‘Innovar es labor de todos’: Zambrano

Lorenzo Zambrano, CEO de Cemex, pide un cambio de mentalidad para empujar la innovación mexican para él innovar no es sólo desarrollar un proyecto, sino mejorarlo de manera constante y progre
Alberto Bello

Gran impulsor de la innovación, Lorenzo Zambrano, director general de Cemex, contestó un cuestionario planteado por Expansión. Aquí desgrana su pasión, el fomento de la tecnología y su visión del futuro educativo de México.

¿Cómo define la innovación productiva?
Como aquella que tiene una aplicación útil y contribuye a crear valor sostenible para todos los que se relacionan con una organización, ya sea una universidad, una empresa o una institución de gobierno. Innovar no sólo significa desarrollar algún producto, servicio o proceso de negocio, sino mejorarlos de manera constante para hacer un uso más eficiente de los recursos disponibles y encontrar soluciones novedosas para que las organizaciones puedan cumplir su objetivo.

¿Qué modelo de vinculación empresa-universidad-gobierno cree que sería necesario?
Uno que tenga como bases la colaboración y la coordinación de esfuerzos. Cada organización debe considerar las funciones, necesidades y expectativas de las demás para obtener resultados óptimos que beneficien a las tres y a la comunidad en su conjunto. Hay ejemplos como el de la Universidad Tec Milenio que está diseñada para ofrecer una educación de calidad y el desarrollo de capacidades profesionales a un segmento que estudia y trabaja al mismo tiempo.

¿Qué responsabilidad de la falta de innovación productiva corresponde a las empresas?
Sin duda, en México no le hemos dedicado una atención prioritaria a la investigación y el desarrollo, pero eso no se limita exclusivamente al sector empresarial. Con honrosas excepciones, han sido pocas las universidades que han desarrollado tareas de investigación con un enfoque eminentemente productivo. Sin embargo, tanto en el terreno académico como empresarial vemos que la situación está empezando a cambiar.

La investigación académica, pura, en un país como México es cara. ¿Sobra o vale la pena invertir más?
La investigación siempre será benéfica y cada institución tiene su propio enfoque. Dicho lo anterior, si la investigación académica contribuye directamente a mejorar la competitividad económica del país y a impulsar un desarrollo social más inclusivo, sin duda será doblemente positiva. Habría que invertir mucho más en proyectos orientados a investigaciones que tengan algún impacto tangible en el bienestar de la sociedad.

¿Qué futuro le ve al sistema educativo mexicano?
Yo creo que tiene un futuro muy prometedor, pero tenemos que invertir más. El cambio demográfico en nuestro país y la competencia internacional exigen que las universidades públicas y privadas actualicen sus estrategias para atender la creciente demanda de educación de calidad, que le permita competir a más mexicanos por buenos empleos y contar con las capacidades necesarias para emprender un mayor número de negocios o proyectos profesionales propios.

Existe una conciencia cada vez más amplia del peso que tiene el conocimiento y la innovación en una economía global, y eso está haciendo que tanto las instituciones académicas como los estudiantes busquen superarse para aprovechar las innumerables oportunidades que ofrece este dinámico entorno.

Además, en los últimos años han crecido los ejemplos de casos exitosos de colaboración entre universidades emprendedoras, compañías y dependencias de gobierno, los cuales están teniendo un ‘efecto demostración’ muy importante y que, esperemos, ojalá alienten la búsqueda de más asociaciones productivas.

Ahora ve
No te pierdas