El largo camino de la recuperación en EU

A cinco años de que terminó la Gran Recesión, los estadounidenses aún no ven una mejora económica; después de una recesión, por norma, para compensar la caída, la economía debía crecer 4 o 5% anual.
eu economia  (Foto: Getty)
NUEVA YORK -

Estamos en junio de 2014, y eso significa que han pasado cinco años desde que la Gran Recesión terminó oficialmente en Estados Unidos. Si no te sientes con ánimos para celebrar este hito, no eres el único.

La mayoría de los estadounidenses todavía califica la situación económica como “mala” y por una buena razón: Esta recuperación del empleo es la más lenta de la historia, los salarios apenas han subido, los precios inmobiliarios siguen siendo inferiores a su punto más alto y más estadounidenses que nunca están utilizando cupones de alimentos.

Los ciudadanos de a pie no sienten la recuperación porque, francamente, para ellos no ha llegado.

Entonces, ¿cuánto tiempo tomará el proceso de cicatrización? Los economistas sondeados por CNNMoney prevén que una recuperación total está todavía a dos o tres años de distancia.

“El mercado laboral es la cicatriz de la economía que persiste desde la Gran Recesión, las crisis financiera e inmobiliaria. Puede estar desapareciendo, pero todavía es claramente visible y lo seguirá siendo en los próximos años,” apunta Sean Snaith, profesor de economía de la Universidad de Florida Central.

Esto es lo que Estados Unidos ha avanzado: Técnicamente, la Gran Recesión finalizó en junio de 2009. Así lo determinó la National Bureau of Economic Research, un grupo independiente de economistas responsable de fijar oficialmente el principio y el final de los ciclos económicos desde la década de 1920.

¿Por qué elegir esa fecha? En esencia, en ese momento de 2009 fue cuando se detuvo el sangrado y comenzó el lento proceso de sanación. Después de ese punto, la actividad económica comenzó a repuntar. Las ventas de automóviles empezaron a subir, y la desaceleración del sector manufacturero terminó. Los precios de las viviendas tocaron fondo y, finalmente, comenzaron a escalar de nuevo, y el mercado de valores volvió a la vida.

Hoy, cinco años más tarde, la actividad económica y el mercado bursátil de Estados Unidos se encuentran en máximos históricos. Estados como Dakota del Norte y Texas se están beneficiando del boom relacionado con la energía. Los empleos en el sector salud siguen creciendo, y también se están recobrando los puestos profesionales en oficinas. También hay más empleos de bajos salarios en restaurantes y bares.

Pero la recuperación está lejos de avanzar a paso rápido. Ha sido más bien una marcha larga y lenta, y éste es el componente clave que falta: El mercado laboral en general.

¿Por qué el país no se ha recuperado plenamente? En total, la economía estadounidense perdió 8.7 millones de empleos en la recesión, la mitad de los cuales eran de las industrias de cuello azul como la construcción y la manufactura. A medida que el mercado inmobiliario se colapsaba, los estados de la región del Cinturón del Sol como Nevada, Florida y Arizona sufrían la pérdida de empleos más aguda, y al día de hoy, los mercados de trabajo en estos estados están por debajo de sus máximos previos a la recesión.

La recuperación sí se está dando, pero es demasiado lenta para muchos estadounidenses. La economía aún no ha recuperado todos los empleos perdidos durante la crisis, y mucho menos ha creado los suficientes nuevos para seguir el ritmo de una población creciente. Al mes de abril, alrededor de 3.5 millones de personas habían estado desempleadas durante seis meses o más. (Esa cifra supera a la población de Chicago.)

Una de las señales más claras de la recuperación es el pujante mercado accionario, pero sólo la mitad de los estadounidenses poseen acciones, ya sea directamente o a través de una cuenta para el retiro, y para muchos, la cantidad es pequeña. En realidad, son los hogares más ricos los que se han beneficiado con el mercado alcista de cinco años.

Los hogares que ganaban 394,000 dólares o más en 2012 (el 1% más rico) concentraron cerca del 95% de los incrementos de la renta en los primeros tres años de la recuperación, según los economistas en la vanguardia de la investigación de la desigualdad de ingresos, Thomas Piketty y Emmanuel Saez. Mientras tanto, los ingresos del 99% restante se mantuvieron prácticamente estancados.

Los precios de las viviendas tampoco se han recuperado del todo: Para la clase media, la mayor parte de su patrimonio sigue atado al valor de su vivienda, y los precios de los bienes raíces residenciales no han vuelto a su punto máximo.

“No es de extrañar que muchas personas sientan que la economía no está en buena forma,” advierte James Smith, economista jefe de Parsec Financial. “Sus ingresos son menores que en 2007 o el valor de su casa es muy inferior a ese entonces.”

Cada estadounidense - incluidos los niños - está en peor situación (4,700 dólares menos por año) de lo que estaría si la economía no hubiera entrado en recesión, calcula Lawrence Yun, economista jefe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Por supuesto, algunos están mejor y otros aún peor, pero esa es la pérdida media.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“La brecha todavía es grande,” sostiene Yun. “Después de una recesión, por norma para compensar la caída, la economía debe crecer en 4% a 5% por año.” En cambio, la economía del país ha crecido a una tasa cercana al 2% anual.

Las perspectivas para 2014 son optimistas, muchos economistas predicen que la economía estadounidense crecerá más de 3% este año. Dicho esto, incluso a esa tasa, una recuperación plena tardará varios años más.

Ahora ve
Apple, Shazam y el bitcoin dan las noticias del día en tecnología
No te pierdas
×