Reforma a Wall Street, 4 años estancada

De las 398 disposiciones regulatorias requeridas por la Ley Dodd-Frank, sólo 208 han sido cumplidas; los reguladores se han rezagado en la imposición de normas en áreas clave de la crisis financiera.
WALL STREET bandera  (Foto: Thinkstock)
Matt Egan
NUEVA YORK -

Han pasado cuatro años desde que el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley de reforma encaminada a limitar las consecuencias de otro colapso de Wall Street. Sólo la mitad de las normas determinadas han sido puestas en vigor.

Aunque los reguladores han acelerado el ritmo de la finalización del complejo lote de regulaciones requeridas por la ley Dodd-Frank, claramente hay mucho más trabajo por delante.

Según el despacho jurídico Davis Polk, 208 (52%) de los 398 disposiciones regulatorias totales han sido cumplidas hasta ahora. Es una mejora respecto a 2012, cuando sólo el 31% de las normas de la ley Dodd-Frank estaban en vigor, pero aún falta.

Plazos incumplidos: “En última instancia, el progreso se medirá en función de si hemos implementado normas que creen un marco normativo sólido y eficaz, y soporten la prueba del paso del tiempo bajo un intenso escrutinio en los mercados financieros que cambian con rapidez”, dijo la presidenta de la SEC, Mary Jo White, en un comunicado la semana pasada.

El año pasado, los reguladores hicieron progresos en una serie de áreas, incluyendo limitar las actividades de trading por cuenta propia a través de la Regla Volcker, al reformar el mercado de los instrumentos financieros complejos llamados swaps, reducir la dependencia hacia las firmas de calificación crediticia y al crear nuevas normas para los asesores municipales.

Pero es claro que los reguladores no se están moviendo exactamente a la velocidad del rayo, al menos en comparación con el cronograma establecido por el Congreso cuando la Ley Dodd-Frank fue convertida en ley en 2010.

De las 280 fechas límite de elaboración de normas que han pasado, 127 (45%) de ellas no fueron cumplidas por los reguladores, dijo Davis Polk. Esto probablemente no es un historial que ningún jefe apreciaría.

Los reguladores se han rezagado en una serie de áreas clave que estuvieron en el centro de la crisis financiera, incluyendo los valores respaldados por activos, las firmas de calificación crediticia, los derivados y las reformas hipotecarias. Estados Unidos también sigue esperando reglas vinculadas a la protección del consumidor y a la liquidación ordenada de las instituciones financieras (por ejemplo, qué hacer en caso de otro Lehman Brothers).

¿Cuál es la demora? Es difícil reformar el sistema financiero más grande del mundo. Esa tarea se complica aún más por el hecho de que el Congreso dejó muchas de las decisiones difíciles en manos de los reguladores, ya que ellos tienen más conocimiento.

“Las cargas que el Congreso colocó sobre los reguladores a través de la Ley Dodd-Frank son increíblemente complejas. Es realmente el mayor cambio en la regulación del sector financiero desde la Gran Depresión. Así que tomará mucho tiempo”, dijo Gabriel Rosenberg, un asociado del grupo de instituciones financieras de Davis Polk.

Después de redactar las reglas, los reguladores deben dar al público la oportunidad de comentar sobre las propuestas. Esos comentarios, a menudo por parte de grupos de presión que representan a la industria financiera, pueden dar lugar a cambios en las reglas propuestas, que a veces son diluidas.

Según OpenSecrets.org, firmas de valores e inversión como Goldman Sachs y JPMorgan Chase gastaron 98 millones de dólares en cabildeo en 2013.

“Prefiero que las agencias se tomen más tiempo, obtengan más comentarios y hagan las cosas bien a que lo hagan rápido”, dijo Ernie Patrikis, ex consejero general de la Fed de Nueva York y ahora un socio bancario de White & Case.

“¿Cuál es la prisa? Los bancos se están recuperando. La economía se está recuperando. No enfrentaremos una crisis, toco madera, por algún tiempo”, dijo.

Aunque se ha dicho que la ley Dodd-Frank crea una incertidumbre regulatoria adicional para los grandes bancos en el foco de las nuevas normas, Patrikis no lo cree así.

“Si las cosas vienen de una manera más ordenada, es más fácil implementarlas”, dijo.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×