NFL, ¿novatos rumbo a la quiebra?

Varios veteranos de la liga han decidido ayudar a debutantes a no despilfarrar dinero en su carrera; no gastar en exceso y no confiar en los agentes financieros son algunos consejos.
Clowney NFL  (Foto: CNN)
Heather Long
NUEVA YORK -

¿Quién no querría ser Jadeveon Clowney?

El primer seleccionado en el draft de la NFL acaba de hacerse con un contrato de 22 millones de dólares con los Texanos de Houston y puede presumir de por vida. Su cara está en todas partes, y su nombre es trending topic en Twitter.

Pero aunque Clowney -y cientos de otros novatos de la NFL- saben mucho de fútbol, poco saben acerca de cómo administrar el dinero. Y muchos suelen terminar en bancarrota.

Apenas dos años después de que terminan sus carreras deportivas, el 78% de los exjugadores de la NFL están en quiebra o cerca de ella, según un análisis realizado por la revista Sports Illustrated.

“He ganado millones y he perdido millones”, admite Eddie George, que fue seleccionado en la primera ronda del draft en 1996 y jugó nueve temporadas en la NFL como corredor.

“Compré un montón de joyas, autos, un equipo de música que valía más que el auto”, dice George. “Descubrí muy pronto que el dinero y la ignorancia no son una buena combinación”.

Cierta vez paseaba por una tienda en Atlanta y le entusiasmó tanto que tuvieran zapatos de piel de cocodrilo de su talla (14) que compró 20 pares. Nunca los ha estrenado.

George, quien ha tenido una exitosa carrera como actor y empresario, recomienda a los jóvenes jugadores de la NFL vivir modestamente y distinguir entre lo que necesitan y lo que quieren.

Grandes sueldos, grandes problemas

Maurice "Mo" Kelly ha sido durante años amigo y mentor de muchos atletas. Es director de desarrollo de jugadores para los Halcones Marinos de Seattle, un puesto que implica ayudar a los jugadores con todo, desde conseguir un lugar para vivir hasta asesorarlos dónde y qué comer.

Él será una de las primeras personas en recibir a los novatos recién reclutados cuando aterricen en Seattle.

“Muchos de estos chicos no tienen ningún concepto del dinero. Siempre les pregunto: ¿Cuántos de ustedes han ganado alguna vez 10,000 dólares al año en su vida?” dice Kelly. Por lo general, nadie levanta la mano. Así que comienza la orientación mostrándoles a los reclutas una copia de sus puntajes crediticios.

“Honestamente, yo no sabía nada sobre el crédito hasta que llegué a la NFL. En la universidad me dieron una beca y nunca tuve que preocuparme de esas cosas”, reconoce Myron Rolle, un becario de Rhodes que fue seleccionado en 2010 para jugar con los Titanes de Tennessee.

Rolle agradece al Rookie Symposium de la NFL, un evento de dos días y medio a fines de junio, y al director de desarrollo de jugadores de los Titanes por ayudarle a pensar sabiamente acerca de sus finanzas.

“El mejor consejo que recibí fue el de mantenerme humilde”, dice Rolle, quien dejó la NFL y ahora está en la escuela de medicina. “Hay veteranos en el equipo que tienen seis o siete autos distintos que conducen a la práctica y trajes Louis Vuitton y Prada. Si te entregas a ese estilo de vida, te vas a la quiebra rápidamente”.

Artículo relacionado: La NFL, una máquina de hacer dinero

Explicar desde lo básico

Kelly intenta que todos los jugadores de los Seahawks comiencen de buena manera y los hace elaborar un presupuesto. La mayoría ni siquiera sabe que a los jugadores de la NFL se les paga durante toda la temporada -poco después de cada partido- de la misma manera que la mayoría de las personas reciben una paga semanal o quincenal.

Si te lastimas o lesionas, podría afectar tu pago.

“Muchas veces, los linieros ofensivos y defensivos, son más cuidadosos (con el dinero),” dice Kelly. “Los backs defensivos y los receptores... se conducen de igual forma dentro y fuera del campo, y gastan en consonancia”.

Además de los gastos, también hay impuestos y honorarios de agentes que a veces no toman en cuenta.

