‘Grexit’: 6 razones por las que no sería un desastre total

Una mayor fortaleza en Grecia y sus acreedores limita el daño que causaría su salida de la Eurozona; el país decidió posponer su pago de deuda por 300 mde al FMI y esto lo acerca a caer en impago.
ue banderas grecia  (Foto: CNN)
Ivana Kottasova
LONDRES (CNNMoney) -

Grecia se ha acercado más al impago y a una posible salida de la zona euro después de optar por posponer su pago por 300 millones de euros (337 millones de dólares) al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero de alguna manera, la perspectiva de que Grecia abandone el euro no está asustando a los mercados globales tanto como alguna vez lo hizo.

He aquí por qué una salida de Grecia (o 'Grexit', como es llamada en inglés), aunque sin duda dolorosa, no sería un problema tan grande ahora como en 2012 o en 2010, cuando la eurozona estaba al borde del colapso.

1. Acreedores más fuertes: La estructura de la deuda de Grecia ha cambiado dramáticamente. En 2010, el 85% de la deuda griega estaba en manos de inversores privados, que tenían mucho que perder.

Esa proporción se ha invertido desde entonces: datos recientes de Open Europe muestran que el 80% de la deuda pública griega está ahora en manos de gobiernos y otras instituciones, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), que están mejor equipados para hacer frente a un posible impago griego.

2. El riesgo se ha diseminado: Ningún banco mantiene una parte significativa de la deuda tampoco, para que ningún acreedor reciba un golpe demasiado grande. Además, los bancos extranjeros mantenían solo 46,000 millones de dólares de deuda griega a finales de 2014. Eso se compara con 300,000 millones en 2010, según datos de Wells Fargo y del Banco de Pagos Internacionales.

Y los bancos globales no están siendo castigados a pesar de que la disputa por la deuda está sacudiendo la confianza en el sistema financiero griego. Las acciones de los mayores bancos griegos Pireo y Alpha Bank han caído en 51% y 32%, respectivamente, desde el inicio del año.

3. Sin miedo al efecto dominó: Grecia luce sombrío, pero Portugal, Italia y España —los otros países “problemáticos”de la Eurozona— se están desempeñando mucho mejor después de trabajar en sus propios y dolorosos programas de rescate.

Los rendimientos de los bonos cuentan la historia. Los inversores están más dispuestos a prestar su dinero al resto del grupo, debido a que temen menos que estos países sigan a Grecia fuera de la zona euro.

Los bonos de España a 10 años se ubican ahora en 2.2%, frente al 7% en 2010. De hecho, tanto en España como Italia actualmente pueden pedir prestado dinero a tasas más baratas que Estados Unidos.

4. El estímulo del BCE: El Banco Central Europeo dio a conocer un gran programa de estímulo en enero, lo cual alegró mucho a los inversores. Se espera que el paquete de compra de bonos por 1.3 billones de dólares ayude a impulsar el crecimiento de la zona euro. El dinero barato puede ayudar a compensar cualquier efecto colateral proveniente de Grecia.

5. Economía en crecimiento: Europa, aunque está combatiendo los efectos de una larga recesión, está en mejor forma ahora en comparación con la última vez que una Grexit fue considerada en 2012.

La economía de la eurozona creció 0.4% en el primer trimestre, en comparación con el último trimestre de 2014. La tasa anual de crecimiento repuntó hasta el 1%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

6. Nuevo plan para los Estados miembros: Cuando la crisis de la eurozona golpeó por primera vez en 2010, los líderes del bloque no tenían ningún marco al cual recurrir si un Estado miembro se encontraba en dificultades.

Desde entonces, los países de la eurozona establecieron un fondo de rescate por 800,000 millones de dólares para préstamos de emergencia. También acordaron reglas sobre cómo los países pueden acceder a este dinero.

Ahora ve
En estos países de Latinoamérica la marihuana es legal para uso medicinal
No te pierdas
×