Los tres rebeldes de la Fed

Tres miembros del Banco Central han pedido a sus colegas elevar la tasa de interés a corto plazo; aseguran que, de otra manera, la entidad puede perder el control de los mercados y la inflación.
Fed  (Foto: Archivo)
Annalyn Kurtz
NUEVA YORK -

¿Son aguafiestas o sólo están siendo prudentes? En la última semana, tres elocuentes funcionarios de la Reserva Federal han estado exhortando a sus colegas a dejar de llenar la ponchera imaginaria.

No sólo quieren que la Fed deje de comprar bonos (ya hay un plan en marcha para eliminarlos tan pronto como en octubre), también quieren que el banco central eleve su tasa de interés a corto plazo antes de lo que los inversores esperan.

Esto no es sólo una plática economista. Hacerlo podría aumentar las tasas en todo, desde hipotecas y préstamos a pequeñas empresas, hasta tarjetas de crédito y préstamos automotrices, endureciendo así las condiciones financieras en todo Estados Unidos.

“Creo que el tiempo para diluir el ponche se acerca”, dijo el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, en un discurso de la Universidad del Sur de California, el miércoles.

¿Qué quiso decir?

Desde 2008, la Reserva Federal ha estado vertiendo grandes cantidades de este llamado ponche (también conocido como estímulo monetario), que incluye dos ingredientes fundamentales: una tasa de interés de corto plazo baja y compras de bonos mensuales destinadas a reducir las tasas a largo plazo también. Ambos métodos tienen el propósito de estimular la economía estadounidense al hacer que sea más barato para las empresas, los consumidores y los compradores de vivienda pedir dinero prestado.

Esta política ha sido motivo de controversia, debido a que ha creado incentivos para que los inversores huyan de los activos seguros en busca de inversiones más arriesgadas que ofrecen mayores retornos.

O en palabras de Fisher, la política da a los inversionistas “lentes de cerveza”. “Mejora el atractivo de las cosas que de otro modo no lucirían tan atractivas”.

Es un marcado contraste respecto a la presidenta de la Fed, Janet Yellen, quien piensa que el débil mercado laboral garantiza un continuo estímulo de la Fed.

Fisher es parte de una elocuente minoría de funcionarios de la Fed, conocidos como halcones de la inflación, que están preocupados porque demasiados estímulos puedan alimentar burbujas y provocar una rápida inflación. Toman como ejemplo los bonos basura, los campos agrícolas y la deuda de los países emergentes. Todos tienen precios que rondan los máximos históricos, dicen.

“Como he dicho en repetidas ocasiones, un adicto al bourbon no pasa de beber Wild Turkey a la abstinencia total, de la noche a la mañana”, dijo. La presión para detener la compra de bonos en octubre no es suficiente. “El ponche aún tiene 54 grados de alcohol. Sigue siendo algo intoxicante”.

Los colegas de Fisher incluyen a la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, y al presidente de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser. Ambos también han hablado en la última semana. Plosser dijo a Bloomberg TV que cree que “estamos más cerca de lo que mucha gente podría pensar” a un alza en las tasas de interés.

Una encuesta realizada por la Fed de Nueva York en junio muestra que los participantes del mercado generalmente pronostican que el alza de las tasas se producirá en el tercer trimestre de 2015.

Si la Fed no actúa pronto, Plosser se preocupa de que la Fed “pueda perder el control de los mercados financieros” y se encuentre elevando las tasas más rápido y más alto de lo que de otra forma hubiera esperado.

“Vamos a perder credibilidad. Podemos perder el control de la inflación”, dijo. “Eso podría ser muy perjudicial”.

Al hablar en Kansas City el martes, George también habló a favor de elevar las tasas pronto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“La transición a una política menos acomodaticia y más sostenible será un reto, aunque la política monetaria no quiere encontrarse con un conjunto distinto de problemas que puedan surgir por esperar demasiado tiempo”, dijo.

Estos halcones son claramente superados en número en la Fed, pero ¿podrán salirse con la suya? Plosser y Fisher actualmente son miembros votantes del comité de políticas de la Fed, pero George no lo es. Este Comité se reunirá el próximo 29 y 30 de julio.

Ahora ve
Estos cinco escenarios marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×