“El mejor consejo que recibí fue entender los impuestos”, dice George. “Pienso que me están pagando un bono de 2 millones de dólares, pero no tendré realmente 2 millones de dólares luego de impuestos, honorarios del agente, cuotas de marketing, etc”.

Clowney y otros de los primeros seleccionados en el draft ganarán millones de dólares. Pero la mayoría de los ‘rookies’ ganan el mínimo de la liga, que este año son 420,000 dólares. Un monto que aumenta cada año que el jugador permanece en la NFL. Así que algunos veteranos ganan tanto como 800,000 dólares.

“Es mucho dinero, pero cuando hablo con los chicos, a menudo les digo, eres tan rico como te deja tu estilo de vida”, dice Patrick Kerney, un exjugador que hoy es vicepresidente de del departamento Player Benefits and Legends Operations de la NFL.

Kerney era conocido por conducir un viejo Ford Bronco cuando era jugador. Dice que aprendió lo que era el dinero al observar cómo vivían sus mejores amigos de la época universitaria -que no eran jugadores de fútbol- después de graduarse.

Las “ideas” que te proponen los amigos

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los jóvenes jugadores es lidiar con amigos y familiares que quieren un trozo del pastel.

“Los amigos piensan que tienes millones de dólares, pero no ganas eso a menos que seas un seleccionado en la primera ronda del draft. Y no hay garantía de que estés en la liga más de un año o dos”, dice Chris Kluwe, quien jugó ocho temporadas como despejador de los Vikingos de Minnesota de 2005 a 2012.

A los jugadores a menudo se les propone invertir en todo tipo de empresas, desde peluquerías a plantaciones cafetaleras en Brasil.

“Los parientes llegan con esas grandes ideas y negocios. Aparecen de la nada”, dice George. “No me gusta destruir sueños, pero hay que ser inflexible y sabio, y ser capaz de decir que no”.

Incluso hay que sospechar de los asesores financieros.

El agente deportivo Leigh Steinberg dice que los asesores financieros suelen ir a los campus universitarios buscando firmar a estudiantes-atletas antes de que tengan siquiera agentes. Algunos incluso intentan convencer a los jugadores de que firmen un poder notarial para que el asesor pueda firmar cheques y realizar acuerdos en nombre de un jugador sin consultar con el propio jugador.

“Nunca firmes un poder notarial a nadie. Huye cuando empiecen a hablar de eso”, advierte George.

Carreras breves

Incluso si los jugadores ganan millones, pocos terminan jugando más de una década en la NFL. Y eso es por no hablar de la crisis de contusiones cerebrales que acorrala al fútbol, señala Steinberg.

La clave es hacer el mayor número de contactos de negocios mientras todavía están jugando.

“Una vez que eres un exjugador de la NFL muchas de esas puertas se cierran. Todo se reduce a quién conociste cuando eras un jugador de fútbol”, explica Kluwe.

La NFL incluso ofrece cursos cortos en escuelas de negocios como Harvard y Stanford. Este año, los jugadores pueden asistir a uno en Notre Dame donde pueden relacionarse con profesores y líderes corporativos.

Kerney desafió a Darryl Tapp, ala defensiva de los Lions de Detroit, a asistir a uno de esos seminarios el año pasado. “Le dije que si iba y luego se arrepentía, yo le pagaría su boleto de avión”, dice Kerney. Tapp asistió, y no le cobró a Kerney su pasaje aéreo.

A pesar de que la mayoría de los exjugadores de la NFL sufren problemas financieros una vez que sus carreras en el campo han terminado, varios jugadores han dejado la NFL para convertirse en empresarios exitosos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

DeRon Cherry, exjugador de los Chiefs de Kansas City, es socio gerente de un distribuidor local de la cervecera Anheuser-Busch. Brent Jones, exestrella de los 49ers de San Francisco, fundó un fondo hedge de fondos. Y el ala defensiva Bruce Smith se ha convertido en un desarrollador de bienes raíces en Washington D.C. y Virginia.

Los exjugadores que han administrado bien su dinero confían en que habrá más victorias post-fútbol de este tipo.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×