Amenaza de recesión no aplaca protestas en Hong Kong

Las protestas podrían golpear las ventas y sumir a la región en una recesión, dicen expertos; sin embargo, los manifestantes aseguran que el Gobierno chino es quien debe ceder.
hong kong  (Foto: Getty)
Sophia Yan
HONG KONG (CNNMoney) -

Mientras las manifestaciones continúan trastocando las operaciones normales en Hong Kong, tanto expertos como residentes están considerando el impacto a largo plazo que la protesta pro-democracia tendrá en el centro financiero internacional.

La policía ha utilizado gas pimienta y gases lacrimógenos en un esfuerzo por desalojar a los manifestantes de sus campamentos próximos al principal distrito financiero de Hong Kong, pero los activistas permanecen en el sitio e incluso han ocupado avenidas principales de otros barrios.

Los manifestantes quieren elecciones libres y abiertas en el territorio chino, mientras que Beijing ha propuesto un proceso que esencialmente permitiría seleccionar a los candidatos a jefe ejecutivo de la ciudad previa aprobación de un comité.

Las protestas han cerrado algunas escuelas y edificios de oficinas, y 21 bancos han cerrado sucursales o cajeros automáticos. El índice bursátil Hang Seng ha retrocedido casi 6% en los últimos cinco días de cotización. El lunes, la Autoridad Monetaria de Hong Kong dijo que estaba preparada para proporcionar liquidez adicional de ser necesario.

Los críticos temen que las protestas amenacen el estatus de Hong Kong como centro de negocios global y baluarte de estabilidad en Asia. De continuar las protestas, algunos expertos advierten que las ventas minoristas se resentirán, el mercado de la vivienda podría verse afectado y la economía de Hong Kong podría caer en una recesión.

“También hay riesgo de que la economía de Hong Kong pueda sufrir un daño más duradero, sobre todo si las autoridades deciden tomar medidas enérgicas contra los manifestantes”, escribieron analistas de Capital Economics en una nota de investigación.

Colonia británica hasta 1997, Honk Kong adquirió importancia como un centro para el comercio regional que actuaba como puerta de entrada de China al mundo. Esa reputación se mantuvo incluso después de que Hong Kong fuera devuelta a China, convirtiéndose en una “región administrativa especial”.

Allí las empresas enfrentan menos restricciones que las que tendrían en la China continental, por lo que es un lugar atractivo para establecer operaciones. Muchas de las grandes multinacionales incluso tienen en Hong Kong sus sedes regionales.

Las empresas chinas también han recurrido a Hong Kong como un vehículo para acceder a mercados internacionales. Hong Kong es la mayor fuente de capital extranjero para las empresas chinas, y las empresas de la región continental representan alrededor del 56% de la capitalización de mercado total de las firmas que cotizan en la Bolsa de Hong Kong.

Pero el estatus y la reputación de Hong Kong no están asegurados, y algunos residentes temen que las ventajas del territorio se desvanezcan, sobre todo porque las ciudades de la China continental han ganado trascendencia y algunas empresas internacionales eligen Singapur como su sede.

Algunos manifestantes reconocen que Hong Kong sufrirá un daño duradero… pero sólo si el Gobierno no empieza a hacer cambios.

“No creo que [las empresas] se vean amenazadas... si el Gobierno puede resolver nuestros problemas correctamente [y] Hong Kong se vuelve más democrática”, expresó Denise Li de 19 años. “Si no, las empresas internacionales quizás comiencen a pensar que Hong Kong no es una ciudad muy abierta, y que el gobierno protegerá únicamente a las empresas chinas”.

Otros temen que la inversión extranjera deje de fluir.

Creo que los inversores extranjeros pueden tener miedo del futuro en Hong Kong”, dijo Sammi Mak, de 18 años y estudiante de negocios en una universidad local. “Hong Kong es conocida por la libertad, la entrada de información, y ahora China está asumiendo el control de todo y Hong Kong puede perder esta ventaja en comparación con otras ciudades”.

Benny, un veinteañero que se negó a dar su apellido, dijo que las protestas aún no son un gran problema para la comunidad empresarial. “No creo que los negocios se vean perjudicados en Hong Kong. En este momento, todo el mundo va a trabajar, todo el mundo hace su trabajo normal”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Fitch Ratings dijo, por su parte, que no espera que las protestas se prolonguen el tiempo suficiente para tener mucho efecto en la ciudad. Pero la agencia ve problemas en el futuro si el Gobierno ya no goza del consentimiento popular o si las protestas dañan significativamente la percepción de que Hong Kong es un destino de inversión estable y atractivo.

“Pero esas interrogantes probablemente serán respondidas en un lapso de meses o años en vez de días”, dijo la agencia de calificación crediticia.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×