Productores de petróleo, en una tormenta perfecta

El hundimiento de los precios del crudo será un tema central del Foro Económico Mundial de Davos; los líderes deberán lidiar con el exceso de oferta y una OPEP que se niega a recortar su producción.
petroleo  (Foto: Getty)
John Defterios
DAVOS, Suiza -

El petróleo fue un tema candente en la reunión anual de la elite mundial en Suiza hace seis años. Y promete ser nuevamente el centro de atención esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos.

Sólo que esta vez, en lugar de debatir cómo encontrar suficiente energía para alimentar a la economía mundial, los ejecutivos y los políticos lidiarán con un exceso de oferta que está perjudicando a los productores y que podría provocar una deflación global.

Ha sido un notable cambio de tendencia. En enero de 2009, cuando Davos deliberaba, el presidente estadounidense Barack Obama estaba tomando el juramento a su cargo, con la promesa de reducir la dependencia estadounidense al petróleo crudo extranjero.

Si avanzamos hasta 2015, los productores de esquisto en Estados Unidos están bombeando casi 4 millones de barriles diarios, más petróleo que Irak.

El auge energético estadounidense no es el único factor detrás de la dramática oscilación. Otros productores, incluyendo a la OPEP, han estado bombeando furiosamente, aprovechando los precios de alrededor de 100 dólares por barril. Ahora el precio se ha desplomado a menos de 50 dólares, a medida que la desaceleración del crecimiento económico global, la eficiencia energética y las fuentes alternativas debilitan la demanda.

Y la OPEP tampoco proporcionará un alivio en el corto plazo, si es que Arabia Saudita y sus vecinos del Golfo se salen con la suya, y por lo general así sucede.

Arabia Saudita, que ha desempeñado durante mucho tiempo el papel de factor de equilibrio en los mercados mundiales del petróleo -bombeando más cuando la demanda es fuerte y recortando el suministro cuando se ralentiza- está cansado. Es hora de que otros productores, como Estados Unidos y Rusia, hagan su parte, dice.

"No vamos a recortar, ciertamente Arabia Saudita no va a recortar”, dijo a CNN el ministro de Energía saudita, Ali al-Naimi, en una entrevista reciente. El veterano ministro fue un paso más allá, al decir que será “la posición que mantendremos para siempre, no (solo) en 2015”.

Como resultado, las personalidades que asistan a la reunión anual en Suiza se verán obligadas a enfrentarse a lo que será un año doloroso para las empresas de petróleo y gas, y para los mercados emergentes que dependen fuertemente de las exportaciones de energía.

El colapso de los precios ya está empezando a hacer mella, según el gigante de los servicios de energía Baker Hughes. Este mes registró la caída semanal más pronunciada en el número de plataformas petroleras estadounidenses en servicio en casi 25 años. Las empresas de energía están recortando empleos.

Antes de la reunión de Davos, 300 ejecutivos de la energía encuestados en un evento en Abu Dabi dijeron que esperaban que los precios se mantuvieran entre 50 y 60 dólares este año.

El petróleo podría estabilizarse eventualmente a un nivel más alto de entre 70 y 90 dólares por barril, pero esos precios podrían estar a entre tres y cinco años de distancia, según Christophe Ruhl, jefe de investigación de la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi, el gigantesco fondo soberano.

Eso sólo ocurrirá “cuando la demanda global sea lo suficientemente fuerte como para igualar el creciente aumento de la producción en Norteamérica, el cual no hemos visto, y que la producción de la OPEP se estabilice en cualquier nivel que decidan”.

Mucho podría suceder de aquí a 2020 en países inestables como Libia o Yemen. De hecho, algunos expertos dicen que la línea dura que es seguida por los principales productores del Golfo Pérsico podría provocar disturbios en países cuyos presupuestos dependen de un barril a 100 dólares; como Argelia e Irán.

“Si ellos infligen demasiado daño en algunos de sus vecinos, esos fuegos que encienden con los precios excepcionalmente bajos podrían conducir en última instancia a la radicalización y a la desestabilización regional, al amenazar de manera fundamental el suministro mundial de energía”, dijo Ali Khedury, ex consejero militar estadounidense en Irak y ahora presidente ejecutivo de Dragoman Partners.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cuando el petróleo promedió un récord de 100 dólares o más durante un récord de cinco años, la industria calculaba que los precios estaban inflados en un 15%, debido al riesgo de que la primavera árabe interrumpiría las exportaciones.

Esos temores se evaporaron a medida que el exceso de oferta inundó el mercado, ejerciendo presión sobre los ejecutivos de la industria y los líderes mundiales que están tratando de adaptarse a la postura de la OPEP de proteger su participación de mercado.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×