4 ejes ‘rectores’ para Enrique Graue en la UNAM

En una entrevista de agosto pasado, el ahora rector electo habló de los retos de la universidad; el oftalmólogo dio su postura sobre la seguridad interna y el sobrecupo estudiantil en la UNAM.
El docente de la UNAM por más de 35 años aseguró que la máxi  (Foto: Cuartoscuro/Archivo)
Andrea Deydén Valero
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Enrique Luis Graue Wiechers, rector electo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sucederá a José Narro Robles a partir del próximo 17 de noviembre, luego de que la Junta de Gobierno universitaria lo designara como el próximo titular de la máxima casa de estudios.

Oftalmólogo de profesión y docente de la UNAM durante más de 35 años, Graue se convertirá en el tercer rector consecutivo que provenga de la Facultad de Medicina —luego de Juan Ramón de la Fuente (1999-2007) y de José Narro Robles (2007-2015).

“Yo creo que un rector no actúa conforme a su profesión, sino como universitario. Se actúa para resolver los problemas de la universidad”, indicó el titular de la Facultad de Medicina en una entrevista otorgada a CNNExpansión en agosto pasado, cuando expresó sus aspiraciones al máximo cargo de la universidad.

1. Modernizar y vincular

El médico de 64 años señaló los retos a los que planeaba hacer frente si era electo como rector “del proyecto colosal” que representa la UNAM.

“La universidad tiene que seguir modernizándose. Necesitamos integrar a la universidad a un sistema en línea modernos y eficiente, donde pueda seguir creciendo la matrícula estudiantil a través del Sistema de Universidad Abierta (SUA)”, para ofrecer una opción a los estudiantes que no pueden integrarse al método escolarizado.

“En investigación, nuestro principal reto es vincularnos constantemente y no perdernos de que la universidad está para servir al país y en consecuencia nuestra investigación debe estar vinculada a los problemas que México nos plantea.

Graue también señaló la necesidad de integrar los proyectos de la universidad y los ejes que la comprenden para promover la colaboración entre las diversas áreas.

Sobre los rankings que se generan a nivel internacional, aseguró que no representan una preocupación para el rector, ya que “la universidad es la gran creadora de la permeabilidad social del siglo XXI, no puede ser juzgada por un eficientismo. Tiene muchas otras funciones” que han demostrado ser fundamentales para el desarrollo del país.

2. Relación “respetuosa” con el gobierno

“El rector tiene la obligación de defender los intereses de la universidad y a través de esta, de la educación superior”, aseguró Graue a CNNExpansión.

Por ello, destacó que la relación entre el rector y el gobierno debe ser “siempre respetuosa, pero cuidando los intereses de la UNAM” y subrayando “el derecho de la gente a acceder a la educación superior”.

La universidad cuenta con autonomía pero los recursos son asignados por el Estado.

El titular de la Facultad de Medicina también dijo que se debe hacer frentes conjuntos a los retos del país.

3. Ampliar matrícula

“La UNAM debe, en términos de enseñanza, formar los cuadros que el país necesita. También se anticipa a la formación de nuevas carreras y preserva la identidad cultural” de México, comentó.

“Al Estado le toca estimular la educación superior”.

¿Más estudiantes de educación superior? Sí, pero no (solo) en la UNAM.

El ahora rector electo de la UNAM aseguró que se han realizado esfuerzos continuos por incrementar el número de matrículas dentro de los campus de la institución. Sin embargo, es insuficiente para atender toda la demanda.

Sin embargo, indicó que es necesario que el gobierno promueva la creación de más instituciones de educación superior pública para atender la demanda de estudiantes y aseguró que la UNAM podría analizar un nuevo centro educativo estatal, siempre y cuando se ofrecieran carreras no disponibles en la universidad pública de la entidad.

“Las universidades somos hermanas, no rivales y nuestro fin es llevar a más personas la posibilidad de la educación superior. Por ello, no tiene caso ofrecer las mismas carreras que ya existen, sino formar profesionistas en otras áreas”, tal y como se ha hecho con los centros de León, Guanajuato y Morelia, Michoacán.

4. Seguridad sí, pero fuera de la universidad

A propósito de los problemas de seguridad que vive la UNAM y a los esfuerzos por reforzar los mecanismos de vigilancia, Graue se mostró a favor de contar con elementos que vigilen la máxima casa de estudios del país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Hay que tener vigilancia estrecha de las actividades delictivas que puedan suceder, mejorar nuestros niveles de vigilancia, tener una relación muy directa con las autoridades del área metropolitana y tener una cultura de la denuncia”, aseguró en agosto. Sin embargo, se negó a que las fuerzas de seguridad entren a las instalaciones, a menos de que exista un delito flagrante que ponga en riesgo a la comunidad de manera directa.

“Cuando hay una violación flagrante a la seguridad, por supuesto. La autonomía no es extraterritorialidad”, aunque mencionó que es preferible conocer de dónde entran y salen los criminales, para investigar su situación fuera de la UNAM.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×