EU: cómo vivir con 2.13 dólares la hora

3.3 millones de trabajadores en Estados Unidos dependen de propinas de los clientes para subsistir; las propuestas de aumentar el salario mínimo no contemplan a este tipo de empleados.
mesera  (Foto: Getty)
Patrick M. Sheridan
NUEVA YORK -

Las propinas que Tiffany Kirk gana en el piano bar “Howl at the Moon” determinan si podrá pagar la factura de la luz en casa. Pues el salario mínimo por hora de esta barista y madre soltera de 24 años de edad en el local nocturno de Houston es de 2.13 dólares.

Kirk es una de los 3.3 millones de trabajadores que ganan esa cantidad en Estados Unidos, que es también el salario mínimo federal para los empleados que reciben propinas. En esta categoría también entran los empleados de salones de belleza y lavaderos de coches, los meseros y los asistentes de sillas de ruedas en los aeropuertos. Los ingresos de estos trabajadores dependen principalmente de las propinas.

Entérate: EU: los 'olvidados' del salario mínimo

Bajo la ley laboral estadounidense, los empleadores tienen que asegurarse de que dichos trabajadores ganen al menos 7.25 dólares -el salario mínimo federal para todos los trabajadores-. Por lo tanto, si no ganan lo suficiente en propinas, los empleadores deben cubrir la diferencia y pagar lo que se conoce como un “crédito por propinas”. Aunque el empleador de Kirk sí le paga la diferencia, muchos no lo hacen.

Desafortunadamente, la mayoría de los esfuerzos para aumentar el salario mínimo de los trabajadores han ignorado a los que reciben propinas.

Por ejemplo, el gobernador de Maryland firmó el lunes una legislación que elevará gradualmente el salario mínimo a 10.10 dólares, pero los trabajadores de restaurantes que reciben propinas quedaron excluidos de calificar para este aumento salarial. En cambio, el estado congeló su salario mínimo a 3.63 dólares por hora, una medida apoyada por la industria restaurantera.

Artículo relacionado: Alza a salario mínimo en EU, ¿positivo?

La oposición de la industria no es nueva. Varias grandes empresas del sector, entre ellas YUM! Brands (propietaria de Taco Bell, KFC y Pizza Hut), Darden Restaurants (propietaria de Olive Garden y Red Lobste) y Cracker Barrel Old Country Store, cabildearon contra los esfuerzos que se hicieron el año pasado en el Congreso para aumentar el salario mínimo federal.

De forma similar, la industria de la restauración cabildeó con éxito para congelar el salario mínimo para los trabajadores que reciben propinas en los años 1996 y 2007, cuando el Congreso aprobó aumentos al salario mínimo federal. Como resultado, el salario mínimo federal de quienes reciben propinas se ha mantenido en 2.13 dólares desde 1991.

Solo un puñado de estados -Minnesota, Hawaii, Alaska, California, Montana, Nevada, Oregón y Washington- han exigido o promulgado leyes que demandan que los empleadores paguen a todos los trabajadores al menos el salario mínimo del estado, reciban o no propinas.

La madre soltera

A Kirk, que está criando a una hija de tres años, le resulta difícil llegar a fin de mes porque sus propinas fluctúan. Pero sus costos de vida se mantienen fijos. Ella gasta alrededor de 1,700 dólares al mes en pagar su coche, los servicios (agua, luz, gas), la renta, la comida y otras necesidades. En un buen mes, puede llevar a casa 2,000 dólares, lo que significa que le queda un pequeño margen. No tiene cuenta de ahorros.

“Ser una camarera puede ser muy degradante, en espacial para una mujer detrás de la barra”, confiesa Kirk. “Los clientes pueden portarse groseros contigo y ni siquiera dejar una propina. Pero dependes de las propinas, así que sonríes y aguantas”.

Artículo relacionado: Salario mínimo inquieta a Walmart en EU

Apenas la semana pasada, un grupo consumió 386 dólares, dejando solo 14 dólares de propina.

Con todo, Kirk dice que tiene la suerte de que el dueño de “Howl at the Moon” cumple la ley y le paga por lo menos el salario mínimo de Texas de 7.25 dólares por hora si sus propinas no alcanzan.

¿Las empresas cumplen?

Muchas empresas no cumplen. Desde 2010 a 2012 la División de Horarios y Salarios del Departamento de Trabajo realizó cerca de 9,000 investigaciones a restaurantes. Halló que casi el 84% incurría en algún tipo de violación salarial y horaria; 1,170 de las violaciones correspondían al crédito por propinas, lo que resultó en 5.5 millones de dólares recuperados en salarios atrasados.

La Casa Blanca dijo en un informe que las personas en “ocupaciones donde predominan las propinas son dos veces más propensas que los demás trabajadores a experimentar pobreza, y son casi tres veces más proclives a vivir en la pobreza”.

La Asociación Nacional de Restaurantes de Estados Unidos no cree estos argumentos. “Los empleados que reciben propinas en restaurantes están entre los empleados mejor pagados del establecimiento, ganando por lo regular entre 16 y 22 dólares la hora”, dijo la asociación en un comunicado.

Entérate: La raíz de la injusticia salarial en EU

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Kirk no gana esa cifra ni de cerca. Su paga es ligeramente superior a la media de 8.94 dólares la hora para el personal de servicio (camareros, meseros) en todo Estados Unidos.

Sus decisiones son difíciles. “La Navidad pasada no le pude comprar a mi hija un juguete. Sé que ella no lo sabe, pero realmente te duele el orgullo”, dijo.

Ahora ve
Esto es lo que deja el año 2017 en América Latina
No te pierdas
×