Venezuela corta ‘alas’ a las aerolíneas

Las políticas cambiarias perjudican los vuelos e ingresos de firmas como AA y Air Canada; las empresas multinacionales encuentran problemas para transformar sus resultados en dólares.
maduro  (Foto: CNN)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Venezuela es una espina cada vez más dolorosa en el costado de la industria de las aerolíneas, entre otros negocios.

La crisis monetaria del país está dificultando a las empresas multinacionales obtener alguna ganancia.

Air France KLM fue la última en hacer sonar la alarma. La aerolínea franco-holandesa ahora predice ganancias más débiles este año, debido, entre otras cosas, a “la difícil situación en Venezuela”.

La advertencia sobre las ganancias se produce en medio de una disputa entre la industria de las aerolíneas y el Gobierno sobre las políticas cambiarias de la nación.

Delta, que ha volado a Venezuela desde hace 15 años, anunció recientemente sus planes para recortar su servicio diario entre Atlanta y Caracas a un vuelo semanal a partir de agosto.

American Airlines anunció en su último informe trimestral que tiene cerca de 750 millones de dólares (mdd) en efectivo invertidos en moneda venezolana. Ese dinero estaría sujeto a tres tipos de cambio diferentes si American tratara de convertirlo a dólares, causándole un gran dolor de cabeza y un recorte en los beneficios.

En un comunicado, American dijo que ha “reducido significativamente” sus vuelos a Venezuela desde la semana pasada. La empresa dijo que “se le adeuda un sustancial monto pendiente” y que “ha sido incapaz de llegar a una resolución” con el Gobierno.

Air Canada suspendió el servicio a Venezuela en marzo, citando los disturbios civiles que afectaban la nación en ese momento. Sin embargo, la aerolínea también culpó de ello a “las onerosas restricciones monetarias impuestas a todas las líneas aéreas”.

Un total de 24 aerolíneas son incapaces de llevarse a casa un total combinado de 3,900 millones de dólares desde Venezuela a un tipo de cambio “justo” a causa de los controles de divisas, de acuerdo con la International Air Transport Association, un grupo comercial que representa a la industria.

Pero no son sólo las líneas aéreas las que están sintiendo el impacto.

Coca-Cola informó en abril que su subsidiaria venezolana tuvo cargos por 247 millones de dólares relacionados con “la devaluación del bolívar venezolano”.

Procter & Gamble y Colgate-Palmolive informaron que los cambios en el tipo de cambio de Venezuela pesaron sobre los ingresos en los primeros tres meses del año. Merck reportó 140 millones de dólares en pérdidas cambiarias en Venezuela durante el primer trimestre.

“Las empresas de productos de consumo tienen exposiciones bastante grandes en Venezuela debido a la naturaleza del mercado”, dijo Karl Schamotta, director de estrategia cambiaria y de productos estructurados en Cambridge Mercantil Group.

En pocas palabras, las empresas que venden bienes cuyos precios son fijados en moneda venezolana son más vulnerables a las políticas cambiarias de la nación.

Schamotta dijo que algunos fabricantes de productos de consumo han sido capaces de compensar las fluctuaciones cambiarias en Venezuela utilizando seguros contra riesgo político, pero dijo que no hay forma de evitar el problema por completo.

“Los riesgos de los mercados emergentes suelen ser impulsados por motivos políticos”, dijo. “Los riesgos pueden ser muy altos, incluso cuando los fundamentos son relativamente fuertes”.

Venezuela ha tenido estrictos controles de divisas en vigor desde 2003. Pero el presidente Nicolás Maduro ha devaluado agresivamente el bolívar venezolano desde que llegó al poder en 2013.

El país ahora tiene tres tipos de cambio oficiales diferentes, además de la tasa del mercado negro que muchos venezolanos pagan por dólares estadounidenses.

Los críticos dicen que el Gobierno está tratando de reducir su déficit presupuestario al debilitar la moneda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mientras tanto, la inflación se ha disparado y la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad, incluyendo el papel higiénico, condujo a violentas protestas en toda Venezuela a principios de este año.

“La agitación social fue una consecuencia directa de la mala gestión de la economía”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista senior de IHS Country Risk. “Todo está conectado con el control de divisas”.

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×