Estados Unidos desata guerra millonaria contra ISIS

El país gasta millones de dólares para destruir Humvees de fabricación estadounidense en Siria; cada una de las bombas que son lanzadas contra los extremistas cuesta entre 20,000 y 30,000 dólares.
drones  (Foto: Getty)
Cristina Alesci y Kate Trafecante
NUEVA YORK -

Estados Unidos está gastando millones de dólares para destruir armamento estadounidense en Irak y Siria; se trata de material bélico que ese país  dio a militares iraquíes que luego cayó en manos de las fuerzas de ISIS.

Estados Unidos ha atacado 41 Humvees desde que los ataques comenzaron en agosto, según los datos del Comando Central estadounidense.

El país está enviando 30,000 bombas para eliminar esos vehículos blindados, que cuestan alrededor de un cuarto de millón de dólares cada uno, en función del equipo con el que cuenten, según Todd Harrison, un investigador del Center for Strategic and Budgetary Assessments.

Artículo relacionado: Estados Unidos ha gastado 1,000 mdd combatiendo a ISIS

El Departamento de Defensa confirmó los objetivos a CNN. “En algunos casos, hemos visto que ISIS captura y emplea equipos de fabricación estadounidense”, dijo un portavoz. “Cuando hemos visto que los terroristas emplean este equipo, hemos tratado de eliminar esa amenaza”.

Una vez que Estados Unidos destruya el equipo, podría tener que volver a proveer a los militares iraquíes.

“Si queremos que ellos (los militares iraquíes) sean capaces de asegurar sus propias fronteras en el largo plazo, tendremos que volver a equiparlos”, dijo Harrison. “Así que compraremos otro Humvee y los enviaremos de nuevo”.

Este círculo es sólo un pequeño ejemplo de las complicaciones que impulsan los gastos corrientes y de cómo Estados Unidos podría pagar por ellos en el futuro.

El coste global de las operaciones estadounidenses en Irak y Siria aumentó la semana pasada con los primeros ataques dentro de Siria. Esa campaña comenzó el lunes pasado por la noche con la fuerza contundente de 47 misiles Tomahawk, que cuestan 1.5 millones de dólares cada uno.

La coalición encabezada por Estados Unidos envió 48 aviones listos para atacar. Esas formaciones incluían la primera misión de combate del F-22 Raptor, que cuesta alrededor de 62,000 dólares por hora de vuelo, lo cual lo convierte probablemente en el avión tripulado más caro de operar.

Esos aviones probablemente llevaban bombas que varían en costo entre 20,000 y 30,000 dólares.

El Tomahawk, que fue lanzado desde un barco, es más caro porque es esencialmente es un avión desechable.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Es lanzado desde un tubo, sus alas se despliegan, y cuenta con un motor de jet que lo hace volar hasta 1,600 kilómetros sobre su objetivo previsto”, dijo Harrison. “Estalla por completo cuando alcanza su blanco, por lo que sólo se utiliza una vez”.

En total, hasta el viernes pasado, Estados Unidos había realizado 20 ataques en Siria y 198 en Irak del 8 de agosto al 23 de septiembre. Muchas de esas operaciones no fueron incluidas en la cifra promedio de gasto del Pentágono de 7.5 millones de dólares, emitida a finales del mes pasado.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×