3 aspectos negros del mercado laboral en EU

La tasa de desempleo en el país ha bajado de 7.2% a 5.9% en el último año, pero eso no es todo; muchas personas solo pueden conseguir empleos a tiempo parcial o han abandonado la búsqueda.
empleo eu  (Foto: Getty)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK -

Una mirada superficial al mercado de trabajo hace parecer que las cosas están mucho mejor. La tasa de desempleo era de 7.2% hace un año. Ahora es de 5.9%.
Pero hay un lado oscuro en esta recuperación: Millones de personas todavía están desempleadas o subempleadas.
Una mirada cercana a tres tipos de solicitantes de empleo frustrados subraya por qué la economía estadounidense todavía está en dificultades.
1. Los trabajadores que ven el 'vaso medio vacío': Los empleos a tiempo parcial siguen siendo un gran problema. Más de siete millones de estadounidenses quieren un trabajo de tiempo completo, pero sólo pueden encontrar horarios de tiempo parcial.
Los estadísticos han llamado a este grupo “trabajadores de tiempo parcial involuntarios”.
Hay 54% más de trabajadores de tiempo parcial ahora que cuando comenzó la recesión en diciembre de 2007. En otras recesiones recientes, el número de trabajadores de tiempo parcial alcanzó su punto máximo y luego cayó rápidamente. Desde que esta recesión terminó, esta cifra alcanzó su punto máximo y ahora está bajando muy lentamente, de acuerdo con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.
El empleo de tiempo parcial plantea preguntas acerca de la calidad del empleo que las personas están encontrando en la recuperación.
“Es una de las grandes diferencias entre el mercado laboral durante esta recuperación y esta crisis en comparación con los ciclos económicos anteriores”, dijo Jeremy Lawson, economista en jefe de la firma de gestión de activos Standard Life Investments en Boston. “Es un grupo de gente que quisiera otro tipo de trabajo, pero éste es el único que pueden conseguir”.
2. La multitud 'harta': Algunos solicitantes de empleo quieren trabajar, pero al ver tan débiles posibilidades de empleo, dejaron de buscar un trabajo hace cuatro semanas. Por una serie de razones -aptitudes, edad o ningún empleo disponible- estos aspirantes a trabajadores han dejado de buscar trabajo. Son trabajadores desalentados.
El número de trabajadores desalentados se ha reducido considerablemente desde su máximo en diciembre de 2010, pero por desgracia, el número actual, alrededor de 700,000, es casi el doble de lo que era cuando comenzó la recesión.
Sin embargo, los trabajadores desalentados representan sólo una fracción del problema. La fuerza laboral “faltante” que los datos del Gobierno no capturan es significativamente mayor. Los trabajadores faltantes no están empleados o en busca debido a las escasas perspectivas, según un informe del Economic Policy Institute (EPI) en Washington, un grupo de estudios de tendencia izquierdista.
“Estamos hablando de más de 5 millones de trabajadores que deberían estar en la fuerza laboral si tuviéramos una economía sana, pero que han abandonado la búsqueda en los últimos cuatro o cinco años”, dice Josh Bivens, economista laboral del EPI.
3. Los trabajadores 'perdidos': Las personas que no pueden encontrar trabajo durante meses representan uno de las indicadores más preocupantes del mercado laboral actual.
Al comienzo de la recesión, 17% de todos los desempleados llevaban sin trabajo seis meses o más. En septiembre, casi un tercio de la población desempleada estuvo sin trabajo durante seis meses o más.
Aunque el desempleo a largo plazo ha disminuido un poco recientemente, los políticos siguen preocupados. El Gobierno de Barack Obama anunció nuevas medidas esta semana para ayudar a los trabajadores desempleados a largo plazo a encontrar empleo
Examinado un poco más cerca, el desempleo a largo plazo se está convirtiendo en un problema más grande para las mujeres. Alrededor del 35% de los trabajadores desempleados a largo plazo eran mujeres en 2007. Ahora que el número es de 44%, según un estudio reciente de la Oficina de Presupuesto del Congreso. Aún así, los hombres constituyen la mayoría de la gente que ha buscado trabajo durante seis meses o más.
El impacto del desempleo a largo plazo va más allá del dinero.
“Buscar empleo sin éxito durante más de un año, un año y medio, quiero decir, psicológicamente, es muy desalentador”, dice Gary Burtless, economista de la Brookings Institution en Washington. Una vez los beneficios por desempleo del gobierno se agotan, “muchas personas renuncian de manera temporal o permanentemente a la búsqueda”.
Los economistas dicen que el mercado laboral seguirá mejorando, pero puede tomar años para que estas heridas económicas sanen completamente.

Ahora ve
Con López Obrador, tres precandidatos ya están en el ring electoral hacia 2018
No te pierdas
×