Lo bueno, lo malo y lo feo del petróleo

Los altos precios benefician a las arcas públicas pero hay consecuencias negativas para la industria

Lo bueno, lo malo y lo feo del petróleo

Lo bueno

1
Sin Pie de Foto
La energética más importante de Canadá busca aprovechar los  (Foto: )

La mezcla mexicana de petróleo alcanzó un récord al cerrar en 102.32 dólares por barril, lo que representa beneficios y maleficios para México.

Entre los beneficios esta el que el país logra mayores ingresos por la venta de crudo, tan solo en el primer trimestre los ingresos petroleros aumentaron 4.2% en términos reales debido a que el precio promedio del crudo fue 69.9% mayor al registrado en el mismo periodo de 2007.

De esta forma, México aumentó el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros a 56,903 millones de pesos (mdp) lo que se compara con los 35,802 mdp que se tenían un año antes, recursos que se guardan para ocuparse cuando los precios del petróleo disminuyan, es decir, para utilizarse en “tiempos de vacas flacas”.

El actual precio del petróleo es 53 dólares mayor a lo presupuestado por el Gobierno federal lo que significa ingresos mayores.

La Secretaría de Hacienda pronostica entradas adicionales por unos 33,300 millones de pesos en este año, por lo que su participación a las finanzas públicas supera una tercera parte del total.

Con los recursos adicionales el Gobierno podrá llevar a cabo su ambicioso programa de infraestructura que contribuirá a enfrentar la desaceleración económica.

Lo malo

2
Sin Pie de Foto
La menor producción y exportación reduce el potencial de ing  Sin Pie de Foto  (Foto: )

México desaprovecha los altos precios del crudo debido a que su plataforma de producción y su volumen de exportaciones disminuyen continuamente ante la falta de fuertes inversiones de Pemex.

La producción de crudo se desplomó 7.8% en el primer trimestre del año a 2.9 millones de barriles diarios, mientras que las exportaciones disminuyeron 12.5% ante el declive de sus principales pozos petroleros como Cantarell.

Los mayores precios del crudo elevan el importe de sus derivados y del gas natural, lo que aumenta los costos de producción de la industria.

Los precios de productos refinados al productor aumentaron 10.56% en lo que va del año y 58.36% en los últimos 12 meses según Banco de México.

“Hay fuertes presiones que obligan a reducir  costos, pero cuánto se puede resolver así, habrá un momento en que se refleje en los precios al consumidor o en despidos”, dijo Alfredo Phillips, presidente de la comisión de energía de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) que agrupa principalmente a pequeñas y medianas empresas.

Tan solo los precios del gas natural aumentaron de 7 dólares el millón de BTU (Unidades térmicas británicas), a casi 11 dólares en los últimos cuatro meses lo que a su vez impacta en un alza de las tarifas de energía eléctrica para uso industrial y comercial.

 

Lo feo

3
Sin Pie de Foto
México importa gasolinas a precios internacionales que presi  Sin Pie de Foto  (Foto: )

Los altos precios del petróleo suponen mayores ingresos para el Estado, sin embargo estos son eliminados debido a la creciente importación de combustibles para abastecer las necesidades del país cuyas refinerías no tienen la capacidad de producción que requiere la demanda.

Como ha sucedido en los últimos dos años en la recaudación del Impuesto especial sobre Producción y Servicios el precio de venta al público de las gasolinas y el diesel fue inferior al precio productor de Pemex lo que implicó que la tasa de este impuesto fuera negativa y un traslado de recursos hacia el consumidor final de 28,272 millones de pesos durante el trimestre.

“Por ley, lo que no se haya cubierto de los otros ingresos, tiene que ser cubierto con los excedentes petroleros. Se cubren gastos no programables de deuda o combustibles por ejemplo”, dijo Lourdes Rocha, analista de estudios económicos de Banamex Accival.

El valor de las importaciones de petrolíferos de Pemex aumentó en 79% real en los primeros tres meses del año, mientras que los precios al público aumentan más de 1% al mes lo que crea un boquete en las finanzas públicas.

“Se calcula que en este año estemos gastando en subsidios a la gasolina del orden de 100,000 millones de pesos, que son más o menos lo que estaríamos obteniendo de la mentada reforma fiscal” dijo, Carlos Elizondo Mayer Serra, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Si bien los consumidores de gasolinas se ven beneficiados con estos subsidios, a la larga se podrían ver perjudicados debido a que los costos de producción de la industria aumentan ante derivados del petróleo más caros como los refinados o el gas natural.