‘Blockupy’, la protesta que asedia al Banco Central Europeo

El grupo activista convocó una manifestación en la inauguración de la nueva sede del banco central; los manifestantes critican las políticas de austeridad de la llamada troika.
Blockupy 1  (Foto: Getty)
Virginia Harrison
LONDRES (CNNMoney) -

La nueva sede del Banco Central Europeo (BCE) en Alemania ha sido el blanco de disturbios y protestas donde los manifestantes se rebelan contra una institución a la que culpan de arruinar la vida de millones en la zona euro.

La manifestación fue convocada por el grupo activista Blockupy coincidiendo con la inauguración de las nuevas oficinas del BCE en Fráncfort, que costaron 1,300 millones de euros. Las protestas se tornaron violentas cuando miles se enfrentaron con la policía en la capital financiera de Alemania.

Alrededor de 350 personas fueron detenidas la mañana del miércoles, según la policía, y al menos 7 patrullas fueron incendiadas.

¿Por qué echarse a la calle contra el Banco Central Europeo?

El BCE es un símbolo muy visible de la austeridad que ha puesto en aprietos a millones de personas en la región. Junto con la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, forma la llamada "troika", que ha controlado los rescates que mantenían a flote a países como Grecia, Irlanda y Portugal.

Estos préstamos de rescate fueron proporcionados a cambio del compromiso de los gobiernos de esos países de mantener a raya el endeudamiento -recortando el gasto público y aumentando los impuestos- y de reformar sus economías para hacerlas más competitivas.

Ese es el origen de la cólera de Blockupy. En su página web el grupo dijo que "la austeridad de la troika mata" y su motivación era resistir a la "gestión autoritaria de la crisis y la política de la troika".

"No podía haber un mejor momento para bloquear al BCE", publicó el grupo en su página web el martes.

Blockupy dijo que la manifestación, que se esperaba convocara a unas 10,000 personas, pondría en la mira la "propagación maliciosa del capitalismo" y el sufrimiento de millones de personas.

Casi siete años después del inicio de la crisis financiera, las dificultades económicas siguen siendo una realidad para muchos en Europa. El desempleo en la eurozona ha disminuido pero se mantiene en el rango del 11%, y el crecimiento se ha quedado atascado en niveles anémicos. La tasa de desempleo entre los jóvenes es mucho mayor en España y Grecia.

La hostilidad hacia la troika, sobre todo en Grecia, ha aumentado a medida que los costos sociales de  años de austeridad se han profundizado. Los griegos, hartos de la situación, colocaron en el poder al partido anti-austeridad Syriza en enero, aunque hasta ahora éste ha batallado para reconciliar las promesas de campaña con la necesidad de más préstamos de rescate de Europa.

En la inauguración de la nueva sede, el presidente del BCE Mario Draghi habló sobre los manifestantes y el papel del Banco Central como un "punto focal para los frustrados con esta situación".

"Esta acusación es injusta, nuestra acción está destinada precisamente a amortiguar los choques sufridos por la economía", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La solidaridad es central para la integración europea y es justo que los países se apoyen mutuamente durante la crisis", dijo Draghi, "Pero la zona euro no es una unión política en la que algunos países tengan que pagar permanentemente por los otros".

Y Draghi puede reclamar el crédito por lanzar un programa de estímulo masivo que ha iluminado el panorama económico y ha traído beneficios para muchos gobiernos de la eurozona que luchan por recortar sus costos de endeudamiento.

Ahora ve
‘Despacito’, de Luis Fonsi, arrasa en la entrega número 18 de los Grammy Latino
No te pierdas
×