El corazón de Wall Street late por los republicanos

Los candidatos de ese partido han obtenido mayores contribuciones del sector bancario y financiero; este 4 de noviembre, EU renovará cargos legislativos y varias gubernaturas.
congreso  (Foto: Getty)
Jesse Solomon
NUEVA YORK -

Los candidatos republicanos del Congreso están cobrando más cheques firmados por Wall Street que nunca.

Una cifra récord de 63% de las contribuciones políticas de los empleados y empresas del sector bancario y de inversión fue destinada a los republicanos este ciclo electoral, de acuerdo con datos del Center for Responsive Politics. Es la cifra más grande en dólares (78 millones de dólares) y en porcentaje para el Partido Republicano en cualquier elección de mitad de legislatura.

Los donativos probablemente están basados en la apuesta de que los republicanos tienen la mejor oportunidad de ganar este martes.

“Quieres estar con el ganador”, dijo Dorsey Farr, cofundador de French Wolf & Farr, una firma de asesoría de inversión en Atlanta. “Muchas de las veces verás a las empresas donar a ambos partidos. Si ven que la marea cambia, seguirán la corriente”.

Las cifras no incluyen el dinero canalizado a través de los comités de acción política, que han desempeñado un papel cada vez más predominante en el financiamiento de las campañas en los últimos años.

Pero en esta ocasión los gastos electorales impulsados desde el mundo financiero también tienen que ver con el hecho de que el Partido Demócrata ha echado leña al fuego en Wall Street desde la crisis financiera.

“Los demócratas simplemente están más en la parte reguladora”, dijo Ray La Raja, un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachusetts-Amherst, y añadió que solían ser más susceptibles a las cosas que ocupan a Wall Street.

“En el pasado, los banqueros podían trabajar con cualquier partido. Ahora, en igualdad de condiciones, preferirían trabajar con los republicanos”, afirmó.

Pero más allá de los cálculos estratégicos, también existe un elemento filosófico, ya que muchos en Wall Street se han cansado de ser castigados por las acciones pasadas de su industria.

Casi todos los grandes bancos han pagado acuerdos sin precedentes por miles de millones de dólares en los últimos años por su papel antes del colapso financiero.

También se han convertido en un saco de boxeo político.

Al principio de su primer mandato, el presidente Barack Obama sostuvo que él no fue elegido para ayudar a “un puñado de banqueros peces gordos de Wall Street”. Y ha intentado varias veces cerrar las lagunas fiscales que benefician a los fondos de cobertura y a los administradores de capital de inversión.

“Wall Street siente, con razón o sin ella, que ha sido demonizado por este Gobierno”, afirmó La Raja.

Pero a la mayoría de la gente en realidad no le importa si los sentimientos de un montón de tipos dedicados a las inversiones han resultado heridos.

De hecho, atacar los excesos de Wall Street sigue siendo una táctica favorita de muchos políticos. En una reciente entrevista con Salon, la prominente senadora Elizabeth Warren (demócrata de Massachusetts) arremetió contra el equipo económico del presidente por elegir a Wall Street por sobre el estadounidense promedio.

Y la posible candidata presidencial demócrata para 2016 Hillary Clinton tuvo que retractarte de los comentarios que hizo en un evento a principios de este mes en el que le dijo a la multitud: “No dejen que nadie les diga que son las corporaciones y las empresas las que crean puestos de trabajo”.

Warren habló en ese mismo evento, y los comentaristas políticos se apresuraron a especular que Clinton estaba apelando al ala izquierdista de su partido, la base anti Wall Street.

Según La Raja, el tema populista seguirá resonando entre los votantes en la elección presidencial de 2016, siempre y cuando la recuperación económica siga siendo lenta para muchos estadounidenses.

Por otro lado, "Si todos los motores están funcionando y la economía va bien, el populismo muere”.

Aun así, no es como si Wall Street hubiera abandonado totalmente a los demócratas. El senador Cory Booker (demócrata de Nueva Jersey) fue el principal receptor de las contribuciones de los miembros de la comunidad inversora esta elección, al recaudar casi 1.9 millones de dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Charles Schumer (demócrata de Nueva York), tradicionalmente un amigo de Wall Street que tiene un asiento en el influyente Comité de Finanzas del Senado, obtuvo alrededor de 850,000 dólares.

“Estoy seguro de que no van a hacer enojar a un poderoso demócrata”, dijo La Raja de los grandes donantes de Wall Street.

Ahora ve
Los bomberos de California logran frenar la propagación del fuego
No te pierdas
×