China, una vieja tradición de espionaje

Durante mucho tiempo Beijing se ha dedicado a coleccionar secretos económicos, dicen expertos; parte de ello se debe a los intentos de las autoridades chinas para modernizar al país.
chinausa  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

China ha negado las recientes imputaciones de Estados Unidos que la acusan de robar secretos de empresas estadounidenses, pero los expertos sostienen que el espionaje ha sido durante largo tiempo parte de la estrategia económica del país asiático.

Este lunes, Estados Unidos acusó a cinco miembros del Ejército Popular de Liberación de China, inculpándolos de haber hackeado compañías estadounidenses y robar secretos comerciales celosamente guardados.

Los cargos -rechazados por Beijing como “infundados y con otros fines”- son una dramática escalada en una disputa entre los dos países sobre el espionaje. Pero para los estadounidenses que trabajan en industrias vulnerables no son una sorpresa.

Artículo relacionado: Empresas temen conflicto China-EU

Si bien muchos países se implican en el espionaje industrial, la nación asiática ha sido durante mucho tiempo una de las más agresivas coleccionistas de secretos económicos, tanto dentro como fuera de Internet, señalan los expertos.

“Les puedo decir que en China (el espionaje) está muy extendido”, dijo a CNN el fundador de la firma de ciberseguridad Mandiant, Kevin Mandia. “La acusación es por hurtar la propiedad intelectual... es el robo de secretos comerciales, es el espionaje económico”.

El uso que hace China del espionaje económico se puede atribuir en parte a su cruzada para modernizar el país en las últimas décadas, una transformación encabezada por líderes como Deng Xiaoping.

La adquisición ilícita de tecnología ha ayudado a China a acelerar el proceso, sorteando problemas cuya solución hubiera requerido de otro modo años de investigación y desarrollo, según los analistas.

¿A quiénes se espió?

La campaña ha tenido como objetivo las industrias de la agricultura, la aviación y la informática. La acusación del lunes indicó que los últimos objetivos de espionaje fueron un fabricante de paneles solares, varios productores de aluminio y acero y una empresa que diseña plantas de energía nuclear.

Entérate: 7 cosas prohibidas en China

En su búsqueda de nuevas tecnologías, el país asiático ha procurado la obtención de secretos comerciales para su uso tanto en aplicaciones militares como civiles. Y los servicios de inteligencia del país no siempre usan espías altamente entrenados para robar; algunos reclutas son solo estudiantes e ingenieros simpatizantes.

Desde que el Congreso estadounidense aprobó la Ley de Espionaje Económico en 2006, Estados Unidos ha presentado cargos de espionaje contra un puñado de individuos acusados de ayudar a China.

¿A quién ha castigado EU?

En una de las acciones penales más notables, un ciudadano estadounidense naturalizado que trabajó en el programa del transbordador espacial de la NASA, Dongfan "Greg" Chung, fue condenado en 2009 después de que los investigadores encontraron cientos de miles de documentos clasificados en su casa de California. Los fiscales dijeron que entregó a funcionarios chinos algunos de los documentos, revelando detalles de tecnología militar y espacial.

Chung, exempleado de Boeing, fue condenado a más de 15 años de prisión.

“Entregar a China tecnología espacial avanzada no conviene al interés nacional de Estados Unidos”, dijo el fiscal asistente Greg Staples en aquel momento. “En China hay un apetito voraz por la tecnología de Estados Unidos”.

Un conocido de Chung, Chi Mak, fue sentenciado a 24 años de prisión por proporcionar a China información sensible sobre buques y submarinos estadounidenses.

En otro caso que pone de relieve el alcance de las actividades de China, seis ciudadanos chinos fueron acusados el año pasado de intentar robar semillas resistentes a las plagas y a la sequía de los campos de Iowa. Empresas como Dupont Pioneer, Monsanto y LG Seeds invirtieron años y decenas de millones de dólares para desarrollar esas semillas.

El Gobierno de Obama ahora trata de trazar una línea roja entre el espionaje militar y el robo económico. Las autoridades insisten en que los espías estadounidenses no comparten información con compañías estadounidenses.

Artículo relacionado: ¿Por qué China odia ser el número uno?

“Nosotros no hacemos lo que hacen esos ciudadanos chinos acusados hoy. Punto”, dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney.

El tema ha ganado fuerza en los 15 meses transcurridos desde que Mandiant identificó públicamente a un grupo prolífico de piratas informáticos o hackers como miembros de las fuerzas armadas chinas.

Mandiant rastreó al grupo hasta Shanghái y detectó que algunas de sus operaciones se llevaban a cabo en la sede de la Unidad 61398, una división secreta del ejército chino que también fue nombrada el lunes por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

¿EU tiene autoridad para juzgar?

El presidente Obama ha discutido el tema con su homólogo chino, Xi Jinping. Pero sus argumentos han perdido valor luego de que Edward Snowden revelara que las agencias estadounidenses estaban tratando de monitorear a la empresa china de telecomunicaciones Huawei.

Las autoridades chinas reaccionaron prestas acusando de hipocresía a Estados Unidos.

“Es ampliamente conocido que Estados Unidos durante mucho tiempo ha venido utilizando su avanzada tecnología e infraestructura para perpetrar el robo a gran escala de secretos y el espionaje contra líderes políticos extranjeros, empresas e individuos”, declaró el martes el Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Ahora ve
Apple, Shazam y el bitcoin dan las noticias del día en tecnología
No te pierdas
×