6 puntos que debes conocer sobre resultados del supermartes

Trump avanza a paso firme hacia la nominación republicana, lo mismo que Clinton para la demócrata; aunque el republicano Kasich está lejos de ganar, seguir en contienda frustra los planes del resto.
Las apuestas ahora se enfocan para la quincena de marzo (Foto: AFP/Getty Images)
AFP-Getty-Trump-Clinton-Cruz-Rubio-Sanders  Las apuestas ahora se enfocan para la quincena de marzo ✓  (Foto: AFP/Getty Images)
  • A+A-
Por: Eric Bradner
(CNN) -

Donald Trump y Hillary Clinton no ganaron las nominaciones de sus partidos el supermartes... pero ahora son mucho más difíciles de vencer.

Trump acumuló victorias en siete estados, en comparación con los tres del senador por Texas, Ted Cruz, y con el único estado que ganó el senador Marco Rubio. Y Clinton derrotó al senador por Vermont, Bernie Sanders, en siete de las 11 elecciones demócratas.

Estas son seis conclusiones del día más importante en la contienda presidencial de 2016 hasta la fecha:

La coalición de Trump se une

Lo demostró en los primeros estados, y ahora en el supermartes: Donald Trump lidera una coalición.

Nueva Hampshire y Massachusetts demostraron que él gana entre los moderados blancos de la clase trabajadora: los demócratas de Reagan. Carolina del Sur, Tennessee, Alabama y Georgia demostraron que Trump gana entre los evangélicos en el Cinturón de la Biblia. Y una participación récord de votantes republicanos en Virginia demuestra que él amplía la base de votantes del partido.

"Soy una persona que une; sé que a algunas personas eso les puede parecer difícil de creer, pero créanme", dijo Trump.

Trump se llevará la nominación del Partido Republicano, mientras sus rivales continúan con su eterna lucha por determinar quién es la mejor alternativa.

Recomendamos: Clinton derrotaría a Trump, según una encuesta de CNN

Él sobrevivió a la polémica más reciente sobre si le había dado un guiño sutil o no a los supremacistas blancos, al desviar las preguntas en relación a si renegaría del exlíder del Ku Klux Klan, David Duke, en una entrevista con Jake Tapper, de CNN.

Y superó a dos oponentes que dedicaron todo un debate de dos horas el jueves por la noche a mostrarle sus libros de investigación de la oposición.

Luego de una presentación a cargo de un antiguo rival y de su nuevo aliado en la campaña, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, Trump felicitó a Cruz por una excelente victoria en Texas antes de volver su atención a Hillary Clinton.

"Hacer que Estados Unidos sea grande de nuevo será mucho mejor que hacer que Estados Unidos esté completo de nuevo", dijo en referencia a la nueva línea de ataque de Clinton.

Lee: El muro con México divide a Hillary Clinton y Donald Trump

Clinton se adjudica victorias en el sur

Este es el polo opuesto a donde Clinton se encontraba hace ocho años. Esta vez, ha ganado en cuanto al número de delegados y ha ganado la mayoría de las contiendas demócratas.

Clinton se llevó la victoria en una serie de estados del sur donde había muchos delegados en juego y donde hay grandes poblaciones de grupos minoritarios; así, superó fácilmente a Sanders en Texas, Georgia, Virginia, Alabama, Tennessee y Arkansas. Y también ganó en el estado más importante en el que las probabilidades eran de 50-50, al derrotar a Sanders por un margen estrecho en Massachusetts.

La victoria en Massachusetts, en particular, demostró que no solo se trata de un muro cortafuegos de las minorías para Clinton... ella puede ganar en estados que son predominantemente blancos.

La contienda por la nominación demócrata asigna delegados de manera proporcional, así que Clinton todavía no ha sacado a Sanders del proceso.

Sin embargo, ella tiene una fecha en mente para hacer precisamente eso: el 15 de marzo.

Con todo el impulso, Clinton apunta a llevarse la victoria en una serie de estados importantes: Michigan el 8 de marzo y luego Florida, Ohio, Illinois, Carolina del Norte y Missouri el 15 de marzo.

En ese punto, los escenarios para que Sanders se recupere se vuelven "menos probables", dijo el vocero de Clinton, Brian Fallon, aunque la campaña espera perder en Kansas, Nebraska y Maine entre ahora y esas fechas.

Cruz vive para luchar un día más

Cruz hizo exactamente lo que tenía que hacer: ganó en su estado natal de Texas por un margen contundente, y se llevó también la victoria en Oklahoma, lo que le permitió continuar con su argumento de que él es el único republicano capaz de vencer a Trump.

De hecho, Cruz le hizo un llamado al resto de los candidatos republicanos a que "bajo oración" consideraran salirse de la contienda, durante su discurso en la noche de las elecciones.

"Esta noche, esta campaña entra a una nueva fase", dijo Cruz. "Mañana en la mañana tenemos una opción. Así que mientras el campo permanezca dividido, el camino de Donald Trump hacia la nominación sigue teniendo más posibilidades, y eso sería un desastre para los republicanos, para los conservadores y para la nación. Y después de hoy en la noche, hemos visto que nuestra campaña es la única campaña que ha derrotado, que puede derrotar y que derrotará a Donald Trump".

Lee: Ted ruz se une al discurso antiinmigrante en EU

Los comentarios de Cruz se produjeron antes de que los resultados fueran presentados en Minnesota, el mejor estado para Rubio.

