Las ONG piden catalizadores de calidad

El Gobierno debe buscar piezas de calidad para que el programa de 200 mdp funcione; ayer lunes empezó el cambio gratuito del artefacto para autos con más de 15 años de antigüedad.
Francisco Rivera
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El programa para sustituir convertidores catalíticos en el DF corre el riesgo de fracasar en su objetivo de combatir la contaminación si se eligen productos de mala calidad y sin certificación, afirmó el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

“Nosotros tendríamos miedo de que el Gobierno [del DF], con tal de proporcionar la mayor cantidad de catalizadores, compre los más baratos y entonces no necesariamente eso será lo más efectivo. Finalmente es el uso de recursos públicos que se tienen que ejercer de la manera más responsable y obteniendo el mayor beneficio para todos”, dijo a CNNExpansión Leticia Pineda Blanco, analista de esta organización civil creada en 1993 por abogados interesados en la protección ambiental.

El convertidor catalítico es una pieza que se coloca en el escape del automóvil para ayudar a disminuir la emisión de gases nocivos. Según el Gobierno del Distrito Federal, puede reducir la generación de contaminantes hasta en un 80%.

A partir de este lunes 21 de julio y hasta el 31 de diciembre el Gobierno de Miguel Ángel Mancera realizará el cambio gratuito para automóviles particulares modelo 1999 o anteriores en los 120 talleres del Programa Integral de Reducción de Emisiones Contaminantes. Para ello, destinó 200 millones de pesos.

La autoridad local prevé que 160,000 vehículos realicen el cambio de catalizador para poder obtener el holograma 1 y dejar de circular un día a la semana y sólo dos sábados al mes.

El pasado 10 de julio, durante el anuncio del programa, el Jefe de Gobierno mencionó que los equipos tendrán una garantía de dos años o 60,000 kilómetros, pero no ha dado información detallada sobre las características técnicas. El área de Comunicación Social de la Secretaría del Medio Ambiente local sólo dijo que se trata de las piezas más comerciales en el mercado.

El Cemda y la Asociación de Fabricantes de Sistemas de Control de Emisiones (Meca, por sus siglas en inglés) recomendaron al GDF productos certificados por su probado desempeño y destacaron los que cuentan con el aval de las autoridades de California.

“California tiene los estándares más estrictos en materia de emisiones vehiculares y pasa lo mismo con los catalizadores”, explicó Leticia Pineda.

Ambas organizaciones coincidieron en que a menos que se use un proveedor con muy buena reputación, será muy difícil verificar y probar los beneficios reales de los catalizadores ofrecidos en México. Y aún así, agregaron, hay una alta probabilidad de fraude en el proceso de reemplazo.

El Cemda sugirió que también se cambie el sensor de oxígeno, que forma parte del sistema de control de emisiones e informa a la computadora del auto. El objetivo de este sensor es ayudar al motor a funcionar lo más eficiente posible y con ello producir la menor cantidad de emisiones contaminantes.

“Si no hay una mezcla adecuada del oxígeno va a disminuir la efectividad de los catalizadores, y seguramente por la edad, que estamos hablando [de automóviles] de más de 15 años, este tipo de sistemas [sensores] podrían ya estar fallando”, comenta la analista.

Pineda Blanco dice que una sustitución con productos certificados puede ayudar a combatir la contaminación, aunque lo ideal hubiera sido no ajustar la actualización del Hoy No Circula.

“Tenías un programa que justamente lo que quería era sacar estos vehículos de circulación y estás generando estos incentivos para que todavía continúen en circulación”, apunta.

Los contrastes de dinero

El programa de sustitución de catalizadores del GDF cuenta con una bolsa de 200 millones de pesos formada con recursos locales y federales.

Otros programas requieren de menos dinero, como el sistema de bicicletas públicas Ecobici.

La inversión prevista para la que será la cuarta fase del programa es de 120 millones de pesos según reportes periodísticos, y estará en la Delegación Benito Juárez, cuyo Gobierno pondrá parte de esos recursos.

La fase tres del sistema (Escandón, San Miguel Chapultepec, San Rafael y ampliaciones en Hipódromo, Hipódromo Condesa) tuvo un costo de 115 millones de pesos.

A la fase dos (Polanco y zonas aledañas) se destinaron alrededor de 40 millones de pesos, recursos invertidos por el GDF y la Delegación Miguel Hidalgo, y la inversión para la fase uno (en el Centro) fue de 75 millones de pesos.

Ecobici evitó la generación de 232 toneladas de emisiones de Gases de Efecto Invernadero entre febrero de 2010 (cuando arrancó el programa) y diciembre de 2012, el equivalente a la plantación de 697 árboles, según un estudio publicado por el Gobierno capitalino en mayo de 2013.

Ahora ve
Los jugadores extranjeros son mayoría en la final del futbol mexicano
No te pierdas
×