El euro, condenado a morir: Alan Greenspan

El expresidente de la Fed dice que Grecia debe abandonar la eurozona tras el triunfo de Syriza; Greenspan considera que la unión monetaria requiere un órgano de Gobierno unificado.
eurozone  (Foto: iStock by Getty Images.)

Alan Greenspan tiene una sola y dura palabra para Grecia: salte. El expresidente de la Reserva Federal estadounidense dijo a la cadena BBC que el mejor curso de acción para el país heleno es abandonar la zona euro. Pero Greenspan no se detuvo allí, predice que esto sería el principio del fin para el euro.

“A falta de una unión política, me resulta muy difícil prever que el euro se sostenga en su forma actual”, dijo Greenspan a Mark Mardell de BBC el domingo.

Greenspan incluso llegó a decir que el mundo estaría mejor sin el euro. Él piensa que la unión monetaria es demasiado compleja a menos que Europa decida tener un órgano de Gobierno unificado que esté al mando y tome todas las decisiones.

Grecia es un buen ejemplo de la frágil tensión de la unión monetaria. El país está sumido en una deuda que no encuentra el modo de pagar. El pueblo griego está tan harto de todas las medidas de austeridad impuestas por los líderes de la eurozona que acaba de elegir a un nuevo primer ministro, Alexis Tsipras, que basó su campaña en rebelarse contra ellas.

“Yo no veo que esto se pueda resolver sin la salida de Grecia de la zona euro”, dijo Greenspan. “Es sólo una cuestión de tiempo antes de que todo el mundo reconozca que la separación es la mejor estrategia”.

Tsipras y los líderes europeos discuten actualmente el rescate de Grecia para el resto de 2015. Y no hay mucho optimismo respecto a una buena solución. El mercado de valores de Grecia se está hundiendo de nuevo y arrastra con él a gran parte de Europa.

Más obstáculos para el euro

Para empezar, a Greenspan nunca les gustó la idea del euro. Cuando los líderes europeos estaban negociando el euro a mediados de los noventa, el deseo de unidad tras dos guerras mundiales encubrió la dificultad de una unidad económica, dice.

“En esencia, lo que claramente fue una fuerza impulsora fue el hecho de que tuvimos dos guerras mundiales”, explica Greenspan sobre el nacimiento de la moneda común. El euro “fue una decisión geopolítica con envoltorios económicos”.

Al preguntarle si la disolución del euro sería una catástrofe para la economía global, Greenspan respondió que no.

“Creo que el sistema funcionaría. Mantener unido al sistema sólo crea tensión sobre todo el mundo”, predijo.

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×