La deuda corporativa emergente conquista en 2016

La búsqueda de un mayor rendimiento ha motivado a que los inversionistas volteen hacia los bonos corporativos de países emergentes.
Dolar  El Banco de Pagos Internacionales advirtió en agosto sobre la deuda de corporativos emergentes.  (Foto: iStock)
Yussel González
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El ambiente de bajas tasas de interés en el mundo ha motivado un renovado interés de los inversionistas en los bonos corporativos de mercados emergentes pese a que implican un mayor riesgo.

El interés obedece a que el exceso de liquidez que han bombeado los bancos centrales de Inglaterra, la eurozona y Japón, junto con las bajas tasas en Estados Unidos, han provocado una caída en las tasas de bonos de de economías desarrolladas, lo que obliga a los inversionistas a buscar ganancias en otros lados.

“Como hay tanta liquidez y las tasas son tan bajas de estos bonos AAA de países desarrollados, el inversionista busca el rendimiento y proviene de otras fuentes como pudieran ser los bonos de países emergentes”, dijo a Expansión Omar Saavedra, director adjunto de estrategias de mercado de Scotiabank.

Prueba de ello es el rendimiento de más de 11% que acumula en lo que va del año el ETF iShares Emerging Markets Corporate Bonds, un instrumento que da exposición a la deuda en dólares de varias empresas de países emergentes como Brasil y México.

Usualmente, por su mayor riesgo, los bonos corporativos en mercados emergentes ofrecen mayores rendimientos que sus contrapartes en el mercado desarrollado y tienen una calificación de BBB en promedio, una nota positiva pero vulnerable a condiciones económicas adversas.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) dio cuenta de esos riesgos en un reporte publicado en agosto al señalar que de 2016 a 2018, los corporativos de economías emergentes enfrentarán pagos del vencimiento de su deuda por 340,000 millones de dólares, 40% más de lo que han pagado en los últimos tres años.

“Dado el calendario de pagos, la capacidad de refinanciamiento de algunas compañías en emergentes con altos grados de apalancamiento será puesta a prueba, en especial si el dólar continúa aumentando”, dijo el BIS en un reporte.

Agregó que un número cada vez más grande de corporativos se ha visto vulnerable a un cese de pagos ante un freno en la economía global.

Por lo pronto, en lo que va de 2016, 21 emisores han caído en cese de pagos en mercados emergentes, un aumento frente a las 15 empresas que estuvieron en esa posición en el mismo lapso de 2015, de acuerdo con datos de S&P Global.

Saavedra también advirtió de los riesgos de los bonos corporativos y señaló que prefiere la deuda de empresas mexicanas. "Con tanta liquidez, realmente los bonos corporativos en su gran mayoría no reflejan o no te pagan el premio que conlleva el riesgo que estás asumiendo al invertir".

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×