¿Por qué China le teme a la protesta en Hong Kong?

La ciudad se ha convertido en un importante centro de comercio y puerta de entrada de inversiones; los llamados de sus ciudadanos por elecciones democráticas podrían tener repercusiones financieras.
hong kong  (Foto: Thinkstock)
Charles Riley
HONG KONG -

Es una escena extraordinaria: Decenas de miles de personas atestan las calles de una ciudad china, exigiendo el derecho a votar por un líder de su elección.

Sin embargo, eso es lo que sucedió esta semana en Hong Kong, una antigua colonia británica que saltó a la atención pública como centro de comercio y puerta de entrada a China.

Desde que fue devuelta a Beijing en 1997, el territorio ha sido gobernado bajo el principio de “un país, dos sistemas”, transformándose en el proceso en un centro financiero global.

Muchos habitantes de Hong Kong esperan que Beijing abandone una propuesta para filtrar a todos los candidatos al principal cargo de la ciudad. Manifestantes y funcionarios de Hong Kong se reunirán para conversar pronto.

Pero, ¿qué hay de especial en esta ciudad que a menudo es considerada como uno de los mejores lugares para hacer negocios? ¿Y por qué este enfrentamiento importa a la economía mundial?

Artículo relacionado: FireChat, el arma que empodera las protestas en Hong Kong

Mercado masivo

La Bolsa de valores de la ciudad es la segunda más grande de Asia, después de Tokio. Las empresas que cotizan en su pizarra principal tienen un impresionante valor de 3.1 billones de dólares.

Aunque eso es mucho dinero, algo aun más importante es el papel que el mercado juega al permitir que las empresas de China continental recauden efectivo, al conectarlas con los inversionistas extranjeros que quieren obtener ganancias de la segunda mayor economía del mundo.

El año pasado, estas empresas recaudaron 45,300 millones de dólares en Hong Kong, lo cual incluyó a 45 ofertas públicas iniciales. Y a pesar del ejemplo mostrado por Alibaba en Nueva York el mes pasado, Hong Kong sigue siendo el único lugar donde ese intercambio sucede regularmente a gran escala.

Artículo relacionado: China bloquea Instagram tras protestas en Hong Kong

Un titán del comercio

Hong Kong tiene solo 7 millones de habitantes, pero ocupa el puesto número 10 a nivel mundial en términos de exportaciones. Eso representa el 2.7% del comercio total de exportaciones a nivel mundial; nada mal para un territorio que cubre un área ligeramente más grande que los cinco condados de Nueva York.

El masivo puerto de contenedores de la ciudad está siempre lleno de actividad, y los países con la mitad de la población mundial están a cinco horas de distancia en avión.

Puerta de entrada a la inversión

La estrella de Hong Kong se ha apagado en las últimas dos décadas, en comparación con el rápido crecimiento que convirtió a China en una potencia mundial.

El verdadero significado de Hong Kong en estos días está en los servicios y la estabilidad que ofrece a las empresas multinacionales y a la propia China.

China es el segundo mayor receptor mundial de inversión extranjera directa, y casi dos tercios de ella fluye a través de Hong Kong.

Una importante ventaja es el férreo Estado de derecho de Hong Kong y su poder judicial independiente. Las empresas colocan su fe en la capacidad de la ciudad para resolver las disputas de manera justa. No tienen tanta fe en los tribunales de China.

Hong Kong también juega un papel importante en los esfuerzos de China para promover el yuan como una moneda confiable, y negociable. La ciudad cuenta con un próspero mercado, por ejemplo, de bonos denominados en yuanes.

La desconfianza de Beijing

A pesar de los estrechos lazos entre los primos hermanos, más del 56% de los residentes de Hong Kong han perdido la confianza en el acuerdo de “un país, dos sistemas”, que sienta las bases para un gobierno de Beijing. Apenas en 2007, casi el 80% de los residentes dijeron que confiaban en el acuerdo alcanzado entre China y Reino Unido.

El asunto que atrae más atención actualmente es el procedimiento para seleccionar al jefe ejecutivo de Hong Kong. Pero hay otros signos de fisura: muchos de los residentes de Hong Kong están molestos por el aumento de los precios inmobiliarios impulsado por los compradores de China continental, y su consumo de servicios sociales.

Si las relaciones se vuelven aun más tensas, Hong Kong y China pagarán un alto precio.

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×