Bancos, la próxima víctima de la caída del petróleo

Las instituciones que financiaron el auge de esquisto en EU podrían verse afectadas en sus créditos; el menor precio del petróleo reducirá la capacidad de pago de empresas, inmobiliarias y personas.
petroleo  (Foto: iStock by Getty)
Matt Egan
NUEVA YORK -

Las grandes empresas de energía no son las únicas que están perdiendo a causa de la dramática caída de los precios del petróleo. Los bancos también están en la línea de fuego.

Cientos de bancos se vieron obligados a cerrar en Texas cuando el estado cayó en recesión en 1986, durante una fuerte caída en los precios del petróleo. Esa crisis de 1980 refleja la caída actual de los precios que llevaron al petróleo por debajo de los 45 dólares por barril esta semana.

El crédito barato ayudó a impulsar el auge de esquisto de Estados Unidos, al permitir a un sinnúmero de empresas de energía encontrar petróleo en nuevos lugares. Los bancos también aprovecharon los auges económicos en las regiones ricas en petróleo como Texas y Dakota del Norte. Por supuesto, tiene sentido que estos mismos bancos sientan las afectaciones de la espiral descendente del petróleo.

Los proyectos de perforación de pozos que tenían sentido a 100 dólares por barril ahora podrían estar perdiendo dinero, lo cual causa dolores de cabeza a los prestamistas que financiaron las expansiones. Algunas compañías de esquisto altamente apalancadas incluso podrían caer en quiebra debido a la caída en los precios del petróleo.

Pero también están las consecuencias económicas de la crisis energética. Es muy bueno para los consumidores ahorrar dinero en gasolina, pero Texas se prepara para una ola de despidos y una posible recesión impulsada por el petróleo. Otras grandes regiones energéticas como Dakota del Norte, Oklahoma y Alaska también se enfrentan a vientos económicos en contra.

Las pérdidas bancarias podrían crecer: Si el hundimiento del petróleo hace que ciertas economías se tambaleen, los bancos son susceptibles de ser afectados por las mayores pérdidas de crédito y por una desaceleración o incluso por un declive en el crecimiento del crédito. Del mismo modo, las comisiones por gestión de patrimonios y actividad del cliente podrían resultar mermadas.

"Si eres es un pequeño banco en Texas o en Dakota del Norte, el riesgo va más allá de la extracción de petróleo o gas. Tú financiaste las casas móviles en las que viven los trabajadores, el consultorio del médico y otras instalaciones que dependen de la industria de la energía”, dijo Dick Bove, analista bancario de Rafferty Capital Markets.

“No hay ninguna duda sobre el hecho de que la energía será un gran problema para los bancos, particularmente para los más estrechamente relacionados con las áreas de producción”, dijo.

Los bancos sentirán la presión energética: Así que, ¿cuáles bancos están más expuestos a la caída actual del petróleo? Morgan Stanley dice que observemos a aquellos que tienen una parte significativa de sus depósitos ubicados alrededor de regiones de esquisto previamente populares, incluyendo la a Bakken, Eagle Ford, Niobrara y Permian.

Los bancos estadounidenses con al menos 1,000 millones de dólares en activos que tienen el mayor porcentaje de depósitos en estas regiones son Internacional Bancshares (42.4%), Guaranty Bancorp (39.7%), Cullen/Frost Bankers (35.9%), CoBiz Financial (26.6%), First Interstate (17.3%) and National Bank Holdings (16.3%), según Morgan Stanley.

Las exposiciones de ciertos bancos aumentan si el análisis incluye a Houston y Dallas, dos áreas metropolitanas que pueden experimentar los efectos colaterales también.

Incluyendo a Houston y Dallas, la exposición de Cullen/Frost se eleva al 78%, mientras que Prosperity Bancshares sube a 37% y Zions Bancorp suma 24%, según Morgan Stanley.

¿Demasiado grande para resentir la caída del petróleo? Incluso los bancos de Wall Street enfrentan cuestiones acerca del impacto en la caída de los precios del petróleo.

Aunque solo una pequeña fracción de su cartera total de préstamos está directamente vinculada a los préstamos de energía, Bove estima que alrededor del 20% de sus ingresos de banca de inversión proviene del sector energético.

Jamie Dimon, el presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, reconoció en una llamada con analistas esta semana que puede haber “ligeros puntos negativos” para el banco en relación con los problemas comerciales e inmobiliarios en Dallas, Denver y Houston.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, los grandes bancos están bien diversificados. Eso significa que deben beneficiarse del aumento previsto en los gastos de consumo causados por los menores precios del petróleo.

La caída de los precios del petróleo “no será un gran problema” para JPMorgan, dijo Dimon.

Ahora ve
Snapchat pasa de un filtro a ser un disfraz
No te pierdas
×