Liquidación global en la minería de cobre y carbón

Grandes compañías mineras están realizando ventas de minas para pagar sus elevadas deudas; firmas como Freeport y Glencore se han visto afectadas por los bajos precios de las materias primas.
Una subida potencial en la importación del cobre iría de la  (Foto: iStock by Getty Images)
Matt Egan
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Hay una liquidación en curso en el sector de la minería en todo el mundo.

La compañía minera más grande de Estados Unidos, Freeport-McMoRan, dijo el martes que planea vender algunas de sus codiciadas minas, probablemente a precios de ganga. Se une a otros gigantes de la minería mundial, como Glencore y Anglo American, que el año pasado comenzaron una loca carrera por recaudar dinero para pagar su deuda.

Glencore y Anglo American ya han comenzado a vender minas de cobre y carbón ubicadas en Australia, Chile y Sudáfrica. Freeport no ha nombrado las minas que podría vender.

Pero cómo han cambiado las cosas. Hace apenas dos años, el negocio estaba en auge y la situación era tan buena que la minera de carbón y oro Freeport desembolsó casi 9,000 millones de dólares —en su mayoría, en deuda— para comprar dos compañías de petróleo y gas natural.

El momento en que lo hizo no podría haber sido peor. Los precios del cobre y del petróleo se han hundido desde entonces a niveles de crisis y Freeport está tratando de calmar los temores de una quiebra incluso mientras se ahoga en 20,000 millones de dólares de deuda.

“Si ellos no se comprometen a vender activos para reducir la deuda la compañía podría terminar siendo propiedad de sus acreedores”, dijo Daniel Rohr, analista de Morningstar.

Glencore, el conglomerado de minería y comercio con sede en Suiza, tuvo que hacer lo mismo el pasado otoño. Y la gigante británica Anglo American, que posee la empresa de diamantes De Beers, anunció planes en diciembre para eliminar alrededor de 85,000 empleos y vender el 60% de sus activos en los próximos años. Las tres empresas cargan con demasiada deuda, adquirida durante tiempos mucho más brillantes.

Freeport también dijo que está buscando un comprador para sus activos de petróleo y gas adquiridos más recientemente.

"Nos enfrentamos a serios desafíos a causa de lo que está pasando en el mercado y debido a la situación de nuestro balance general”, dijo el presidente ejecutivo de Freeport, Richard Adkerson, a analistas en una conferencia telefónica el martes.

“Estamos abordando esto seriamente y con un grado de urgencia”, dijo.

Las acciones de Freeport caen 92%

Las dificultades de Freeport son un claro recordatorio de la naturaleza de auge y caída de la industria de las materias primas. El cobre y el petróleo estaban cambiando de manos a precios estratosféricos hace apenas algunos años gracias al voraz apetito de China por las materias primas. Ahora que China se está desacelerando —algunos temen que de manera muy dramática—, los precios de las materias primas se están hundiendo, aplastando los flujos de efectivo de Freeport.

Es por eso que las acciones de Freeport han perdido un impresionante 92% de su valor desde julio de 2011. Eso es incluso después de tomar en cuenta el alza de 7% de la acción el martes.

A finales del año pasado, apenas meses después de que el inversionista multimillonario Carl Icahn compró una participación en Freeport, la compañía sorprendió a su equipo directivo con el anuncio de la salida de James Moffett, su fundador y presidente ejecutivo.

En la lucha por preservar el efectivo, Freeport también suspendió su dividendo y redujo el gasto de capital en 1,000 millones de dólares.

Los mercados de bonos reflejan el temor de bancarrotas

Pero la presión financiera continuó creciendo a medida que la caída de las materias primas se intensificó a principios de 2016. La semana pasada, los precios del petróleo se desplomaron a 26 dólares el barril, una caída de 75% desde mediados de 2014. Y el cobre cayó por debajo de los 2 dólares por libra por primera vez desde 2009.

Los mercados de bonos están dando señales de alarma acerca de la situación. El rendimiento de un bono de 2,000 millones de dólares con vencimiento en 2023 se ha incrementado un 18%, según FactSet. Traducción: si alguien le prestara dinero a la empresa hoy en día, cobraría tasas de interés de alrededor de ese nivel.

“El mercado refleja los precios de un riesgo material de bancarrotas”, dijo Rohr.

El presidente ejecutivo de Freeport trató de aliviar esas preocupaciones. Aunque reconoció la deuda de 20,000 millones de dólares, el ejecutivo dijo que la compañía tiene “la liquidez adecuada”, una línea de crédito bancaria de 4,000 millones de dólares sin explotar, y deuda limitada que vence en 2016.

Ahora ve
Las cinco frases más indignantes que pronunció Donald Trump en Arizona
No te pierdas
×