La ‘chatarra’ gana peso en tienditas

Los consumidores han aumentado las compras en las tiendas de abarrotes por los nuevos impuestos; mientras, los súpermercados pierden participación en la venta de este tipo de alimentos.
dulces  (Foto: Getty)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los nuevos impuestos con los que se gravaron a la comida con alta densidad calórica, popularmente llamada ‘chatarra’, así como a los refrescos, han generado que en los primeros meses del año los consumidores opten por cambiar el canal de compra. Así, prefirieron a las tiendas de abarrotes y de conveniencia en lugar de súpermercados.

Kantar Worldpanel México, una agencia de investigación de mercado, indicó que en el canal tradicional -la tiendita de la esquina- la participación en valor de compra por parte de los consumidores se ubicó en 38.3% entre enero y febrero, un alza frente al 37.2% del último bimestre de 2013.

La participación en el canal de autoservicios cayó a 34.4% desde el 35.1% del último bimestre de 2013, mientras que la participación de las tiendas de conveniencia se mantuvo estable en 17.3%.

“Una de las primeras reacciones de los consumidores es ajustarse a los nuevos precios y para hacer rendir más el dinero optan por acudir a las tiendas de abarrotes, las cuales permiten hacer un menor desembolso, aunque a la larga implique un mayor gasto pues se incrementa el número de visitas", explicó Marianna Vargas, Gerente de Comunicación de Kantar Worldpanel.

La compra de alimento para mascotas, que se gravó con una tasa de 16% de IVA, se mantuvo en las tiendas de abarrotes, en donde de acuerdo con la Asociación Mexicana de Productores de Alimento (AMEPA) se lleva a cabo el 47% de las ventas totales de este producto, ya que es más accesible el precio para la mayoría de los consumidores.

Artículo relacionado: Expertos ven menor carga fiscal

En contraparte, las ventas de alimentos gravados en los autoservicios  retrocedieron en promedio 3.5% en el primer bimestre del año frente al mismo lapso de 2013, según un estudio de la investigadora de mercados Nielsen.

Además, las ventas de estos productos en los clubes de precio se incrementaron en promedio 10.5% en el periodo mencionado.

De acuerdo con Vargas, considerando la experiencia de la crisis de 2009, los consumidores tardarían en regresar aproximadamente un año a los súpermercados para realizar la compra de este tipo de productos.

Por su parte, el analista de Grupo Financiero Ve por Más, Juan Elizalde, comentó que las ventas de estos productos no representan un gran porcentaje para los autoservicios como es el caso de alimentos perecederos.

Mexicanos fieles a la ‘chatarra’

Con la aprobación del IEPS de 8% a la comida ‘chatarra’, el impuesto de un peso por cada litro de refresco y el IVA al alimento para mascotas, se estima que la Secretaría de Hacienda llevará a sus arcas unos 18,555 millones de pesos al cierre de 2014.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ha señalado que estos impuestos buscan desincentivar el consumo de estos alimentos ante los altos niveles de obesidad en México. Sin embargo, el aumento no ha mermado el consumo.

“En cuanto a la comparación de categorías gravadas contra no gravadas, no se ven cambios en el consumo. En enero 25.3% del gasto de los hogares se destinó a las categorías gravadas (prácticamente misma cifra del año pasado). Si la reforma buscaba que la gente comprara menos estos productos, hoy no se está reflejando en el mercado”, dijo Kantar Worldpanel México.

Artículo relacionado: Impuestos frenan crecimiento: Videgaray

La investigadora del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Paula Morales, hizo un ejercicio con una muestra de 30 tiendas de abarrotes que evaluó en el Distrito Federal, y solo una de ellas presentó una disminución en las ventas de alimento chatarra y en otro caso se presentó la sustitución de marca, de Coca Cola por Red Cola.

“Los impuestos a estos productos no modifican los hábitos. Tal vez el consumo puede disminuir un poco pero con el tiempo regresan a comprar las mismas cantidades”, explicó la profesora del Departamento de Contabilidad y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, Sara Barajas.

Los especialistas coincidieron en que lo mejor sería realizar una campaña para concientizar a la población infantil sobre buenos hábitos alimenticios. Aunque lo cierto es que en los deciles de más bajos ingresos es difícil atacar este problema debido a que el consumo de refresco o comida chatarra en muchas ocasiones es más barato que llevar una dieta más sana.

El siguiente cuadro muestra los aumentos de precios de alimentos con alta densidad calórica y para mascotas:

 

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×