘Guerra Fría’; Ucrania, con o sin Crimea, requerirá ayuda financiera, y Rusia tiene más que perder que EU.
putin2  (Foto: Getty)
Alanna Petroff y Mark Thompson
LONDRES -

Los resultados del referéndum reflejaron que la región ucraniana de Crimea aprobó, con 96.7% de los votos, incorporarse a Rusia, una decisión que podría llevar a Europa a una Guerra Fría con su poderoso vecino del Este.

Occidente ha calificado de ilegal al referéndum, argumentando que la actividad militar rusa en Crimea viola la soberanía de Ucrania e influyó en el resultado.

Este martes, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, pese a todas las críticas, anunció oficialmente el control ruso en Crimea.

Artículo relacionado: ¿Por qué a Rusia le importa Crimea?

Los Gobiernos de Estados Unidos y Europa afirman que Rusia pagará un precio por la anexión de Crimea, y la canciller alemana Angela Merkel ha advertido de una posible “catástrofe”.

Mientras los líderes de Crimea siguen adelante con sus planes para unirse a Rusia, las consecuencias podrían afectar en última instancia el crecimiento económico, el comercio, la inversión y el abasto de energía.

Sanciones: Las potencias occidentales emitieron el lunes sanciones contra altos funcionarios rusos.

Europa y EU limitaron inicialmente las restricciones a vetos para viajar y la congelación de activos para ciertos individuos cercanos al presidente ruso Vladimir Putin. Rusia ha dicho que tomará represalias en especie.

Que las sanciones se hayan centrado en las personas, en lugar de las empresas o el comercio de Rusia, refleja el temor de que una nueva Guerra Fría pueda perjudicar la frágil recuperación económica de la región.

Entérate: EU y Europa sancionan a rusos por Crimea

La carga para la economía de Rusia: En el caso de presentarse sanciones económicas, éstas perjudicarían a ambas partes, pero Rusia sufriría más que Occidente, opinan los analistas. Las exportaciones de la Unión Europea a Rusia representan el 1% del producto interno bruto de la UE, en tanto que las exportaciones rusas a la UE representan casi 15% del PIB ruso.

El exministro de Finanzas del Kremlin, Alexei Kudrin, ahora asesor económico de Putin, reconoció que incluso sanciones limitadas afectarían la inversión extranjera y nacional en el país. Los bancos occidentales ya están restringiendo las líneas de crédito. Según los medios rusos, Kudrin declaró que, como consecuencia de la tensión actual, Rusia tal vez no crezca en absoluto este año.

Los mercados de la antigua sede de la Unión Soviética ya están sufriendo los efectos del conflicto. El principal índice bursátil ha caído cerca de 20% este año, y el rublo se ha desplomado a mínimos históricos frente al dólar. Los inversionistas sacaron del país 33,000 millones de dólares entre enero y febrero, y esa cifra podría aumentar a 55,000 millones de dólares al término de marzo, según el banco de inversión ruso Renaissance Capital.

A Rusia también le saldrá caro apoyar a Crimea, pues la región depende profundamente de Ucrania, que aporta actualmente el 70% de su presupuesto, el 90% de su agua, y la mayoría de su abastecimiento alimentario y energético.

“Para Rusia resultará muy problemático abastecer todos estos productos diarios necesarios para la población”, señaló el director del Woodrow Wilson Center, Yaroslav Pylynskyi.

Una analista de la Universidad de Toronto, Helena Yakovlev Golani, estima que Rusia habrá de comprometer aproximadamente 10,000 millones de dólares en los próximos cinco años para construir infraestructura, mantener las pensiones y el pago de las prestaciones sociales a los 2 millones de personas de la región de Crimea.

El suministro de energía: Siempre que la crisis no se propague hacia otras partes de Ucrania, los analistas creen que se evitará una guerra comercial a gran escala y que Rusia mantendrá el flujo de los cruciales suministros de energía a Europa.

Artículo relacionado: Gas, el arma secreta de Rusia

Dada su débil situación económica, Rusia no puede permitirse el lujo de perder los ingresos por exportaciones. Y la amenaza de una suspensión del suministro de gas tiene menos peso hoy que en 2009 (la última vez que Rusia interrumpió el abasto en una disputa de precios), toda vez que las reservas de gas que mantiene Europa son hoy más altas y el invierno se acerca a su fin.

El golpe a la economía de Europa: Los mercados europeos podrían sufrir pérdidas modestas y pasajeras por el enfriamiento de las relaciones con Moscú, dados los estrechos lazos comerciales. Alemania sería el país más expuesto, pues tiene más de 6,000 empresas operando en ese país.

Aún así, los economistas prevén que los efectos serán limitados. Un analista de Berenberg, Holger Schmieding, estima que el golpe para el crecimiento económico de Alemania sería como máximo de 0.1% a 0.2% en los próximos 12 meses, suponiendo que la crisis se limite a Crimea. Eso no afectaría en absoluto a la recuperación de Europa.

Ucrania: Con o sin Crimea, Ucrania necesitará ayuda financiera en los próximos meses para ponerse de nuevo en pie.

La Unión Europea ofreció a Ucrania 15,000 millones de dólares en los próximos dos años, en forma de préstamos, subvenciones, inversiones y concesiones comerciales. Estados Unidos ha prometido 1,000 millones de dólares en garantías de préstamos, y el Banco Mundial está contemplando apoyo para proyectos de infraestructura y seguridad social por el orden de los 3,000 millones de dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al mismo tiempo, un equipo del Fondo Monetario Internacional ha estado en una misión de investigación en Kiev desde el 4 de marzo. El FMI dijo el jueves pasado que el equipo se quedaría hasta el 21 de marzo para iniciar las negociaciones sobre un programa de apoyo y reforma económica.

Entérate: Confianza en los rusos se debilita: EU

Ahora ve
Con Guillermo del Toro a la cabeza, así quedan las nominaciones a Globos de Oro
No te pierdas
×