Y él ignoró la realidad de que no hay señales claras de que la estructura del Partido Republicano lo prefiere a él más de lo que prefiere a Trump.

Sin embargo, ahora mismo en las primarias republicanas, cuando Cruz o Rubio sube, el otro baja... y Cruz tuvo la mejor noche este martes.

Por otro lado, Cruz había vinculado a toda su campaña al supermartes, al afirmar que era la fecha más importante en la contienda. Él una vez usó la palabra "muro cortafuegos" para describirla, un hecho que la campaña de Rubio ha pregonado alegremente. Sin embargo, solo ganó dos estados, y muchos de los estados del sur con los que contaba antes ya han votado.

Marco Rubio finalmente gana un estado

Rubio había defendido el hecho de que en varias ocasiones había terminado en segundo y tercer lugar al argumentar que él tiene un camino a la victoria que se enfoca en los estados posteriores al supermartes, entre ellos su estado natal de Florida.

Finalmente le fue bien este martes, cuando ganó en las asambleas partidistas de Minnesota. 

Pero en general, la noche fue una decepción más para Rubio, quien pasó gran parte de la semana pasada produciendo una serie de ataques al estilo de Trump en contra del empresario multimillonario.

Ahora, una vez más, Rubio tiene que expresarle a los donantes y a los agentes de poder por qué vale la pena hacer una gran inversión en él. Su argumento es el siguiente: la contienda ahora pasa a Michigan, y luego a cinco estados más grandes donde hay republicanos más moderados, suburbanos y con un alto grado de educación... lugares donde puede ganar. Florida es uno de ellos, y el que gane ahí se lleva a todos los delegados.

 

"Es ahí donde realmente vamos a destacarnos", le dijo Rubio a Jake Tapper de CNN en una entrevista este martes por la noche.

"Tuvo una noche difícil. Es un peso ligero", dijo Trump.

Y está listo para hacer a Rubio a un lado, al afirmar "Vamos a pasar mucho tiempo en Florida".

Sanders resiste

La noche del Partido Demócrata en gran medida siguió las expectativas, ya que Sanders se llevó victorias en Colorado, Minnesota, Oklahoma y Vermont.

El único otro estado donde tenía una probabilidad real era Massachusetts, un baluarte liberal que limita con su estado natal de Vermont. Sin embargo, no pudo ganar ahí, o tener un impacto en el impulso de Clinton en otros lugares del mapa.

Cuando habló temprano en la noche, Sanders trasladó el argumento de que él está acumulando casi tantos delegados como Clinton, así que no hay razón para que considere salir de la contienda en un futuro cercano.

"Esta no es una elección general; no es cuestión de que el que gane se lleva a todos los delegados", le dijo Sanders a la multitud que lo adora. "Si te llevas el 52%, el 48%, termina aproximadamente con la misma cantidad de delegados en un estado. Para el final de la noche, nos vamos a llevar muchos cientos de delegados".

No hay razón para que Sanders no siga siendo competitivo: él recaudó 42 millones de dólares en febrero solamente, lo cual le da suficiente efectivo como para igualar o superar lo que Clinton gasta en las ondas de radio.

Lee: Ben Bernanke, el viejo rival de Bernie Sanders

Sanders también tiene otra herramienta particularmente útil en su bolsillo: más debates demócratas, a partir del domingo en la noche en Flint, Michigan.

Clinton accedió a ellos cuando Sanders estaba ganando impulso a nivel nacional. Sin embargo, ahora sirven para extender la vida de una contienda que la campaña de Clinton preferiría llevar a su fin efectivamente tan pronto como sea posible.

Michigan vota el próximo martes, y el estado será un precursor para las primarias de Ohio la próxima semana. Esos ahora parecen ser estados que Sanders necesita ganar.

John Kasich y Ben Carson son los candidatos sin posibilidades

Existe una razón por la que John Kasich enfrenta los llamados de los republicanos para que salga de la contienda: le arruina las probabilidades a los candidatos que quieren derrocar a Trump.

En Virginia, por ejemplo, Kasich se llevó un 9.4% y Rubio perdió contra Trump por un 2.8%.

"Básicamente quedamos en un empate con Trump. Y si hubiera habido menos candidatos, habríamos ganado en Virginia", dijo Rubio en CNN el martes por la noche.

Puedes esperar que un grupo de miembros del partido presionen a Kasich para que se retire de la contienda antes de las primarias del 15 de marzo, donde el ganador se lleva a todos los delegados. Si Rubio pudiera ganar tanto en Florida como en Ohio ese día, ganaría 165 delegados de una sola vez.

Pero con Kasich en la contienda, eso no sucederá.

Kasich no se inclina por ayudar a Rubio. Su campaña argumenta que Rubio es quien tiene un rendimiento menor de lo esperado, y arruina, por ejemplo, lo que habría sido una victoria para Kasich en Vermont.

El doctor Ben Carson también se niega a salir de la contienda... y aunque apenas ha acumulado delegados, es una espina en el costado de Cruz.

A Carson le va mejor entre los votantes evangélicos. Esa también es una fortaleza de Trump. Aunque no está claro a dónde se dirigiría el apoyo de Carson, Cruz probablemente podría haberse llevado la mayor parte de él, lo que le habría dado un impulso en los estados del sur.

Ahora ve