Jóvenes de Tierra Blanca fueron asesinados en rancho: Campa

Un policía involucrado en el crimen dio detalles sobre el lugar de desaparición de los jóvenes; las autoridades trabajan en la búsqueda de los restos.
Campa dijo que “prefiere no hacer conjeturas” sobre el paradero de los cuerpos de los desaparecidos. (Foto: Notimex )
roberto campa  Campa dijo que “prefiere no hacer conjeturas” sobre el paradero de los cuerpos de los desaparecidos. /  (Foto: Notimex, )
  • A+A-
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, Veracruz, fueron asesinados en un rancho conocido como El Limón, dijo este martes Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), en entrevista con Radio Fórmula.

Campa se reunió este lunes con los familiares de las víctimas, a quienes informó de la detención del octavo policía, Rubén Pérez Andrade, involucrado en la desaparición de los jóvenes para entregarlos al crimen organizado, agregó el funcionario.

“Fue una reunión muy dura porque el (octavo) policía detenido estuvo presente en los momentos clave: en la detención de los muchachos, en el traslado para alejarse de las cámaras de vigilancia; en un tercer punto donde hacen un interrogatorio a los muchachos, después en el traslado al rancho El Limón donde vuelven a interrogarlos, donde los privan de la vida y fue también testigo en el proceso de desaparición de los cuerpos, entonces se trata de sesiones muy complejas, muy duras”, explicó.

Lee: Tierra Blanca, Veracruz, un caso más de desaparición forzada

Sobre la declaración del último detenido, dijo que este ha proporcionado información técnica para la conformación de la investigación (huellas digitales, información de los teléfonos celulares y videos), dado que los otros involucrados no han dicho nada al respecto y ahora conocen más detalles del levantamiento de los cinco jóvenes.

Bernardo Benítez Arroniz (25 años), José Benítez de la O (24 años), Susana Tapia Garibo (16 años), Mario Arturo Orozco Sánchez (27 años) y Alfredo González Díaz (25 años) desaparecieron el pasado 11 de enero por agentes locales de Tierra Blanca y entregados al crimen organizado.

Restos de dos de los jóvenes fueron hallados a principios de febrero, pero los familiares se han negado a reconocer este hecho, e incluso las autoridades prefieren "no hacer conjeturas" debido a la cantidad de restos que no fueron útiles para la identificación.

Campa agregó que que se trabaja con otros restos, ya que además del proceso de investigación, con el que se cumple con el derecho a la verdad, los familiares tienen el derecho a la búsqueda.

Dijo que también se trabaja en la atención de un tercer derecho que es la reparación del daño y que las autoridades están trabajando en la investigación policiaca para dar con otras personas que son miembros del crimen organizado.

Ahora ve