¿Quién perderá si revienta la burbuja de las ‘startups’?

Parece que la economía global está a salvo del peligro si revientan estas empresas; los empleados y fundadores podrían ver esfumarse sus sueños de volverse ricos.
En los próximos días Expansión.mx dará a conocer a las tres startups mexicanas ganadoras.
La carrera por la inversión.  En los próximos días Expansión.mx dará a conocer a las tres startups mexicanas ganadoras.  (Foto: Getty Images)
Matt Egan
NUEVA YORK (CNNMoney) -

La aparente burbuja que se está formando en el mercado de las startups podría estallar muy pronto.

Aunque habría muchas personas afectadas si eso ocurre, la buena noticia es que el impacto en la economía en su conjunto probablemente sería más pequeño que el provocado por la burbuja de las punto-com que reventó en marzo del año 2000.

Aquel episodio perjudicó a millones de estadounidenses que habían invertido en empresas tecnológicas como Pets.com que quebraron poco después de salir a Bolsa. Hoy, en cambio, pocas son las startups o nuevas empresas que han vendido acciones al público, pues todavía no cotizan en un parqué bursátil.

Las personas que más perderán son los fundadores y empleados de la startup. Sus sueños de volverse ricos se evaporarán si sus opciones sobre acciones no valen nada. Eso tendrá un efecto dominó en Silicon Valley y más allá.

"Los fundadores y empleados podrían quedarse sin dinero", afirma Michael Dempsey, analista de investigación en CB Insights.

Alta valoración: Por ahora, es un momento increíble para trabajar en una startup. Basta con mirar la creciente lista de empresas "Unicornio", término que se usa en la industria para referirse a aquellas codiciadas startups que han alcanzado un precio 1,000 millones de dólares o superior. En la actualidad hay 116 unicornios con una valoración acumulada de 439,000 millones de dólares, según CB Insights.

Los unicornios más conocidos son Airbnb, Snapchat, Uber y Pinterest. Esas cuatro empresas jóvenes valen en conjunto 93,000 millones de dólares. Para poner esa cifra en contexto, es más o menos la misma valoración combinada de las firmas más establecidas LinkedIn, Twitter, Yahoo y GoPro.

El colapso causaría estragos: La loca carrera para encontrar la siguiente tanda de unicornios ha aumentado los temores de que existe una burbuja. ¿Pueden realmente justificarse los precios por los fundamentos subyacentes?

"Parece bastante claro que hay una sobrevaloración", dijo Scott Kessler, jefe de análisis de renta variable en el sector tecnológico para S&P Capital IQ. "Estamos viendo empresas valoradas en miles de millones de dólares que no pueden presumir de modelos de negocio o ingresos."

Si hay una burbuja - y no hay garantía de que la haya - la caída subsiguiente causará estragos.

"Cuando inevitablemente caigan las valoraciones de las empresas de tecnología, la gran mayoría de ellas seguirá fuera de la Bolsa, por tanto los inversionistas del parqué público no se verán tan impactados", explicó William Hsu, cofundador de Mucker Capital, una empresa de capital riesgo en fase temprana.

Algunos inversionistas minoristas se verían un poco afectados porque poseen fondos mutuos que invierten en startups. Sin embargo, estas inversiones suelen representar un porcentaje muy pequeño del total del fondo.

Los empleados y fundadores serían los más perjudicados: Los que más sufrirían son los que están dentro de la startup, que perderían sus puestos de trabajo y, posiblemente, sus pequeñas fortunas.

Pregúntenle a Lane Becker, quien cofundó una startup de servicio al cliente en línea llamada Get Satisfaction, valorada en 50 millones de dólares. A principios de este año se vio obligado a vender la empresa en un remate desesperado que dejó a Becker sin un centavo, al igual que muchos empleados y primeros inversionistas.

"Los fundadores nos quedamos sin nada", tuiteó Becker en ese momento.

Eso puede suceder cuando las startups en apuros se ven obligadas a venderse por menos dinero del que reunieron de los capitalistas de riesgo. Los acuerdos para reunir financiación les dan prioridad a las firmas de capital riesgo en caso de una liquidación, esto es, los inversionistas recuperan al menos el dinero que invirtieron - antes que nadie - sin importar el precio de venta. Es una forma en que las firmas de capital riesgo cubren precisamente los riesgos que asumen.

Eso significa que los empleados que dejaron compañías más estables atraídos por la promesa de opciones sobre acciones se podrían quedar con las manos vacías.

"Algunas de estas prioridades en la liquidación dejan absolutamente sin nada a empleados y fundadores", dijo Dempsey.

Un ecosistema amenazado: Otros probables perdedores en el estallido de la burbuja startup son aquellos en el ecosistema que han crecido gracias al boom tecnológico. Es decir, empresas dedicadas a recursos humanos, administración de oficinas y similares cuyos clientes son en su mayoría startups. Sobra decir que algunos restaurantes en Silicon Valley también se verían perjudicados.

Además está el mercado inmobiliario, donde los precios se han disparado debido a la fuerte demanda por parte de startups y sus empleados bien remunerados.

"Es un efecto dominó", dijo Dempsey.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Irónicamente, las ganadoras de la explosión de la burbuja podrían ser las antiguas startups que ahora juegan en primera división.

Empresas de tecnología que han alcanzado madurez y han debutado en el mercado como Facebook y Google se despedirían de potenciales competidores. También sería un buen momento para salir de compras y adquirir barato empresas y empleados innovadores.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×