2014: La eurozona vive con el fantasma de la deflación

El bloque evitó la recesión pero todavía enfrenta graves riesgos económicos; la respuesta a la crisis estuvo fundamentalmente centrada en el Banco Central Europeo.
europa  (Foto: Especial)
Karina Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La economía de la eurozona libró por poco la recesión en 2014, pero es muy pronto para celebrar, ya que aún debe salir de su estancamiento y alejar a los fantasmas de la deflación, es decir, la baja prolongada en los precios.

"Nos decepciona el desempeño y la velocidad con la que se ha recuperado la eurozona, ya llevamos dos años después de la crisis que vivió de deuda fuertemente en 2012. A finales del año pasado creíamos que para ahora ya veríamos reactivación y algo más de luz para la eurozona, pero le cuesta mucho trabajo y aparecen nuevos riesgos de desaceleración y de deflación”, dijo a CNNExpansión el analista de CI Banco, Jorge Gordillo.

La eurozona creció 0.2% en el tercer trimestre, gracias a que Alemania y Francia, sus dos principales economías, reportaron un desempeño mejor al esperado, aunque el avance es débil si se considera que no ha llegado a los niveles de 2008, y que apenas en 2013 el bloque logró salir de la recesión.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la debilidad económica se atribuye a un estancamiento y a que los precios en la región han caído. Los expertos dicen que un periodo prolongado de inflación muy baja puede desalentar la inversión, ya que induce a las personas y a los bancos a acumular efectivo.

“La baja en los precios es una consecuencia de la mala situación económica, las empresas no pueden subir de precio porque si de por si no venden, si aumentan precios menos. El problema de los precios es que si siguen cayendo se pueden volver deflación y generar un incentivo perverso porque como consumidor si se que mañana va a estar más barato pues no consumo hoy, me espero a mañana y todavía le pego más a la economía”, agregó el analista.

En octubre, la inflación de la zona euro creció solo 0.4%, por lo que se mantuvo en lo que el Banco Central Europeo (BCE) llama la “zona de peligro”, esto es, debajo del 1%.

Para combatir el riesgo de deflación y ayudar a la economía, el Banco Central Europeo (BCE) hizo dos recortes a su tasa de interés en el año, y ha dicho que está listo para intensificar sus medidas. Además, la entidad monetaria ya inició la compra de bonos securitizados y valores respaldados por activos.

“Lo que está haciendo el Banco Central Europeo es inyectar mucha liquidez, como lo hizo la Fed, bajando las tasas casi a cero, incentivado a los bancos a que presten para que la gente vuelva a confiar en la economía y vuelva a dar un ‘electroshock’ al enfermo (la economía) para que vuelva a levantar”, explicó el analista de CI Banco.

En noviembre pasado, el BCE dijo que está dispuesto a hacer más si la inflación sigue muy baja mucho tiempo, asegurando que el personal de la entidad está preparando el terreno para dar más pasos si es necesario.

Este mes, el Banco Central Europeo podría decidir si compra bonos soberanos para dar liquidez al mercado y así fomentar el crédito a las empresas y hacer que los bancos presten más y la economía se reactive, como hizo la Reserva Federal.

“Lo que le urge a la eurozona es que el empresario y el inversionista vean mejoras en la economía. Lo vemos en España: fue bastante agresivo su ajuste (de política monetaria y de recortes al gasto), pero ha sido constante y poco a poco ha reactivado la confianza, aunque todavía no tiene los números económicos deseados, están en buen camino”, dijo el experto.

No obstante, la alternativa de comprar deuda soberana, algo conocido como alivio cuantitativo, se enfrenta a la fuerte oposición de Alemania.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×