El declive de los emergentes, en el ojo crítico del WEF

Los líderes que se reunirán en este evento temen una recuperación lenta de estos países; la debilidad en China, un dólar fuerte y la desaceleración económica afectan a estas naciones.
emergentes-wef-davos  (Foto: iStock by Getty Images)
DAVOS, Suiza (CNN) -

Aunque las economías emergentes no son ajenas a las crisis financieras, los líderes que se reunirán a partir de este miércoles en el Foro Económico Mundial de Davos (WEF, por sus siglas en inglés), en Suiza, temen que este episodio sea más difícil de mitigar, por lo que la situación estará en la mesa de debate.

Más de un billón de dólares en flujos de inversiones han salido de los mercados emergentes en los últimos 18 meses, pero el éxodo podría estar lejos de terminar, dado que economías en otro tiempo pujantes parecen estar atrapadas en un débil ciclo de crecimiento e inversiones.

Debido a temores de un endurecimiento del crédito en Estados Unidos y de la fortaleza del dólar, junto a una desaceleración de la economía china y una implosión del ‘superciclo’, asociado de las materias primas, existe una creciente ansiedad de que no haya un fuerte repunte cuando termine el actual periodo de debilidad.

Lee: Alberto Bello: Desde Davos 

"El panorama global y los motores para los mercados emergentes son muy diferentes al 2001", comentó el jefe de mercados emergentes en ICBC Standard Bank, David Spegel, en referencia a la época en que Asia, Rusia y Brasil se recuperaban de los golpes de la crisis de fines de la década de 1990.

"En esa época, todas las estrellas estaban alineadas para la globalización y los mercados emergentes fueron los que más se beneficiaron. Esta vez, simplemente no tenemos esos catalizadores múltiples", comentó Spegel.

En 2001, el principal catalizador fue China. Su entrada en la Organización Mundial del Comercio desató un milagro de exportaciones e inversiones de una década que impulsó a su economía del sexto al segundo lugar mundial.

El ascenso del país asiático respondió por buena parte del mundo en desarrollo, desde exportadores de soja y acero latinoamericanos a talleres asiáticos que se convirtieron en parte de su enorme cadena de abastecimiento fabril.

Pero ahora su desaceleración está golpeando a esos países emergentes en forma igualmente dura.

Las exportaciones desde mercados emergentes -desde automóviles coreanos al cobre chileno- están declinando a la mayor tasa interanual desde la crisis de 2008, según datos de UBS.

La conclusión pesimista a la que están llegando algunos es que el efecto chino posiblemente fue un cambio único en la vida, cuyos efectos se están disipando para siempre.

Analistas de JPMorgan estiman que desde mediados de 2014 han salido de China casi un billón de dólares y que sólo las reservas de su Banco Central habrían declinado en más de 500,000 millones de dólares en 2015.

No obstante, existen algunos lugares destacados, como la India y México. Pero ante el aumento del temor con China y una recesión en Brasil y Rusia por segundo año consecutivo, muchos temen que el regreso de las inversiones en el sector no se verifique pronto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El temor a grandes salidas de dinero claramente está en la mente de las autoridades.

Para enfrentar dicho éxodo, las economías emergentes podrían tener que recurrir a medidas radicales, como intervenciones coordinadas en el mercado de valores, tal como sugirió el jefe del banco central mexicano, Agustín Carstens, en una entrevista con el diario británico Financial Times.

Ahora ve
Uber y Volvo hacen equipo para fabricar miles de vehículos autónomos
No te pierdas
×