Caída de acciones en China, susto innecesario

La Bolsa china inició 2016 con una baja de 7% pero los expertos aconsejan cautela al interpretarla; indican que los inversionistas deben atender más a los fundamentos económicos que a los mercados.
chinamercado5enero  (Foto: CNN)
Charles Riley
NUEVA DELHI (CNNMoney) -

Las acciones chinas iniciaron 2016 con uno de sus característicos movimientos: una caída severa e inesperada que agitó a los inversionistas.

La caída de 7% fue tan intensa que los interruptores automáticos del mercado —diseñados para detener los declives veloces— se activaron por primera vez.

Pero hay algunas razones importantes para no entrar en pánico: el mercado de valores de China revela muy poco acerca de la salud de la economía del país. Está dominado por pequeños ahorradores que ponen más fe en los boletines de inversión especulativos que en los fundamentos económicos.

“En muchos países, el mercado de valores puede ser visto como un indicador adelantado de la economía. Pero eso no es verdad en China”, escribió Jeffrey Kleintop, director de estrategia de inversión global de Charles Schwab. “Realmente no existe nada menos relacionado que el mercado de valores de China y su economía”.

Otros analistas dicen que la fuerte caída del lunes se debió más a la confusa gestión de Pekín que a una desaceleración en la actividad, aunque una encuesta manufacturera débil podría haber desencadenado la venta masiva.

En muchos sentidos, el inicio de 2016 se siente parecido al verano de 2015. En ese entonces se rompió el fondo en los mercados de valores chinos, después de una larga racha alcista.

Los accionistas vieron eliminados billones de dólares en ganancias, y Pekín instruyó a los corredores de propiedad estatal que compraran acciones en grandes volúmenes para apuntalar el mercado.

El rescate costó miles de millones, pero calmó la volatilidad del mercado en los últimos meses del año. Más importante aún, a pesar de las oscilaciones salvajes del verano, China ha estado creciendo en línea con las previsiones oficiales y con las expectativas de los economistas.

Aún así, los mercados ahora tienen que hacer frente a la resaca de la intervención de Pekín en 2015. Los inversionistas están preocupados de que los corredores se deshagan de enormes cantidades de acciones el viernes, cuando expire la prohibición a las ventas de grandes instituciones financieras.

También existe la preocupación de que los nuevos interruptores automáticos del mercado de valores estén diseñados de un modo que de hecho aliente a los inversionistas a vender más.

Además, siempre existe el 'Factor X' de la conducta irracional.

“Creemos que la ola de ventas se debió más a la inestable psicología del mercado, mientras que el mecanismo de interruptor automático, en cierta medida, magnificó la ansiedad del mercado, lo que resultó en una reacción exagerada”, escribieron el martes estrategas de acciones de UBS.

Los analistas de UBS dijeron que no esperan que las acciones caigan aún más. El índice de referencia Shanghai Composite cerró con una pérdida de solo 0.3% el martes.

Sin embargo, hubo indicaciones, de que la nueva intervención de Pekín ayudó a limitar las pérdidas. El Banco Central inyectó 20,000 millones de dólares en el sistema financiero, y las autoridades también actuaron para fortalecer el yuan, según los informes.

Los inversionistas internacionales harían bien en enfocarse menos en los giros en los mercados de valores de China, y prestar más atención a la economía del país. Allí, se está desarrollando una desaceleración gradual esperada.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los expertos han sabido desde hace mucho tiempo que el crecimiento de China se desaceleraría a medida que Pekín implementa reformas para alejar al país de la construcción de carreteras, vías férreas y viviendas, con el fin de generar el crecimiento con una economía impulsada por el gasto de los consumidores.

Eso está sucediendo ahora. Los economistas esperan un crecimiento de 6.8% en 2015, y de alrededor de 6.5% este año. Eso está muy lejos de aquellos días emocionantes cuando China impulsaba un crecimiento del PIB de 10% de manera regular. Pero también debería ser lo suficientemente fuerte como para mantener los niveles de empleo a medida que se implementan difíciles reformas.

Ahora ve
Donald Trump celebra el récord del Dow Jones
No te pierdas
×