Los tratados comerciales, ¿afectan a la clase media en EU?

Aspirantes presidenciales como Sanders y Trump han criticado los acuerdos comerciales de su país; alegan que han reducido empleos para la clase media. Pero hay otros factores, dicen expertos.
Trump negó haber amenazado a Sanders, pero le pidió “andar con cuidado” ✓
CNN-Donald-Trump-Bernie-Sanders  Trump negó haber amenazado a Sanders, pero le pidió “andar con cuidado” ✓  (Foto: Nigel Parry para CNN)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

Bernie Sanders y Donald Trump están de acuerdo en una cosa: dicen que el comercio está matando el sueño americano.

Y Washington es el culpable. Ambos candidatos denuncian firmemente la política comercial de la nación, al decir que está reduciendo la clase media y cobrando empleos estadounidenses. Los votantes parecen estar de acuerdo, al haber entregado a Sanders y a Trump grandes victorias en el corazón manufacturero de la nación, Michigan.

“Esas políticas comerciales, al igual que cualquier otro conjunto de políticas, han resultado en la disminución de la clase media estadounidense”, dijo Sanders en el debate de CNN el domingo.

Pero ¿cuáles son los hechos?

El impacto del comercio sobre el empleo ha sido objeto de mucho debate desde hace mucho tiempo.

Los sindicatos y centros de estudios izquierdistas denuncian a acuerdos comerciales como el TLCAN como asesinos de empleos, mientras que los conservadores y los expertos del libre mercado dicen que han beneficiado a los estadounidenses, en particular mediante la reducción de precios.

La verdad está en un punto medio. El comercio sí ha impulsado a las fábricas a cerrar y a que los empleos sean trasladados al extranjero. Y eso ha perjudicado a algunas comunidades. Sin embargo, los acuerdos comerciales globales no son la causa principal de los problemas de la clase media.

“El comercio es un factor, pero el cambio tecnológico ha sido más importante”, dijo Robert Lawrence, profesor de Comercio Internacional de la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard.

Lo que está claro es que la clase media se ha reducido. Los estadounidenses de clase media ahora representan menos de la mitad, o el 49.9%, de la población del país, por debajo del 61% en 1971, de acuerdo con el Pew Research Center.

Sin embargo, lo que es menos sabido es que más personas se están moviendo hacia arriba en la escala económica que hacia abajo. Los más propensos a caer en la clase baja son los que solo tienen un título de preparatoria o aquellos que abandonaron la escuela preparatoria.

La manufactura alguna vez fue la ruta de acceso a la clase media para estas personas. En la década de 1960, el 28% de los trabajadores estadounidenses estaban empleados en la industria manufacturera. Ese porcentaje se ha reducido a 8.7% en la actualidad, dijo Edward Leamer, profesor de Economía de la Universidad de California, Los Ángeles.

“¿Qué va a hacer un graduado de preparatoria?”, dijo Leamer. “Solían ser capaces de obtener empleos de manufactura”.

Las políticas comerciales, en particular el TLCAN y la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio, a menudo son culpadas de acelerar la disminución de empleos en las fábricas estadounidenses.

Sin embargo, el sector de la manufactura de hecho ganó empleos inicialmente: la nación agregó 23 millones de puestos de trabajo en los seis años siguientes a la aprobación del TLCAN en 1994. El empleo fabril no se redujo sino hasta después de 2001, dijo Lawrence.

Al observar específicamente a China, un estudio encontró que Estados Unidos ha perdido 1.5 millones de empleos de manufactura debido a las crecientes exportaciones desde China entre 1991 y 2007. Esto representa aproximadamente el 20% de todos los empleos en manufactura perdidos durante ese periodo.

Sin embargo, no queda claro hasta qué punto los acuerdos de libre comercio lideraron esas tendencias.

Las empresas estadounidenses ya estaban mudando puestos de trabajo a países con salarios más bajos, dijo John McLaren, profesor de Economía de la Universidad de Virginia. El cambio de China a una economía más orientada al mercado atrajo a las compañías estadounidenses que buscaban mano de obra barata para fabricar sus productos, desde camisetas hasta iPhones.

“Estas son tendencias que habrían continuado”, dijo McLaren.

El mayor culpable es la tecnología, que ha aumentado la productividad, pero hizo más costoso fabricar en Estados Unidos. Además, los trabajos en las fábricas actuales requieren de más educación y habilidades, lo cual excluye a muchos estadounidenses con menor nivel de educación.

Igual de importante es el cambio de la nación hacia una economía de servicios. La proporción del gasto de consumo en bienes, tales como automóviles, electrodomésticos y alimentos, se ha reducido a un tercio, una caída desde la mitad en 1970, dijo Lawrence.

Mientras tanto, las personas están gastando más en servicios, incluyendo el entretenimiento y la comida, pero también en necesidades legales y de salud.

“A medida que las personas se han vuelven más ricas, tienen entrenadores personales”, dijo Lawrence, como un ejemplo de cómo gastan los estadounidenses su dinero hoy en día.

El comercio también ha beneficiado en gran medida a muchos estadounidenses trabajadores y de clase media al reducir los precios de muchos productos que compran. Esto ha permitido que gasten su dinero en otras necesidades, incluyendo vivienda y educación.

Si elevamos los aranceles, como ha sugerido Trump, eso podría impulsar el empleo en Estados Unidos, pero también elevaría el costo de vida de muchos estadounidenses.

“Los beneficios y los empleos se verían eclipsados por los mayores precios”, dijo Leamer.

Ahora ve
El papel de las redes sociales en el eclipse
No te pierdas
×