La recuperación económica de EU, ¿un espejismo?

Observadores y consumidores se preguntan si la supuesta mejoría de los indicadores es sostenida; los expertos aconsejan observar datos específicos sobre el consumo, la vivienda y la manufactura.
manufactura europa  (Foto: AP)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK -

Lo que todo el mundo quiere saber es si la economía estadounidense está realmente mejor. ¿Esta recuperación es “de verdad”?

Hay tantos datos sobre la economía en la actualidad que es difícil averiguar qué es lo más importante. La semana pasada ejemplifica la avalancha de números: la Oficina del Censo, la Reserva Federal y el Departamento de Trabajo publicaron una variedad de datos de referencia económicos.

Los grandes generadores de noticias -el empleo, la inflación y el Producto Interno Bruto- siempre son estadísticas importantes, pero si realmente quieres saber hacia dónde se dirigen las cosas, hay algunos indicadores menos conocidos que dan una visión más completa de la salud de la economía.

Para encontrarle el sentido a todo, CNNMoney encuestó a numerosos economistas. Según los expertos, debemos mantener un ojo sobre estas tres cosas.

1. Gasto del consumidor

Los compradores tienen un gran impacto en la economía. El consumo representa más de dos terceras partes del Producto Interno Bruto de Estados Unidos. La gran recesión hizo a la gente mucho más cautelosa sobre la compra de cosas. Y cuando la gente no está comprando, eso también perjudica las ganancias de las empresas y los empleos.

“No se puede sostener un fuerte crecimiento económico sin que el consumidor lidere el camino”, dijo Sal Guatieri, economista senior de BMO Capital Markets en Toronto.

La pregunta es si las compras se han recuperado. La mejor manera de medir eso es el índice mensual de Gastos de Consumo Personal (PCE, por sus siglas en inglés).

En la cima de la recesión en 2009, el PCE disminuyó, y todavía no ha vuelto a sus niveles previos a la recesión.

Lo que la mayoría de los economistas -y empresas- quieren ver es un constante incremento del gasto. Pero en lo que va de 2014, han habido tres meses en los que el PCE ha caído, incluyendo julio. Eso es peor que en 2013, cuando el PCE aumentó (o por lo menos permaneció nivelado) en cada mes.

En pocas palabras: no se ha recuperado.

2. Construcción y compra de casas

El colapso de la vivienda estuvo en el centro de la recesión. La lenta recuperación del mercado de la vivienda sirve como un microcosmos de la tibia recuperación de la economía.

“La propiedad de vivienda históricamente ha sido el mayor desencadenante del gasto del consumidor”, dijo Diane Swonk, economista en jefe de Mesirow Financial en Chicago.

La gente que compra casas tiende a comprar más de otros productos que los no propietarios de casas, lo que sugiere que la compra de una vivienda puede desencadenar un efecto dominó positivo sobre el gasto personal y el empleo, dice Swonk.

Los economistas están observando un punto de referencia conocido como “inicios de construcción”.

La construcción de nuevas viviendas unifamiliares en julio sumó 656,000, o alrededor de 10% más que en el mismo periodo del año pasado, según la Oficina del Censo. Aún así, el número de la construcción de nuevas viviendas está 50% por debajo de un nivel típico, dice Robert Denk, economista de la Association of Home Builders en Washington, D.C.

Un nivel más normal de inicios de construcciones de viviendas sería de alrededor de 1.3 millones, el promedio entre 2000 y 2003, dice Denk.

"La recuperación realmente no puede considerarse completa hasta que la vivienda vuelva a su cauce”, dice Denk. “(La vivienda) genera puestos de trabajo y sigue siendo realmente ese sector de la economía que aún no se ha recuperado por completo, de hecho, está sólo a la mitad del camino”.

En pocas palabras: no se ha recuperado.

3. Manufactura

Puede que Estados Unidos sea más conocido por Silicon Valley que por el acero estos días, pero el país todavía fabrica muchos productos.

Otro indicador que tiene implicaciones para la economía en su conjunto es el PMI, siglas en inglés del Índice de Gerentes de Compras (ese término fue abandonado en 2001). Creado por el El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por sus siglas en inglés), el PMI mide los niveles de fabricación en Estados Unidos, considerando varios factores, incluyendo el nivel de empleo y de inventario.

En una señal positiva para la recuperación, el PMI alcanzó un máximo de 12 meses en agosto, a 59%, de acuerdo con el ISM. El promedio de PMI en el pico de la recesión en 2009 fue de 46.4%. Hasta ahora, en 2014, el PMI ha promediado 54.9%, lo que indica un aumento saludable en la fabricación durante la recuperación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hay algunas preocupaciones de que un dólar estadounidense muy fuerte pueda perjudicar la fabricación, debido a que vuelve mucho más caros los productos estadounidenses para la gente en Europa y en otras partes del mundo, pero hasta ahora no parece significar un impacto.

En pocas palabras: un buen rebote en la fabricación.

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×