Davos: El nuevo (y sombrío) contexto global

El estado de la economía y la política mundial se ha deteriorado desde la reunión pasada del WEF; uno de los temas prioritarios durante el encuentro de líderes será encontrar fuentes de crecimiento.
plataforma petrolera  (Foto: iStock by Getty Images.)
Ivana Kottasova
DAVOS, Suiza -

Los líderes políticos y empresariales que asisten a la reunión más exclusiva del mundo en Davos tienen una dura realidad que enfrentar: El mundo está en peor estado que cuando se reunieron hace un año.

Los extremistas están ganando terreno en Medio Oriente. El ébola ha matado a miles de personas en el oeste de África. Las relaciones entre Rusia y Occidente están en su peor estado desde la Guerra Fría. Las atemorizantes estrategias geopolíticas están poniendo más presión sobre una economía global que enfrenta una espiral deflacionaria a medida que los precios del petróleo colapsan.

Un tema prioritario en la agenda del Foro Económico Mundial será de dónde provendrá el crecimiento. Estados Unidos podría estar listo para dejar la dependencia al efectivo barato del banco central, pero el resto del mundo no lo está.

Japón entró en recesión en el tercer trimestre, y depende de estímulos fiscales y monetarios para encontrar una salida. China acaba de reportar su crecimiento más lento en 24 años.

El Banco Central Europeo (BCE) está preparando las imprentas de billetes a medida que se avecina la deflación y el crecimiento se desvanece. El desempleo de larga duración está impulsando la ira en todo el continente, y la próxima elección griega está añadiendo temores en la zona euro.

Los problemas no se limitan a las economías más grandes del mundo; los mercados emergentes también están perdiendo fuerza. La caída del 50% en los precios del petróleo desde Davos 2014 está golpeando duramente a los productores. Los principales países de la OPEP se han resistido a las propuestas de recortar la producción, dejando a Venezuela, Irán y Rusia enfrentando la desgracia.

La economía rusa ya lucía inestable después de que Occidente impuso sanciones por la anexión de Crimea por parte de Moscú y por su apoyo a los rebeldes separatistas en el este de Ucrania.

El colapso del petróleo ha destrozado el rublo y ha obligado a Rusia a rescatar a bancos y empresas. Sus reservas están disminuyendo rápidamente y la austeridad está afectaciones; sin embargo, el presidente Vladimir Putin permanece desafiante e impredecible.

“Veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín, el mundo nuevamente se enfrenta a un riesgo importante de conflicto entre Estados”, dijo la economista del Foro Económico Mundial Margareta Drzeniek-Hanouz.

Las tensiones entre China y Japón también están en aumento, pero la preocupación más inmediata es la capacidad de Pekín para controlar la desaceleración de la segunda mayor economía del mundo. Su fuerza laboral está envejeciendo y una burbuja inmobiliaria ha estallado.

Pekín está tratando de manejar la desaceleración mediante la implementación de reformas y la apertura cautelosa de sus mercados a los extranjeros. El primero ministro Li Keqiang asistirá a Davos por primera vez y, sin duda, proyectará un mensaje optimista acerca del progreso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Incluso las buenas noticias conllevan una advertencia: la extrema pobreza está disminuyendo. Pero la desigualdad está aumentando rápidamente. El número de personas que utilizan Internet es cada vez mayor. Y con ello, los riesgos de ataques cibernéticos. Más mujeres están trabajando, pero todavía ganan mucho menos que los hombres.

El tema del Foro Económico Mundial de este año es “El nuevo contexto global”. A medida que las elites globales se abran paso hacia la montaña suiza, está claro que el contexto es sombrío.

Ahora ve
El Desfile de Acción de Gracias en NY se vivió bajo seguridad extrema
No te pierdas
×