China abre llave de inversión a México... pero con reservas

La inseguridad es un obstáculo que advierten los inversionistas asiáticos para traer sus capitales; este año Rysen Energy invertirá 600 mdd, más del doble de todo lo que ha invertido China en México.
paneles  (Foto: CNN)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Por primera vez en muchos años, China comenzó a voltear hacia México como destino de inversión, atraído por la aprobación de reformas estructurales como la energética y la de telecomunicaciones, pero con un entusiasmo reservado por el tema de la inseguridad, aseguraron expertos y empresarios.

“Creo que la seguridad es la mayor dificultad, lo demás está bien. Los inversionistas investigan y si un estado no es muy seguro no quieren ir”, aseguró Bao Ronglin, presidente de la Asociación de Empresarios de Zhonghua en México.

El también director general de la productora de energía solar, Risen Energy en México, reconoció que las empresas chinas ven oportunidades de inversión en varios sectores como el de telecomunicaciones, infraestructura, transporte y minería.

“Antes de aprobarse la reforma energética llegaba muy poca inversión de China en esos sectores porque México tiene con muchos muchos tratados de libre comercio, y su prioridad eran esos países, no China”.

GRÁFICO: Negocios con China, un reto para México

Luego de tres años de negociaciones, Risen Energy llegará a México con una inversión de 600 millones de dólares (mdd), lo que representa más del doble de lo que ha invertido China en México durante su historia comercial, en una planta de generación de energía solar que generaría 300 megawatts en Durango.

Se espera que la planta esté en su capacidad total a finales de 2016 y genere entre 300 y 400 empleos directos e indirectos.

Leonel Fernández, investigador del centro de análisis de políticas públicas, México Evalúa, indicó que aunque no se han hecho estudios profundos sobre el impacto de la delincuencia en la atracción de capitales, la última encuesta de la Cámara Americana de Comercio detalla que 7% de los empresarios entrevistados se replantearía su inversión en México por este tema en el 2013.

“El costo contemplado por los delitos y la seguridad a nivel nacional es de 115,000 millones de pesos, que representan apenas 0.75% del PIB promedio, y que se diluye por empresas. En promedio, les cuesta 56,000 pesos anuales operar el tema de inseguridad, incluido el costo del mismo delito, las pérdidas asociadas a robos y la compra de cámaras, entre otros”, dijo citando datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública del INEGI.

El representante de China Business Mexico, Eduardo García, señaló que la regulación en México ha sido otro obstáculo a la inversión.

“El entorno de negocios es complicado, el tema fiscal, hay muchos trámites para dar de alta una empresa (…) Es un sistema que no es tan fácil de entender”, aseguró.

Agregó que México puede aprovechar los recursos de China, en especial para el sector energético y de infraestructura, si hay facilidad para la llegada de Inversión Extranjera Directa (IED).

A inicios de este año el titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que México desea un mayor acercamiento con China, ya que tiene la capacidad de llegar a convertirse en uno de los principales inversionistas extranjeros en México.

Por lo que la SE estima que en el corto plazo podría llegar una inversión automotriz china de la empresa FAW Group (First Automotive Works) a Chihuahua.

Este miércoles se dio a conocer que la china Rail Way Construction es el único participante en la licitación para construir el primer tren de pasajeros de alta velocidad para la ruta México-Querétaro, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Sobre todo en telecomunicaciones, infraestructura podemos realizar proyectos, tren de alta velocidad, puertos, autopistas. Las empresas chinas tienen alta capacidad” puntualizó Bao.

Por lo pronto en noviembre se realizará la tercera edición de la Expo y Foro de Comercio e Inversión con 200 participantes de México y China, que buscarán concretar oportunidades de inversión.

Hasta ahora, aunque México no ha sido el destino favorito del dragón asiático, las empresas chinas que han realizado inversiones directas destacan por ser compañías de alta tecnología como Huawei, especializada en procesos de ciencia y tecnología y Giant Motors Latinoamérica, una asociación estratégica mexicana con FAW Trucks para formar una cadena de autopartes automotriz, de acuerdo con el director del Centro de Estudios China-México, Enrique Dussel.

También tienen presencia Hutchison Ports Holdings (operador y desarrollador de puertos), Tyler Resources (minera), Sinatex (textil), Golden Dragon (manufacturera) y Lenovo (firma de tecnología personal).

“Particularmente Hutchison Ports Holdings, Tyler Resources, Sinatex, Golden Dragon, Lenovo y Huawei representaron casi 700 millones de dólares (mdd) hasta 2009 y un muy alto porcentaje de la IED china total acumulada hasta entonces. Tan sólo estas principales 11 transacciones representaron más de 80% de la IED china en México”, dice Dussel en el trabajo ‘La Inversión Extranjera Directa de China en América Latina: 10 casos de estudio'.

Ahora ve
Científicos crean la primera prótesis para tortuga impresa en 3D
No te pierdas
×