¿Es posible un dólar arriba de 20 pesos para 2016?

El próximo año será de gran volatiidad lo que afectará al peso mexicano, estima Roberto Ruarte; valores por encima de 20 pesos no deben verse como descabellados, opina.
remesas dolar pesos  (Foto: Reuters)
Roberto Ruarte*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A comienzos de este año, en una conferencia brindada en la Bolsa Mexicana de Valores, advertíamos que el dólar-peso podría cotizar, en 2015, en una zona de objetivo de 17-17.50. Nuestro análisis se basaba en una visión estrictamente técnica aplicando nuestro modelo de análisis Elliott Wave y los mágicos números de Fibonacci.

De hecho, esa opinión fue plasmada en este espacio a mitad de año en un artículo que tuvo alta repercusión en redes sociales.

En aquellos momentos, con un dólar por debajo de 15 pesos, que muchos consideraban caro, pocos se aventuraban a proyectar que niveles como los actuales, de 17.25 pesos, podrían ser vistos.

Estamos cerrando 2015 al momento de escribir este artículo y el dólar-peso se encuentra en la ventana de objetivo que proyectáramos a comienzos de año y que fuera ratificado en nuestro artículo del 9 de junio en este espacio. Nuestros clientes estuvieron avisados de esta depreciación del peso con suficiente antelación y algunos de ellos que creyeron en la proyección, pudieron tomar ventaja de ella o en el peor de los casos tomar las coberturas necesarias.

Ahora que termina 2015, hay numerosos pronósticos en danza para 2016. ¿Cuál sería el nuestro? Esperamos que se repita el mismo tino que para 2015, pero sin temor a equivocarnos podemos decir que nuevamente tendremos un año muy volátil en los mercados financieros y ello afectará en forma directa a la relación dólar-peso.

Además, 2016 es un año Fibonacci. Recordemos que Fibonacci es la serie numérica que contiene al número de oro 1.618 que se ve mucho en la naturaleza y en la cual cada número es igual a la suma de los dos números anteriores; así es que tenemos, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, y así hacia el infinito. Si se divide el número posterior por el anterior tiende al número de oro 1.618 con numerosas propiedades y si se divide el anterior por el posterior tenemos 0.618 muy utilizado en el análisis técnico en general y en Elliott Wave en particular.

En 2016 se cumplen 3 años de Fibonacci de la subida meteórica de dos meses de mayo a junio de 2013 donde el dólar pasó de 11.95 a 13.45 pesos, se cumplen 5 años de Fibonacci de 2011 donde el dólar pasó de 11.48 a 14.20 pesos, 8 años de Fibonacci del fatídico 2008 donde el dólar subió desde 9.90 pesos hacia 15.60 pesos, 13 años de Fibonacci de 2003 donde el dólar pasó de 10 pesos a 11.40 y 21 años de año de Fibonacci del fatídico 1995 en donde el dólar pasó de 4.90 a 8 pesos en su valor.

La secuencia armónica de Fibonacci marcó grandes depreciaciones de la moneda mexicana 21,13,8,5,3 años atrás, por lo tanto Fibonacci advierte que 2016 puede ser un año también de depreciación del peso contra el dólar estadounidense.

Nuestra proyección indica que 2016, fundamentalmente en la segunda parte del año, si sobreviene la crisis que estamos esperando en el año Fibonacci para Wall Street, podemos ver niveles bien arriba de 20 pesos por dólar. Cuando hemos tenido importantes crisis como la del tequila 1995, la de Lehman Brothers de 2008, la de Europa de 2011, el peso se ha depreciado significativamente con el dólar americano; los inversores tienen aversión al riesgo y buscan refugio en moneda extranjera. De hecho, creemos que esto puede volver a ocurrir en 2016, aunque por diferentes razones que explicaremos más adelante, quizás otras monedas, de las denominadas fuertes, sean mejor opción que el dólar americano.

Nuestro análisis es estrictamente técnico y utilizamos técnicas que leen la psicología de masas que es el principal componente de los mercados financieros; nosotros vemos emociones en donde otros ven razones.

Sin embargo, vemos el año Fibonacci 2016 que puede dividirse en dos partes: una de reflación que puede o no darse en la primer parte del año. Esto significaría más subidas bursátiles y recuperación de commodities, entre ellos el petróleo. Si ello ocurriera, el dólar-peso se relajará quizás a 16-15.50 pesos, pero una segunda parte del año cambiando dramáticamente el humor de apetito por el riesgo a aversión por el riesgo.

Si ello sucediera en 2016, luego de una etapa de relajación del dólar- peso, vendrá una de fuerte presión para el peso mexicano, fruto de caídas bursátiles en tándem que, de presentarse, estarán acompañadas por una deflación generalizada (commodities, petróleo y esta vez bolsas escoltando la caída).   De hecho, es en ese escenario que el dólar- peso, resfriado en Estados Unidos, México se engripará y los inversores buscarán masivamente refugios en dólar, euros, yenes contra el peso mexicano. En este panorama, valores por encima de 20 pesos no deben verse como descabellados, teniendo en cuenta la experiencia de los años previos Fibonacci de 1995, 2003, 2008, 2011, y 2013.

En cualquier caso, 2016 promete otro año de gran volatilidad. Puede llegar a venir un veranito engañoso en la primer parte del año, no lo descartamos (es más, sería ideal), pero ello preparará el terreno para una gran tormenta financiera que vemos en 2016 cerrando así el ciclo de bonanza de Estados Unidos desde 2008. Así lo sugiere la secuencia de Fibonacci y si esto ocurre no dudamos que el peso mexicano será uno de los que más lo sufrirá.

*El autor es director/editor de Ruarte’s Reports y analista de Infosel.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Twitter: @RuarteReports

facebook.com/ruartereports

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×